Copa FIFA Confederaciones

Benatia quiere hacer feliz a Marruecos

(FIFA.com)
Mehdi Benatia looks on during a FC Bayern Muenchen training session
© Getty Images

El pasado 29 de marzo, el público del estadio de Marrakech estaba en la gloria tras el triunfo de Marruecos sobre Cabo Verde, rubricado con dos tantos de Youssef El Arabi en el segundo tiempo. Los tres puntos bastaron para dar matemáticamente a Marruecos el pasaporte a la Copa Africana de Naciones Gabón 2017, a dos jornadas del final de la fase de clasificación. Así, los *Leones del Atlas *se convirtieron en la primera selección que accedía a la fase final, tras haber faltado a la cita de Guinea Ecuatorial 2015.

Mehdi Benatia es uno de los artífices de ese éxito. En su charla con FIFA.com, el zaguero deja clara su ilusión por disputar el torneo y no se pone límites. “Acudiremos a Gabón para representar a Marruecos de la mejor forma posible y llegar lo más lejos que podamos. Todas las selecciones quieren el título, y estaríamos muy orgullosos si lo conquistásemos. Sin esa mentalidad, es mejor quedarse en casa”, afirma.

Y para llegar lejos en este torneo, Marruecos tiene un as en la manga: el liderazgo desde el banquillo del técnico que ha ganado la CAN en 2012 y 2015 con Zambia y Costa de Marfil, respectivamente. "[Hervé] Renard ya ha ganado dos veces, pero eso no quiere decir necesariamente que vayamos a imponernos en Gabón. No hay que quemar etapas: estamos reconstruyendo el equipo con la integración de nuevos jugadores. La plantilla se compone de una mezcla de jugadores experimentados y de jóvenes vivaces con un potencial impresionante”.

Esta Copa Africana de Naciones llega con un premio extra: el ganador clasificará a la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017. "Queremos participar en la Confederaciones, que es un certamen muy preciado", asegura un Benatia que, no obstante, no se sale de su discurso de ir paso a paso. "Pero como dije antes, debemos ser realistas e ir partido a partido. Intentaremos llegar lo más lejos posible en la Copa Africana de Naciones, y luego ya veremos lo que sucede".

Veinte años de ausencia
Benatia tiene también otro ambicioso objetivo en mente: Marruecos lleva sin clasificarse para una Copa Mundial de la FIFA™ desde Francia 1998, cuando el zaguero tenía sólo 11 años, y cree que es hora de volver. “Es normal ilusionarse con la clasificación para un Mundial. Sería un orgullo enorme representar a nuestro país en Rusia, y haríamos felices a nuestros aficionados. Pero el camino será largo y complicado”, avisa.

Como en cualquier otro combinado nacional, los jugadores marroquíes discuten entre ellos sobre ese objetivo: “Llevamos hablando del Mundial desde hace mucho tiempo. Pero actualmente estamos concentrados en los partidos más inmediatos. Hemos aplazado las discusiones que giran en torno a Rusia 2018 para más tarde; es decir, para el comienzo de la fase de clasificación, a finales de año”.

Benatia ha jugado en algunos de los clubes europeos más grandes, pero la participación en un Mundial sigue siendo su sueño: “Como profesional, espero jugar en el Mundial. Milito en un club de prestigio, y deseo conducir a la selección marroquí hasta ese gran campeonato. Nos lo están demandando nuestros seguidores y, si lo conseguimos, haremos feliz a todo el pueblo marroquí”.

Todos los africanos tendrán la vista puesta en El Cairo el próximo 24 de junio, con motivo del sorteo de la última ronda de la fase de clasificación africana para Rusia 2018. En su fuero interno, cada jugador tiene sus rivales favoritos y otros a los que preferiría evitar. Benatia, de padre marroquí y madre argelina, nos expresa sus preferencias: “Las selecciones vecinas son de un nivel alto: Argelia y Túnez son fuertes, y Egipto no necesita presentación… Respetamos a todo el mundo sin temer a nadie. No quiero evitar a ninguna selección concreta, pero como todo jugador, deseo que el sorteo sea clemente con mi país. Estaría bien no enfrentarse a las grandes del continente, pero insisto, no tenemos miedo a nadie”.

Desde que fichó sucesivamente por el Roma y el Bayern, Benatia es uno de los pesos pesados de los Leones del Atlas dentro y fuera del campo. “Tras la marcha de Houssine Kharja, me convertí en uno de los veteranos, y sentí que tenía una responsabilidad. Utilizo mi experiencia para guiar a mis compañeros sobre el terreno de juego y aportar un plus. No llevo el brazalete de capitán, pero eso no me impide dar consejos a todo el mundo para que el equipo progrese y lleguemos lo más lejos posible en las competiciones que nos esperan”. Porque ante todo Benatia es un líder que espera cumplir los sueños futbolísticos de sus compatriotas.

Notas recomendadas