Para el seleccionador de los Leones indomables, Hugo Broos, el partido mostró las lagunas actuales de Camerún: “No me sorprende nuestra actuación aquí. Siempre dije que Camerún tenía una de las mejores selecciones de África, pero que todavía había una diferencia de nivel importante con los equipos modernos como Alemania”, constató el técnico belga, que lo achacó sobre todo a los problemas de infraestructuras y de formación.

“Cuando veo a Alemania, cabe recordar que tuvieron un periodo en el que ya no ganaban, y cambiaron su sistema de formación en profundidad”, añadió Broos.  

En cuanto a Joachim Loew, dijo estar orgulloso de sus jugadores, y consideró que la presencia de la Mannschaft en semifinales no estaba conseguida de antemano. “Hoy era a doble o nada”, indicó el técnico germano, que celebró su partido 150º con una 100ª victoria. “Es culpa nuestra si no marcamos antes. Mis jugadores son jóvenes, y en el primer tiempo estaban nerviosos. Un error podía dejarnos fuera. Aun así, Camerún nos dejó espacios, pero no supimos aprovecharlos”.