"Hemos empezado el encuentro con mucha energía, que es algo que no hicimos contra Brasil en nuestro último partido. Hemos marcado pronto y eso ha contribuido a tranquilizarnos y a meternos en el partido. En el descanso hablamos de mantener la presión y de intentar conseguir todos los goles que pudiéramos; sabedores de que el otro encuentro iba con 3-0 para Brasil contra Italia. Estamos entusiasmados por seguir adelante; es un gran éxito para nosotros estar en semifinales. Egipto es una selección muy buena, pero este campeonato es difícil, porque el tiempo entre cada partido es escaso", Bob Bradley, seleccionador de Estados Unidos.

"Los dos partidos contra Brasil e Italia pasaron factura a los jugadores. Hay muy poco tiempo de recuperación para nosotros en este campeonato. Nuestra actuación no ha estado a la altura que se requería hoy, y por eso hemos perdido esta noche. Intentaremos aprender de la experiencia y mejorar con vistas a nuestros próximos encuentros de clasificación mundialistas. Debo felicitar a Estados Unidos, pero esta noche el problema estuvo en nuestro equipo", Shawky Gharib, ayudante del seleccionador de Egipto.

"Ha sido un encuentro difícil, y las probabilidades de que pasáramos eran remotas. Lo único que podíamos controlar era nuestra propia actuación. Teníamos que jugar nuestro mejor fútbol y esperar que las cosas nos salieran bien. A la postre obtuvimos el resultado que necesitábamos, y ahora debemos volver a concentrarnos y prepararnos para el próximo partido contra España", Clint Dempsey, Estados Unidos, Jugador Budweiser del Partido.

"Creíamos que era nuestro último encuentro, sinceramente; simplemente queríamos salir al césped y ofrecer una buena actuación. Al final hemos acabado jugando nuestro mejor partido hasta la fecha, y hemos estado tranquilos. Es un momento realmente feliz para esta selección, y simplemente queremos disfrutarlo; ya pensaremos en España mañana, cuando llegue el momento", Landon Donovan, capitán de Estados Unidos.

"En nuestros dos últimos partidos tuvimos que jugar gran parte del encuentro con un hombre menos, y eso es algo complicado. Hoy hemos podido mantener a 11 jugadores sobre el césped y tener un mejor comienzo que contra Italia o Brasil. Es algo increíble, y ni siquiera puedo acertar a explicar adecuadamente lo feliz que estoy ahora mismo. Este equipo nunca deja de pelear con garra ni de dejarse la piel. Esta noche hemos demostrado a muchos que estaban equivocados", Michael Bradley, centrocampista de Estados Unidos.

"Estoy agobiado y enfadado con el resultado. Jugamos muy bien contra Brasil y vencimos a Italia, pero hoy no hemos sido el mismo equipo. No hemos logrado pasar a semifinales por un margen de un gol. Es frustrante, pero el fútbol es así y no hay nada que hacer. Han tenido que ponerme cinco puntos en la cabeza, pero esa herida no duele tanto, ni mucho menos, como perder este partido. Estoy hecho polvo; todos lo estamos", Essam El Hadary, guardameta de Egipto.