Francia continuó dominando la escena internacional, dejando a Brasil en el camino y venciendo a Japón en la final.