Hubo corazones rotos, desilusión punzante e incredulidad en las calles de Johannesburgo el jueves por la noche cuando Sudáfrica perdió una contienda muy reñida con el vigente campeón del certamen, Brasil, en la semifinal de la Copa FIFA Confederaciones librada en Ellis Park.

Hizo falta un tiro libre magistralmente ejecutado por Daniel Alves para batir al inspirado guardameta de Sudáfrica, Itumeleng Khune, a falta de tres minutos para el final, cuando el partido parecía visto para la prórroga.

Fue un momento devastador para los sudafricanos, que habían atosigado a Brasil a lo largo del encuentro. La derrota fue difícil de digerir tanto para los futbolistas locales como para sus seguidores. Con todo, los hinchas de los Bafana Bafana hicieron una valoración entusiasta del espíritu combativo y tenaz de su equipo.

"Podríamos haber ganado ese partido. Sólo nos habría hecho falta marcar un gol y Brasil no habría remontado. Fue una pena perder de esta manera, pero creo que todos estamos orgullosos de los muchachos y del esfuerzo que hicieron. Fue una heroicidad por su parte", comentó Tony Doysen.

Para muchos aficionados sudafricanos, la cita con Brasil parecía sacada de una novela romántica, pues era un encuentro con un equipo al que consideran la personificación del fútbol que ellos aspiran a jugar en el escenario internacional. Pero ya se sabe, algunas novelas románticas acaban en desengaño.

Antes del cruce con Brasil, los expertos daban por perdedor al combinado sudafricano. Después, muchos quedaron sorprendidos por su resistencia, su altura de miras y su capacidad para poner contra las cuerdas a unos rivales de tanta categoría. Otro hincha, Kgomotso Dube, cantaba las alabanzas del maestro del mediocampo y jugador del partido, Steven Pienaar, y del guardameta Khune.

"En primer lugar, quiero decir que fue una auténtica lástima perder así contra Brasil. Sé que la gente esperaba que perdiéramos, pero jugamos muy bien y deberíamos haberlos vencido. Respecto a los jugadores, creo que Pienaar es increíble en el centro del campo: ganó todos los balones que peleó con la sólida línea media brasileña. Creo que se entiende muy bien con (Teko) Modise y con (Siphiwe) Tshabalala. Otro jugador que ha estado sensacional es el portero, Khune", señaló.

En las calles de Sudáfrica ya se habla de que el desempeño de Sudáfrica el jueves por la noche puede haber significado el renacimiento de un equipo que ha rendido constantemente por debajo de las expectativas en los últimos cinco años. "Francamente, no pensé que Sudáfrica tendría nada que hacer en este torneo, pero me ha sorprendido. No imaginé que fuera a dar mucha guerra porque antes de este campeonato no estábamos ganando partidos. La actuación contra Brasil ha sido extraordinaria", declaró Nkosinathi Nqolo, seguidor de los Bafana Bafana.

Una vez superado el chasco de la derrota contra Brasil, los amantes del fútbol del país anfitrión estarán deseando dar la sorpresa contra España, en un compromiso que será la reedición del choque librado entre ambos conjuntos en la fase de grupos.