• El seleccionador alemán admira el juego chileno
  • Flexibilidad y variabilidad de posiciones, dos virtudes muy valoradas
  • "Es un rival imprevisible", comenta Loew

Steffen Potter, con Alemania 

¿Tiene un campeón del mundo modelos a imitar? Probablemente, Joachim Loew no utilizaría la palabra ‘modelos’, pero eso no le impide fijarse en lo que hacen otros combinados nacionales.

El seleccionador alemán siempre ha sido una persona a la que le gusta mirar más allá de sus cuatro paredes. No constituye ningún secreto que Loew ha visto en la selección española a uno de sus principales referentes en la última década, una etapa durante la que La Roja fue el equipo que dominó el fútbol mundial. Esa influencia se refleja todavía hoy en el juego de posesión y toque que practica una selección alemana que, en cualquier caso, ha incorporado su propio y novedoso sello a su fútbol.

Con todo, la cuestión es, ¿un campeón del mundo se guía por lo que hacen otras selecciones? ¿Puede aprender de otros? Loew no tiene ninguna duda de que así es.

Estancarse viene siendo lo mismo que dar un paso atrás. En los meses previos a la Eurocopa 2016 y durante el propio certamen continental, Loew ya señaló en repetidas ocasiones que su equipo necesitaba cambios, y no sólo en cuanto a los integrantes del plantel.

No podía resultar más oportuno que exista 'otra' Roja que también se ha convertido en un referente especial para el entrenador de los actuales campeones del mundo. “Hace años que venimos siguiendo muy de cerca a Chile, que ya desde 2010 juega con un sistema muy particular”, declaró Loew en la previa de su duelo con la actual campeona de la Copa América.

La imprevisibilidad de la Roja
Hay una faceta de la selección chilena que ha conquistado especialmente al seleccionador alemán. Se trata de algo que, a lo largo de los últimos años, el propio Loew ha señalado repetidamente como una necesidad para el crecimiento de su equipo y que ha manifestado en público.

“Chile es un equipo increíblemente flexible, quizás más que ningún otro. Eso lo convierte en un rival muy imprevisible”, asegura Loew. “Su juego presenta muchas variantes pero, al mismo tiempo, está bien planificado. Cambian continuamente de posición y no es algo que hagan a ciegas ni de forma indiscriminada”.

Las palabras de Loew no son los típicos comentarios amables que se suelen dedicar al rival antes de los partidos. El seleccionador alemán muestra verdadero respeto e interés por todo lo que el conjunto sudamericano ha construido a lo largo de los últimos años. “Su juego es tan cambiante que a veces uno no sabe en qué posición juega cada futbolista”, continúa. “Recorren muchos metros, retroceden hasta su área y de pronto los tienes en el otro extremo del campo marcando un gol. Va a haber que correr mucho”.

Todo parece indicar que el trabajo para alcanzar la pretendida flexibilidad táctica, ya sea en forma de cambios sistematizados de posición o de modificaciones en el dibujo base, constituirá una parte importante de los entrenamientos de la selección alemana en su camino hacia la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™.

En relación con el poderío de los chilenos a la hora de disputar el balón, Loew ha hecho una petición concreta a sus actuales pupilos: “¡Mostrar una actitud apropiada en la lucha por la pelota significa ganar balones! ¡Hay que ser inteligente y evitar hacer falta!”.