Con un gol de Neto a 19 segundos del final del tiempo suplementario, Brasil le ganó a España por 2-1 la final de Tailandia 2012 y se consagró campeón de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA por quinta vez en su historia. El partido se jugó en el Estadio Cubierto de Huamark el domingo 18 de noviembre.

El inicio de las acciones resultó tan intenso como se suponía, aunque España comenzó a mostrarse más precisa en el juego de ataque y lentamente fue volcando el desarrollo a su favor.

De hecho, tras una excelente combinación con Ortiz, un remate de Lozano superó el esfuerzo de Tiago, pero la milagrosa aparición de Vinicuis evitó la caída de su arco a los 5’. Y un rato después fue el propio arquero quien se lució para ahogarle el festejo a Miguelín.

La presión española era un problema para Brasil, que comenzó jugando sin pívot pero rápidamente buscó variantes con Je y con Ari. Recién sobre el final de la etapa se la notó más cómoda, y cerca estuvo Rafael de darle la ventaja luego de un bonito balón pisado que le dejó Je. Sin embargo, pocas veces puso en apuros genuinos a Juanjo.

La última del primer tiempo le perteneció a España, a través de una jugada a balón parado que Fernandao falló por poco pero todo el estadio festejó como gol.

Emociones al por mayor
Brasil arrancó el complemento con Falcão en campo, quien casi sorprende con un remate desde mitad de campo. El 12 volvió a preocupar con una aparición por el medio, aunque disparó mordido por la marca; un poco después, Juanjo debió esforzarse para rechazar un intento de Rafael.

La Canarinha coronó su mejor momento con la apertura del marcador, que concretó Neto gracias a un potente disparo desde larga distancia (0-1, 25’).

El duelo ganó en emoción porque España asimiló el golpe y se fue encima de Tiago. A Brasil le quedaron espacios para la contra o para alguna salida larga, aunque intentó defenderse lo más lejos posible de su valla.

Pero a la Roja le alcanzaron dos minutos para darle la vuelta al pleito. El tanto del empate lo marcó Torras, quien recogió un rebote de Tiago a un fortísimo chute de Miguelín (1-1, 30’); el de la ventaja lo logró Aicardo, con un disparo que rozó una pierna rival y descolocó al arquero (2-1, 31’).

Aparece el campeón
Lejos de conformarse, España fue a por la estocada final, pero Torras remató al travesaño una buena jugada preparada. Y apenas puso a su arquero en movimiento, Brasil encontró la igualdad con un imponente zurdazo de Falcão (2-2, 37’).

El tiempo regular y la primera parte de la prórroga llegaron su fin con España al límite de faltas acumuladas. La sexta infracción española, a un minuto y medio del cierre, le dio a Rodrigo la oportunidad de transformarse en héroe, pero Juanjo le ganó la pulseada.

Sin embargo, cuando todo hacía suponer que se necesitarían penales, Neto apareció por izquierda, avanzó y anotó con un zurdazo el gol del pentacampeonato (2-3, 50’).

La frase
“Esta gran final ha probado que el Futsal merece más atención. Fue un partido entretenido, que mantuvo a los aficionados de pie hasta el último suspiro. Tuvimos que pelear hasta el final, pero creímos en nosotros incluso cuando marcó España. Creo que, en ese sentido, el partido con Argentina nos brindó una buena lección. Nunca dejé de creer en la capacidad de mis jugadores. En resumen, puedo decir que ha sido una final soñada con una lección: en Futsal tienes que creer hasta el último minuto de juego".
Marcos Sorato, seleccionador de Brasil.

“En principio hay que felicitar a Brasil… En lo que respecta al partido, creo que hemos arriesgado más, hemos llevado el peso del juego y hasta hemos hecho méritos para otro resultado, pero el deporte es así. Tuvimos una ventaja de 2-1 y una falta a favor que podría haber sido el 3-1, pero en la jugada siguiente nos han empatado y esa situación ha sido decisiva. Este grupo de jugadores lo ha dado todo y por eso le doy las gracias”.
Venancio López, seleccionador de España.