Italia derrotó a Uruguay por 3-2 en la definición desde el punto del penal, luego de empatar 2-2 en 120 minutos de un entretenido partido, y se subió al tercer escalón del podio de la Copa FIFA Confederaciones Brasil 2013. La Celeste, por su parte, repitió el cuarto puesto que había ocupado en Arabia Saudí 1997. El encuentro se disputó el domingo 30 de junio en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador.

El primer tiempo resultó ágil, con ambos equipos pensando principalmente en cómo llegar al arco contrario. En ese duelo de intenciones, la Azzurra se mostró algo más incisiva. Sin embargo, no fue hasta ese intento de Antonio Candreva, bien resuelto por Fernando Muslera, que los europeos elaboraron una jugada clara.

De todas maneras, Italia fue acumulando méritos para abrir el marcador. El gol llegó con ayuda de la suerte, cuando un tiro libre en forma de centro de Alessandro Diamanti se cerró por detrás de Muslera, golpeó el poste y, tras pegar también en la espalda del arquero, le quedó servida a Davide Astori (0-1, 24’).

Hasta ahí, la Celeste apenas había inquietado con un intento de Diego Forlán bien resuelto por Gianluiggi Buffon, aunque el capitán italiano debió lucirse luego para evitar el empate ante remates de Luis Suárez (30’), Forlán (36’) y Maxi Pereira (37’). Del otro lado, Muslera tuvo una pequeña revancha al desviar un disparo franco de Stephan El Shaarawy (33’).

La figura de Buffon
Uruguay arrastró aquella mejoría del final de la primera etapa al comienzo de la segunda, sobre todo a partir de la presión en campo rival. De hecho, la jugada de la igualdad se inició en un robo de Walter Gargano, quien asistió en el momento justo a Edinson Cavani para que éste marcara con calidad (1-1, 54’).

La excelente doble salvada de Buffón ante Forlán valió triple un rato después, cuando en el mejor momento de los charrúas Alessandro Diamanti clavó un precioso tiro libre (1-2, 73’). Sin embargo, Cavani sacó la cara por los uruguayos con otro cobro espectacular, elevando a tres su cuenta en el torneo (2-2, 78’).

Más allá de los escarceos finales, los dos arribaron enteros al tiempo extra, durante el cual sobraron intenciones pero faltaron ideas. Más allá de aquel buen remate de Candreva (109’), Uruguay siempre pareció estar algo más cerca. De hecho, casi anotan el tercero Suárez (114’) y Gargano (120’), pero resultó necesario llegar a los penales.

Allí sobresalió la figura de Buffon, quien detuvo los remates de Forlán, Álvaro Pereira y Gargano para darle a Italia el tercer lugar, dejando así atrás la floja actuación de cuatro años atrás, cuando no logró superar la fase de grupos en Sudáfrica.