Más allá de su buena técnica, la versatilidad es la principal característica de Gonzalo Jara, un lateral derecho devenido en zaguero central que también puede jugar por izquierda y de mediocentro defensivo.

Su proyección era previsible tras el Sudamericano Sub-20 2005, donde fue capitán de Chile. Ese año jugó la Copa Mundial Sub-20 de Países Bajos y fue elegido el mejor de Huachipato, el club donde surgió.

Nelson Acosta lo hizo debutar en la selección mayor en 2006 con 20 años. Estaba preparado para saltar a un grande y Colo-Colo ganó la pulseada.

En 2009, ya asentado en la Roja gracias a Marcelo Bielsa, pasó al West Bromwich Albion, primer parada de un recorrido que en Europa también lo llevó al Nottingham Forest y al Mainz 05, antes de regresar a su país a la Universidad de Chile.

Fue titular en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, pero en 2011 recibió una suspensión de 10 partidos en la selección por un acto de indisciplina.

Pidió perdón, volvió a jugar las eliminatorias y desde entonces rara vez dejó el equipo, destacándose tanto en el Mundial de Brasil como en la obtención de las Copas América Chile 2015 y Centenario 2016.