Aunque pertenezcan a distintas confederaciones, Brasil y Estados Unidos tienen una larga y rica historia de enfrentamientos entre sí. Desde 1930, cuando jugaron con primera vez con triunfo 4-3 para los sudamericanos, hasta hace apenas unos días, cuando el Scratch se impuso de nuevo por 3 a 0, ambas escuadras se han enfrentado nada menos que 15 veces.

Hasta el momento, el saldo es netamente favorable a los pentacampeones mundiales, que se han impuesto en todos esos encuentros, excepto en una ocasión, en la que la selección de las barras y las estrellas consiguió un histórico triunfo en 1998. A continuación FIFA.com hace un recuento de los cuatro partidos más representativos que han enfrentado a las dos selecciones que, el próximo domingo, jugarán la final de la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009.

1.- Brasil 1-0 Estados Unidos, San Francisco, 4 de julio de 1994, Copa Mundial de la FIFA Estados Unidos 94.

En pleno Independence Day, Estados Unidos disputaba los octavos de final de su Copa Mundial de la FIFA frente a Brasil, que aparecía como claro favorito para llevarse el título. Fue un partido mucho más cerrado de lo esperado, donde los norteamericanos, entonces dirigidos por Bora Milutinovic, opusieron una enconada resistencia a la verde-amarelha.

Finalmente, los amazónicos consiguieron un dramático triunfo por 1-0, cortesía de un gol de Bebeto. El duelo también se recuerda por la expulsión del brasileño Leonardo, por un codazo al estadounidense Tab Ramos, una acción totalmente fuera de lo común para el ahora entrenador del Milan, que ha mostrado varias veces su arrepentimiento desde entonces.
 
El actual técnico de Brasil, Dunga, fue el capitán del Scratch en ese partido, y lo recuerda en exclusiva para FIFA.com. "Ese fue seguramente uno de los momentos más difíciles de la conquista", reflexiona, "nosotros nos vimos en la obligación de superar a un equipo que llegaba muy motivado y en pleno crecimiento, como siguió confirmándolo desde entonces. Fue clave para levantar la copa unos días más tarde".

2.- Estados Unidos 1-0 Brasil, Los Angeles, 10 de febrero de 1998, Copa Oro 1998
Este ha sido el único triunfo de los norteamericanos frente a sus ilustres rivales, en encuentros de categoría absoluta. El partido se disputó en el marco de la Copa Oro de la CONCACAF, a la que Brasil había sido invitado y llegaba con un equipo poderosísimo, con jugadores de la talla de los delanteros Romário y Edmundo. Por su parte, Estados Unidos presentaba más o menos el mismo plantel que jugaría unos meses después la Copa Mundial de la FIFA Francia 98.

Estados Unidos nunca se acomplejó y jugó de igual a igual frente a los campeones del mundo. El gol del triunfo fue marcado por Preki Radosavljevic, un delantero que se había hecho famoso por anotar cada vez que entraba de cambio, precisamente como lo hizo en ese partido, en el que saltó al terreno al 60' y marcó cinco minutos más tarde. Con el triunfo, Estados Unidos avanzó a la final del torneo, que terminó perdiendo ante México por 1-0.

3.- Estados Unidos 2-1 Brasil, Ottawa, 6 de julio de 2007, Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Canadá 2007
Recordado como uno de los mejores partidos del torneo, el joven equipo estadounidense dio la gran sorpresa al derrotar a su homólogo brasileño, que llegaba como campeón sudamericano y se apuntaba como gran favorito del torneo, de los pies de su estrella Alexandre Pato. Sin embargo, el duelo se lo robó otro joven prodigio ofensivo, pero estadunidense, Jozy Altidore, que marcó los dos goles.

Y será precisamente Altidore el encargado de encabezar el ataque de los norteamericanos en el partido del próximo domingo, mientras que Pato esperará su turno desde el banquillo. Otros dos integrantes del equipo de las Barras y las Estrellas también están en Sudáfrica, Freddy Adu y Michael Bradley, quien no podrá ver acción en la final por haber sido expulsado en el duelo ante España.

4.- Brasil 3-0 Estados Unidos, Tshwane/Pretoria, 18 de junio de 2009, Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009
En la segunda jornada del Grupo B, los brasileños consiguieron un cómodo triunfo sobre los estadounidenses, y parecían condenarlos a la eliminación. El resto de la historia lo sabemos bien, Brasil derrotó a Italia (3-0) y luego a Sudáfrica en la semifinal (1-0), mientras que los dirigidos por Bob Bradley consiguieron la hazaña de clasificar al vencer a Egipto (3-0) y luego una proeza aún mayor al derrotar al campeón europeo España (2-0), con lo que dejó la mesa puesta para un nuevo enfrentamiento entre estos rivales habituales.