La selección de España se aseguró el tercer puesto en la Copa FIFA Confederaciones 2009 al imponerse 3-2 a Sudáfrica en su último partido disputado este domingo 28 de junio en Rustenburgo. El encuentro se definió en la prórroga con un tanto de Xabi Alonso, mientras que Daniel Güiza y Katlego Mphela, ambos en el complemento, habían marcado en tiempo regular.

Se esperaba una España llena de suplentes, y sin embargo Vicente del Bosque decidió confiar en sus habituales, con alguna rotación. Dio descanso a Carles Puyol y Sergio Ramos, y dejó en el banquillo a Xavi, afectado de una reacción alérgica.

La ausencia del cerebro del mediocampo le costó fluidez al equipo europeo, que se vio sorprendido por la presión de los sudafricanos en todos los sectores del campo. Aún así, Villa consiguió meterse entre dos defensas a los cinco minutos para exigir a Itumeleng Khume, quien desvió a córner en una excelente muestra de reflejos. Poco después, el delantero español volvió a intentarlo tras ganarle la posición a Tsepo Masilela, pero el balón se fue alto.

Los locales también tuvieron lo suyo: Matthew Booth estuvo a punto de sorprender a Casillas al rematar de cabeza un tiro libre ejecutado por Teko Modise, pero le falló la puntería.

España no le encontraba el nudo al partido y dejaba que Sudáfrica se moviese con comodidad. Así, el que tuvo que lucirse fue Casillas para salvar su arco ante un remate de Siphiwe Tshabalala. En el balón rechazado, Booth disparó fuera.

La Roja quiso reaccionar y casi lo logra en el cierre de ese primer tiempo, pero Riera remató desviado cuando Torres ingresaba solo para tocar por el centro.

Emociones al final
En el inicio del complemento, España pareció salir dispuesta a definir el partido. La presión fue notable en los metros finales, por lo que no sorprendió que Sergio Busquets venciera a Khune tras un rebote largo en una pelota parada. El festejo, sin embargo, se vio interrumpido por la sanción de una posición adelantada.

Los goles, efectivamente, estaban en el banco de suplentes: Katlego Mphela y Daniel Güiza ingresaron en reemplazo de Steven Pienaar y Fernando Torres respectivamente. Ni se imaginaban que serían los grandes animadores de esa segunda mitad.

El delantero sudafricano abrió el marcador con un potente zurdazo, luego de una excelente maniobra por izquierda que terminó con un centro de Siphiwe Tshabalala (73', 0-1). El gol parecía definir la suerte del partido, dado que la Roja no encontraba los espacios en ataque y el equipo de Joel Santana se defendía con uñas y dientes.

Sin embargo, todo eso cambiaría en el final. Sobre todo, gracias a la inspiración individual de Güiza, quien apareció en dos oportunidades para revertir el marcador: la primera con un remate bajo dentro del área (88'; 1-1) y, la segunda, con un centro cerrado que se clavó en el palo más lejano de Khune (89'; 2-1). Los aficionados sudafricanos, superados por la tristeza, comenzaron a retirarse del estadio sin imaginar que aún quedaba una emoción pendiente en el partido. El héroe no fue otro que Mphela, encargado de superar a Casillas por segunda vez por intermedio de un espectacular tiro libre (90' + 3'; 2-2).

La fiesta pudo ser completa para los sudafricanos en el primer tiempo de la prórroga, pero Casillas reaccionó oportunamente para desviar el peligro ante respectivos remates francos de Mphela y Parker. La falta de puntería les costaría el tercer puesto a los sudafricanos, dado que Xabi Alonso vencería a Khune con un tiro libre venenoso que nadie alcanzó a desviar en el inicio del segundo tiempo (107'; 3-2). No había tiempo para más...

La Roja se despidió del certamen con un lugar en el podio. Los Bafana Bafana, en cambio, terminaron su participación con desilusión, aunque mantienen la certeza de que pueden plantarle cara a las máximas potencias de este deporte. Tienen un largo camino por recorrer hasta la cita mundialista del año próximo.