Las muchachas de la selección brasileña de futsal no tienen nada que envidiarles a sus laureados compatriotas del combinado masculino… Las razones saltan a la vista: detrás de otra actuación llena de brillo y contundencia, la Canarinha se quedó con el Campeonato Sudamericano Femenino Venezuela 2011 y sumó así su cuarta corona regional sobre cuatro certámenes disputados.

Las ahora tetracampeonas continentales derrotaron en la final a Argentina por un inapelable 8-1, rubricando un torneo perfecto al acaparar todas las distinciones individuales puestas en juego. Tercero fue Paraguay, que en la final de consolación derrotó a la dueña de casa por 4-2. A continuación, FIFA.com sintetiza lo sucedido en la ciudad de Maracay, sede de la segunda edición celebrada fuera de Brasil, tras la de Guayaquil en 2007.

Un poderío demoledor
El equipo de Vander Iacovino no dejó ningún lugar para la duda: ganó los cinco partidos que disputó, anotó la friolera suma de 60 goles y recibió apenas cuatro. Además, superó 21-1 a Paraguay, la selección que terminó tercera, siendo ésta la máxima goleada en la historia de la competencia. Como si fuera poco, estuvo en desventaja tan sólo una vez, ante Argentina en el encuentro decisivo. “Los números muestran que hicimos un campeonato muy bueno, con muy pocos goles en contra producto de un gran funcionamiento colectivo, que resultó fundamental para obtener el título”, dijo el entrenador tras la consagración.

La máxima artillera del torneo fue la brasileña Lú, autora de 12 tantos, seguida por sus compatriotas Vanessa (9) y Jú Delgado (7). El reconocimiento a la mejor arquera recayó en Jozi, la capitana de la selección campeona, que también se quedó con el Premio Fair Play. “Hemos probado otra vez que tenemos equipo ganador, que conoce sus objetivos y sabe cómo lograrlos”, concluyó Vander.

Un podio y varias conclusiones
El camino de Argentina hasta la final resultó inmaculado, ya que con cuatro victorias en otros tantos partidos obtuvo con puntaje perfecto el Grupo A, siendo clave el 2-1 que logró sobre la anfitriona. Las chicas de Fernando Larrañaga demostraron madurez para vencer a Paraguay en semifinales e incluso se adelantaron en el marcador ante brasileñas, aunque la alegría les duró poco y terminaron sucumbiendo ante el poderío rival. Así y todo, con un taque balanceado liderado por Cintia Romano, Débora Molina y María Pía Gómez (cuatro goles cada una), la Albiceleste ascendió al podio por segunda vez en su historia tras el tercer puesto logrado en la edición de 2005.

Fue el primer podio de Paraguay, que pese a aquellas duras caídas consecutivas con Brasil y Argentina, supo rehacerse en el partido por el tercer puesto y terminó imponiéndose a las locales por un apretado 4-2. Además, las Albirrojas sumaron un importante triunfo en la fase de grupos sobre Colombia (3-2), subcampeona de las dos ediciones anteriores.

Venezuela, por su parte, tampoco pudo refrendar aquellos terceros puestos que venía de cosechar en 2007 y 2009. Su traspié ante Argentina en la primera fase obligó a la Vinotinto a cruzarse con Brasil en semifinales, que se impuso por un inapelable 10-0. El buen torneo que hicieron Nayre González (3 goles) y Yeremi Silva (2) sirvió para endulzar un poco la derrota con las paraguayas en la jornada final.

Entre otras notas positivas, vale la pena destacar a la ecuatoriana Valeria Palacios, autora de seis de las siete dianas de su selección, y la chilena Daniela Pardo, quien marcó cinco. En cambio, el que parece haber dado un paso atrás es Perú, que tras terminar cuarta dos años atrás, finalizó último entre los nueve participantes.