España debió a apelar a su mayor superioridad individual para vencer a Marruecos 4-3 y mantener su marcha perfecta en la Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016.

El partido se jugó el domingo 18 de septiembre en el Coliseo Bicentenario de Bucaramanga y marcó la eliminación de los marroquíes.

No le resultó nada sencillo a la bicampeona del mundo derrotar al campeón africano, sobre todo porque extrañó eso en lo que marca la diferencia, el ataque posicional. Por eso debió a apelar a sus individualidades, quienes respondieron cada vez que hizo falta.

Una muestra es el primer gol: Rivillos leyó muy bien una jugada de pase, se anticipó, robó el balón y asistió a Lozano, quién finalizó con un potente remate cruzado.

Marruecos jugó sin temores y tuvo a Paco Sedano en vilo en varias oportunidades. Así, no extrañó el empate de Adil Habil. Pero un trallazo de Aicardo y una definición sin oposición de Raúl Campos, tras una jugada que nació de un saque largo y rápido del propio Sedano, le permitieron llegar al descanso con dos de ventaja.

El segundo tiempo fue sumamente entretenido. Marruecos defendió bien y tuvo coraje para atacar a España, que al final prevaleció por su mayor oficio.

Por los octavos de final, la Furia Roja enfrentará el miércoles 21 en Medellín a Kazajistán, en lo que será una revancha de la semifinal del Eurocopa 2016.