Poco a poco, España se recupera del shock. La rabia y la decepción por la derrota en semifinales ante EEUU se van atenuando y los futbolistas de La Roja se preparan para despedirse de la Copa FIFA Confederaciones de la mejor manera posible, con una victoria ante los anfitriones que les permita terminar en el tercer cajón del podio en Sudáfrica 2009.

Se repite el cruce que cerró el Grupo A y en el que España se impuso a los Bafana Bafana por 2-0 con goles de David Villa (segundos después de haber fallado un penal) y Fernando Llorente. El delantero del Athletic de Bilbao podría volver a tener minutos, aunque tanto Villa como Fernando Torres quieren que su técnico, Vicente del Bosque, les incluya en la alineación para poder pelear por la Bota de Oro adidas, que ambos lideran junto al brasileño Luis Fabiano, con tres goles.

"He tenido unos minutos y he anotado un gol. Para mí es muy importante estar aquí y poder aprovechar todas las oportunidades que me dé el míster. Estoy muy contento por la experiencia y la confianza del entrenador", confiesa Llorente a FIFA.com.

A pesar de esa cierta satisfacción a nivel personal por participar en su primer gran torneo con la selección española, el joven, una de las nuevas incorporaciones al equipo de Del Bosque, comparte el sentimiento general de decepción por haberse quedado a las puertas de una final soñada. "Estamos un poco tristes porque teníamos muchas ganas de llegar a la final. Hubiera sido muy bonito poder enfrentarnos a Brasil. Pero no ha podido ser, así que nos toca centrarnos en jugar el último partido para tratar de cambiar el sabor de boca antes de irnos a casa", comenta.

El ariete español sabe que no pueden tomarse el partido ante Sudáfrica a la ligera. Los hombres de Joel Santana llegan henchidos de moral tras aguantar 88 minutos a la Seleçao en semifinales, y dejarán todo en el campo por despedirse de su afición a lo grande. "Contra Brasil hicieron un buen partido y sólo les faltó anotar el gol, a pesar de que tuvieron muchas ocasiones", analiza Llorente. "Sudáfrica ha mejorado partido a partido, así que este enfrentamiento será más complicado que el anterior. Habrán aprendido del partido de grupo así que saldrán con más fuerza".

"De medio campo hacia arriba tienen jugadores rápidos, hábiles y peligrosos. No podemos darles libertad de movimiento. Ya les conocemos", añade.

Lecciones
Sin confianzas. Así afrontan el duelo de despedida. Si algo les ha dejado este torneo es una enseñanza: "cualquier equipo es peligroso y cada partido es una dura prueba".

Pero los jugadores no quieren ni oír hablar de cura de humildad ni de alivio, después de poner fin a la racha de 35 partidos invictos y 15 victorias consecutivas en la semifinal. "Ni lo uno ni lo otro. Estábamos jugando un muy buen fútbol, que nos hizo cosechar muy buenos resultados, pero este equipo nunca pecó de falta de humildad".

"Es un grupo maravilloso y a pesar de la derrota sigo convencido de que ésta es la mejor selección del momento. Es un honor y un orgullo estar aquí", defiende con pasión el delantero que acumula cuatro partidos y dos goles con la Roja.

"Haber perdido nos ayuda a tomar experiencia de cara al Mundial. Contra Estados Unidos hicimos un buen partido, creamos muchas ocasiones, pero ellos tuvieron mucha suerte en defensa y nosotros no estuvimos afortunados en ataque", concluye, "hay partidos como éste que parece que no dependen de ti".

¿Y se atreve con un pronóstico para la final? "Creo que ganara Brasil, pero nunca se sabe. ¡Que tengan cuidado!".