“Diría que desde la Copa Mundial de 2002 hasta aquí, este ha sido el partido más emocionante que me ha tocado dirigir. Lo que los jugadores hicieron fue impresionante, aunque hoy quiero destacar el papel de la torcida. Hicieron que superáramos las dificultades, realmente nos llevaron hasta la final. ¿Nuestra actuación? Sabemos que no jugamos bien, e insisto en que todavía tenemos que aprender algunas cosas. Nos falta madurar un poco ciertos aspectos del juego, pero nada mejor que una victoria de estas para conseguirlo”.
Luis Felipe Scolari, seleccionador de Brasil.

“No me gusta hablar de suposiciones, pero sí puedo decir cuando fallamos el penal le otorgamos a Brasil una reacción que no tenía. Hasta ahí estaba incómodo y no encontraba los caminos. Pero hay que aceptar los resultados como vienen: asumimos la derrota, aunque pudimos haber ido al alargue e incluso tuvimos opciones de ganar el partido. Fue como la película de Woody Allen, Match Point, en que todo depende de qué lado cae la pelota: la última opción de Cavani, con Julio César totalmente desarmado, se perdió afuera y definió nuestra suerte. Pero me voy muy orgulloso, pues jugando así estamos para darle pelea a cualquiera”.
Oscar Tabárez, seleccionador de Uruguay.