Copa FIFA Confederaciones

Klinsmann: "La rivalidad Estados Unidos-México, una de las mejores"

(FIFA.com)
Head coach Jurgen Klinsmann of the United States reacts
© Getty Images

Cuando Estados Unidos y México se ven las caras, la ocasión siempre es especial. Este sábado, 10 de octubre, los dos enemigos íntimos de la CONCACAF pugnarán de nuevo, esta vez por una plaza para la Copa FIFA Confederaciones 2017. FIFA.com conversó con el seleccionador de las Barras y Estrellas, Jurgen Klinsmann, para saber cómo están sus hombres en vísperas de lo que se presenta como un duelo tremendamente atractivo y con un ambiente electrizante en el emblemático Rose Bowl de California.

El técnico, todo un mito en su día con Alemania, nos habló de los problemas que atravesaron los suyos recientemente en la Copa Oro de la CONCACAF; de lo necesario que es que los jugadores más veteranos lideren la lucha; y, lo más importante, de todo lo que hace del Estados Unidos - México una "de las mejores rivalidades del mundo del fútbol".**

¿Cuál es el principal desafío a la hora de preparar a un conjunto para un único partido contra su más acérrimo adversario y en el que hay tanto en juego?
Yo no diría que es un desafío. Nuestro trabajo esta semana es que todo el mundo esté en sintonía y comprenda que ésta es una oportunidad enorme. Tienen la ocasión de conquistar un trofeo ante 90.000 aficionados contra el rival por excelencia. Eso es algo que nunca olvidarán. Se trata de representar a tu país y dar todo lo que tienes dentro por los demás. Si lo hacemos así, estoy seguro de que ganaremos.

¿Qué aprendió de la última edición de Copa Oro de la CONCACAF, en la que perdieron ante Jamaica en semifinales?
Ocurrieron muchas cosas durante el torneo y se tomaron decisiones que afectaron al desenlace final. Para los jugadores era difícil saber qué esperar. A México y Panamá les pasó igual. La lección es que hay que adaptarse e intentar controlar las cosas que sí puedes controlar.

¿Esa cuarta plaza en la Copa Oro, como anfitriones, les sirve de motivación de cara al encuentro con México?
Queda evidentemente un mal sabor de boca. Pero todo eso ya es agua pasada y ahora jugamos por la Copa de la CONCACAF y el derecho a disputar la Copa FIFA Confederaciones 2017 en Rusia, lo que es enorme. Cuando Estados Unidos se enfrenta a México, no hace falta ninguna motivación extra.

*Lleva casi cinco años en el cargo y se ha medido a México varias veces. ¿Cómo definiría la rivalidad entre estos dos países sobre la cancha? ¿Puede compararse con otras que usted haya experimentado?
*
La rivalidad Estados Unidos - México es una de las mejores del fútbol mundial. Para mí, es comparable a la que existe entre Alemania y Holanda en términos de la intensidad y emoción que suscita en la afición. Como seleccionador de Estados Unidos, me costó comprender lo mucho que significa para nuestra afición. Habíamos ganado algunos partidos contra países de peso, pero la reacción de todo el mundo cuando fuimos al [Estadio] Azteca y derrotamos allí a México por primera vez fue simplemente alucinante.

¿Qué convierte a esta rivalidad en excepcional?
Lo excepcional es que hay muchos americanos de origen mexicano viviendo en Estados Unidos, por lo que la rivalidad atraviesa fronteras. En estos últimos años hemos visto muchas veces a jóvenes americanos de ascendencia mexicana que se ponen la camiseta de México para el choque, y cuando ven que empezamos a hacerlo bien, ¡se la quitan y llevan debajo la de Estados Unidos!. Nos apoyan cada vez más y esperamos seguir ganando adeptos.

Hace poco disputaron dos amistosos contra combinados sudamericanos: una impresionante victoria con remontada incluida contra Perú y una abultada derrota a manos de Brasil. ¿En qué medida les han ayudado estos partidos a prepararse para México?
Siempre queremos ponernos a prueba ante los mejores; es la única forma de crecer como equipo. Los encuentros con contrincantes como esos son siempre un buen punto de referencia. Ganar a un gran Perú que terminó tercero en la Copa América fue un excelente resultado, y luego te enfrentas a la pentacampeona del mundo [Brasil] y puede que te dé una lección, como nos pasó a nosotros.

