En el fútbol sudamericano, Argentina, Brasil y Uruguay son los únicos campeones del mundo. Y los gigantes de la región. Sin embargo, durante algunos años, en los decenios de 1980 y 1990, los uruguayos experimentaron un declive en los torneos internacionales. Pero un país con tanta tradición tenía que dejar atrás esa mala etapa, y a partir de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™ se produjo el renacimiento de la Celeste. Ahora ha llegado el momento de que la Seleção se ponga a prueba contra este viejo y revitalizado adversario, en su primer choque desde 2009. 

El duelo
Brasil-Uruguay, Estadio Mineirão, Belo Horizonte, miércoles 26 de junio de 2013, 16:00 (hora local)

La previa
Desde que los Charrúas alcanzaron las semifinales de la cita mundialista de 2010, estos dos acérrimos rivales no se han cruzado, por dos motivos: el hecho de que Brasil no participe en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA 2014 y su malograda campaña en la Copa América 2011, cuando cayó en cuartos ante un Paraguay que sería subcampeón, superado precisamente por Uruguay en la final.

Y, también debido a esa ausencia de encuentros en los últimos años, la contienda de este miércoles presenta otro aspecto interesante: la contraposición de dos generaciones que nunca se han enfrentado, y que atraviesan momentos completamente distintos en cuanto a la evolución de sus carreras.

Los anfitriones alinearán un equipo bastante renovado, con muchos jugadores que están dando aún sus primeros pasos en torneos internacionales, como Neymar y Oscar. Los grandes nombres de los visitantes, por su parte, ven ya cerca el ocaso de sus trayectorias, como confirmó Diego Lugano a FIFA.com, recordando las dificultades experimentadas en los clasificatorios: “El partido más importante que hemos jugado este mes es sin duda el de Venezuela. Lo teníamos todo para perder, y si perdíamos nos quedábamos fuera del Mundial. Es más: seguramente habría sido el fin de esta generación. Esa es la verdad”.

Números que hablan
2: el 7 de septiembre de 1965, Brasil y Uruguay disputaron el segundo partido de la historia del Mineirão y el primero del combinado brasileño en el recién construido estadio, un amistoso que la Canarinha ganó 3-0. La inauguración del recinto original se había producido dos días antes, en un duelo que medía a la selección de Minas Gerais con River Plate, y que el cuadro local se adjudicó por 1-0.

Palabra autorizada
“Al tratarse de Brasil y Uruguay, es un clásico. Hay quien dice que más que un Brasil-Argentina. Como ganaron la Copa América [en 2011], ellos tienen confianza. Y, como Brasil se impuso en los últimos partidos, quieren cambiar esa situación. Van a enfrentarse a una Seleção que se ha encontrado dentro de la cancha, que está mostrando un fútbol maravilloso. Espero que vuelva a ganar Brasil, pero no hay favorito”, Júlio César, guardameta de Brasil.

“Va a ser difícil. Brasil es un gran equipo que juega en casa. Jugar contra Brasil es muy motivante. Es un privilegio por cómo sienten el futbol, porque es el seleccionado con más títulos mundiales. Vamos a ver lo que sucede entonces”, Óscar Tabárez, seleccionador de Uruguay.