Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Lituana 2021™

Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Lituana 2021™

12 septiembre - 3 octubre

Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2021

Lazarević: “En Helsinki tuve mi noche”

Jovan Lazarević of the Serbian Futsal National Team
  • Lazarević se erigió en el héroe serbio de la repesca mundialista
  • Su tripleta contra Finlandia clasificó a Serbia para la Copa Mundial
  • El atacante aspira a llegar a cuartos de final con su selección

La alegría se desató la noche del 9 de diciembre de 2020 en el pabellón de Vantaa (Finlandia). Nada más acabar el partido de vuelta de la repesca, la selección serbia al completo formó un círculo y empezó a bailar y a cantar. Después del triunfo por la mínima en la ida (1-0), Serbia firmó un espectacular 5-5 en la vuelta contra Finlandia.

Y en el centro de aquella fiesta se encontraba el héroe de la velada: Jovan Lazarević. Con sus tres goles, fue uno de los principales responsables de que el combinado serbio sellara el último billete europeo para la Copa Mundial de Futsal de la FIFA Lituania 2021™.

En el duelo decisivo, este atacante de 23 años exhibió su calidad y demostró con creces que, pese a su juventud, ya es capaz de ejercer de líder y rendir al máximo incluso bajo presión.

"Marcar tres goles fue una sensación increíble, pero también fue un triunfo de mis compañeros. Sin duda, en Helsinki tuve mi noche [ndlr: Vantaa está al norte de Helsinki, muy próximo a la capital]. Solo en aquel partido, y con aquel resultado, se vieron recompensados todos mis esfuerzos en el fútbol sala. Estoy muy contento, porque todos los aficionados serbios vibraron con ese partido", recuerda con orgullo el protagonista.

Gracias a sus dianas, el atacante del FC Mostar SG bosnio clasificó a Serbia para su segunda Copa Mundial de Futsal, después de Tailandia 2012. Y Lazarević no tiene ninguna duda de que puede llegar lejos con su selección en la cita global.

Llegar a cuartos de final sería un buen resultado para el futsal serbio.

Jovan Lazarević

"Espero grandes cosas de nuestro equipo. Tengo muchas ganas de ver a qué nivel estamos como grupo y lo buenos que somos en realidad. El Mundial es un torneo en el que podremos enfrentarnos a las mejores selecciones. Es un gran escenario, y todos los clubes del mundo observan con atención a los jugadores que van allí. Es una buena oportunidad para todos nosotros. Estoy seguro de que podemos hacerlo bien, y así veremos exactamente en qué punto estamos".

En su primera y, hasta la fecha, última participación en una Copa Mundial hace nueve años en Tailandia, Serbia alcanzó los octavos de final. En Lituania, Lazarević confía en poder mejorar aquella actuación.

"Para nosotros, superar la fase de grupos es un objetivo realista y, a partir de ahí, todo es posible. Llegar a cuartos de final sería un buen resultado para el futsal serbio".

Desde luego, llegar a los cuartos de final de una Copa Mundial es un gran objetivo. Al fin y al cabo, es un torneo donde se reúnen las mejores selecciones y los mejores jugadores del planeta.

"Me gustan Lozano, Diego y Merlim. Ojalá tenga la oportunidad de jugar contra algunos de ellos en el Mundial".

Pero ¿de dónde viene este optimismo? ¿Cómo es que este atacante zurdo, de gran técnica, tiene tanta confianza en sí mismo y en su selección?

"Nuestras mayores bazas son la juventud y la buena amistad que nos une fuera de la cancha. Además, practicamos un futsal muy rápido, moderno. Eso sí, todavía tenemos mucho margen de mejora. Debemos estar concentrados durante los 40 minutos, no solo de manera intermitente".

Con sus tres tantos contra Finlandia en la repesca mundialista, el internacional serbio conquistó el corazón de muchos aficionados y, además, hizo vibrar a su padre. Para Lazarević es algo especialmente importante, porque tiene una relación muy estrecha con él.

"Mi padre es mi referente y mi ídolo. Me ha apoyado a lo largo de toda mi vida y todo se lo debo a él. Me hace muy feliz que se sienta orgulloso de mí".

En septiembre de 2021, en Lituania, Lazarević tendrá la oportunidad de hacer brillar de nuevo los ojos de su padre y de la afición serbia. Quién sabe, tal vez cumplir 24 años justo un día antes de que comience la Copa Mundial sea un buen presagio. Y a la noche de Helsinki le podría seguir otra noche inolvidable en Kaunas, Klaipeda o Vilna...

Explora este tema

Notas recomendadas