¿Qué diferencia hubo entre las dos formaciones cuando se midieron a Brasil?
Los jugadores tienen que acostumbrarse a jugar a la velocidad y al ritmo de Brasil. Si miras su alineación ves que está plagada de futbolistas titulares en los grandes clubes de Europa y que juegan regularmente en la Liga de Campeones, así que no sorprende que estén a otro nivel. Aprendimos mucho de algunos de nuestros hombres y de cómo están, lo que supone una información muy valiosa de cara a esta gran cita contra México.

El Rose Bowl es especial, el único estadio estadounidense que ha albergado la final de una Copa Mundial de la FIFA™, en 1994. Además está en el área metropolitana Los Ángeles, que cuenta con una nutrida población de origen mexicano. ¿Qué espera del público y del ambiente?
Esperamos un ambiente increíble en el estadio. La última vez que Estados Unidos jugó aquí, hace cuatro años, el público estaba con México al 90 por ciento. Ahora tendremos más de 30.000 seguidores animándonos, y eso demuestra lo mucho que ha aumentado la afición. Algunos grupos de hinchas, como los American Outlaws, acudirán en masa, y es realmente muy importante que entiendan lo mucho que significa para el equipo saber que están con nosotros. Nuestra afición nos levanta la moral durante los partidos, y sabemos que estarán ahí para apoyarnos el sábado.

¿En qué medida es importante para Estados Unidos disputar la Copa FIFA Confederaciones, un certamen en el que llegaron a la final en 2009, en Sudáfrica?
*Clasificarnos para la Copa Confederaciones es un objetivo importante. Estar en el país anfitrión un año antes de la Copa Mundial es una magnífica ocasión para conocer los estadios y los centros de entrenamiento, acostumbrarse a los viajes, a la comida y a los hoteles, y lo más importante, establecer contactos. Fuimos a São Paulo en enero de 2014, seis meses antes de la Copa Mundial de Brasil, y cuando volvimos en mayo, parecía que ya conocíamos a todo el mundo y todos nos conocían a nosotros. Desde el punto de vista organizativo, puedes resolver problemas antes de llegar allí, de modo que te aporta ventajas. Y además, juegas contra algunos de los mejores conjuntos del mundo, algo que nosotros no hacemos de manera sistemática. Eso es esencial.***

México ganó la Copa Oro, pero su rendimiento no convenció. Ahora tiene un nuevo seleccionador. ¿Cómo ve al combinado en este momento?
*México es una escuadra con mucha calidad y a la que conocemos muy bien. Lo cierto es que en este punto estamos más centrados en nosotros mismos. Cuando abordas un duelo Estados Unidos - México, todo es cuestión en gran medida de la mentalidad y de cuál es el colectivo más potente ese día. Queremos que nuestro grupo se muestre concentrado y disciplinado y dispuesto a luchar los unos por los otros. Eso es lo que necesitaremos para ganar.***

Su capitán, Michael Bradley, se ha lanzado en Twitter a promocionar a bombo y platillo esta rivalidad y el partido del sábado. ¿En qué medida es importante su liderazgo para sus hombres ahora mismo?
Michael es uno de los líderes del equipo con más experiencia, junto a Clint Dempsey, Jermaine Jones, Jozy Altidore y otros. Estos tipos saben qué es lo que hace falta en este tipo de situaciones y todo lo que rodea a este encuentro, porque ya lo han vivido antes. Necesitamos que todos ellos den un paso al frente y se empleen al máximo.

Notas recomendadas

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2015

La revolución Klinsmann en la sub-20

19 ago. 2015

Copa Mundial de la FIFA 2018™

Las grandes expectativas de Klinsmann

12 may. 2015

En Vivo

Copa Oro: EEUU 1-2 Jamaica

23 jul. 2015