A pesar de los diez cambios que ensayó con relación al debut, España no tuvo mayores inconvenientes para golear a Tahití por 10-0 y quedó a las puertas de las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013.

El encuentro, válido por el Grupo B, se jugó en el estadio Maracaná de Río de Janeiro el jueves 20 de junio de 2013, y dejó virtualmente eliminado al equipo oceánico.

Apenas un puñado de minutos tardó la Roja en encontrar la ventaja por intermedio de Fernando Torres, quien ingresó al área rival por la izquierda y definió de derecha contra el primer poste del arquero rival (1-0, 5’). La ventaja no modificó en nada el cuadro previo del partido, que tuvo a España como amplio dominador de principio a fin.

Es cierto que el combinado europeo debió esperar casi media hora para ampliar la diferencia, pero luego del gol de David Silva (2-0, 31’), llegaron consecutivamente los de Torres (3-0, 33’) y David Villa (4-0, 39), redondeando así un previsible primer tiempo. 

Marcas en la goleada
Los tantos siguieron cayendo en el complemento. Tras otro de Villa (5-0, 49), Torres volvió a ver puerta, transformándose así en el único jugador en marcar dos tripletes en la historia del torneo (6-0, 57’), tras la primera que logró en 2009. Además, el Niño, quien luego marcaría uno más, pasó a ser el máximo anotador europeo del certamen.

De ahí hasta el final, ampliaron el marcador Villa (7-0, 64’), Mata (8-0, 66’), de nuevo Torres (9-0, 78’) y Silva (10-0, 89’)… ¡Si hasta Torres marró un penal! El resultado se convirtió en la máxima goleada histórica de la competencia, y le permitió a la Roja extender su invicto a 24 partidos, la cuarta más larga de su historia.

Por la última jornada de la zona, el próximo domingo 23, España enfrentará a Nigeria en Fortaleza, mientras que Tahití hará lo propio contra Uruguay en Recife.