El ganador:

Bajo la conducción de Richard Nielsen, el seleccionado danés arribó a la por entonces Copa Rey Fahd como favorito a quedarse con el grupo A. Con los brillantes hermanos Michael y Brian Laudrup como líderes futbolísticos dentro de la cancha, más la compañía de jugadores como Kristensen, Strudal y Rasmussen, Dinamarca se convirtió rápidamente en un difícil rival tanto para Arabia Saudí como para México. Los saudíes fueron superados en todo momento por los europeos, que se impusieron 2-0 sin pasar sobresaltos. En su segundo partido, tras igualar con los aztecas 1-1, fueron necesarios los tiros desde el punto del penal para definir al finalista. Allí surgió la importancia del seguro Lars Hogh en el arco para asegurar el pasaje al partido decisivo.

La final encontró a daneses y argentinos que alistaban entre sus titulares a jóvenes figuras como Roberto Ayala, Javier Zanetti y Ariel Ortega. El resultado de 2-0 a favor del equipo conducido por Nielsen no hizo más que reflejar la diferencia entre ambos equipos a lo largo de los noventa minutos. Los goles del campeón fueron convertidos por Michael Laudrup, de penal, y Rasmussen.

Las sorpresas:

Si bien el torneo contó con la presencia de más equipos que en su edición inaugural, resulta muy aventurado definir como asombrosa la actuación de alguno de los participantes. Argentina, conducida por Daniel Passarella, ganó un encuentro, igualó otro y perdió el restante en una producción irregular. Japón, representante asiático, se despidió de la competencia tras perder sus dos encuentros con la escandalosa suma de 8 goles recibidos. Arabia Saudí corrió la misma suerte, mientras que México se quedó con un meritorio tercer puesto al derrotar por penales a Nigeria.

Equipos participantes
Arabia Saudí, Argentina, Dinamarca, Japón, México y Nigeria.

Sede
Todos los partidos fueron disputados en Riyadh.

Goleadores

  1. Luis García (MEX), 3 goles

  2. Amokachi (NGA), Gabriel Batistuta (ARG), Rasmussen (DEN), 2 goles

Asistencia
110,000 (media: 13,750)