El domingo, a las cuatro de la tarde (hora local), Alessandro Nuccorini se sentará por última vez en el banquillo del gimnasio NTU de Taipei, para asistir a la final del Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA 2004. Durante cuarenta minutos, tal vez más, va a intentar sacar lo mejor de sus hombres sobre la cancha. Porque está en juego nada menos que un título mundial. Y aunque asegure con malicia que España es superior a su equipo, nadie duda de que esconde varios ases bajo la manga.

FIFA.com: Alessandro, ¿cómo ve usted esta final frente a España?
Alessandro Nuccorini: Yo ya hace tiempo que lo venía diciendo: España es de lejos la favorita. Y lo es aún más después de su victoria sobre Brasil. Acabamos de encontrarnos con ellos en la segunda ronda y estamos en buena posición para reconocer la calidad de este equipo. Hasta que alguien pruebe lo contrario, ellos siguen siendo los campeones del mundo, superiores a nosotros en muchos terrenos, y tendrán la ventaja de poder contar con todos sus efectivos. Por nuestra parte, tendremos que arreglárnoslas sin Vicentini. No obstante, nosotros hemos ganado los dos últimos encuentros que hemos disputado contra España. Eso puede ser una ventaja, pero no necesariamente, porque ellos vendrán con ganas de revancha. Aunque mis jugadores estén actualmente bastante cansados, le puedo asegurar que lo daremos todo.

Según usted, ¿es una ventaja haberse enfrentado ya a esta escuadra durante este Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA 2004?
Pienso más bien lo contrario. Acabamos de ver a este equipo batir a Brasil, como si tal cosa. Para nosotros, es casi un milagro estar aún presentes en esta competición. Y creo que es difícil que ocurran dos milagros en dos días.

¿Esperaba usted una final España-Italia?
Si bien creo que los cuatro equipos presentes en semifinales eran verdaderamente los mejores, no puedo dejar de pensar que Ucrania y Portugal también eran serios pretendientes a la corona mundial. Por eso las semifinales fueron tan reñidas, era imposible predecir quién ganaría.

Una victoria de su equipo en la final sería sin lugar a dudas un auténtico trampolín para el futsal en Italia…
Uno de nuestros objetivos al venir aquí era promocionar el fútbol sala en Italia. ¿Qué mejor forma de conseguirlo que realizar una gran actuación? Ver que el público comienza a interesarse y a amar nuestro deporte es un gran motivo de satisfacción. Pero es cierto que un éxito el domingo sería una formidable publicidad.

¿Qué opina usted de esta final 100% europea? ¿Está el futsal sudamericano menos avanzado que el de Europa?
Pienso que se trata sólo de una coincidencia, porque las semifinales han estado realmente muy equilibradas. Sería injusto decir que los equipos sudamericanos son hoy en día inferiores a los europeos. Personalmente, me alegra ver que todos los equipos han aumentado su nivel de juego, como por ejemplo los asiáticos. Cuanto más homogéneo sea el nivel, tanto más interesante será el futsal.

¿Cómo diferenciaría usted el estilo europeo del sudamericano?
Yo diría simplemente que son dos culturas totalmente diferentes. Pero en deporte jamás hay una verdad absoluta, las predicciones son imposibles. Estimo que es muy interesante para el futsal ver cohabitar estas diferentes culturas.

¿Qué arenga les va a echar usted a sus jugadores?
Es duro apremiar a unos jugadores agotados para que vuelvan a concentrarse en un nuevo partido. Sabemos que España es más fuerte, y que es el favorito lógico. Pero nosotros lo vamos a dar todo, créame.

Antes de las semifinales, España decía que prefería jugar contra Italia en una hipotética final.
Yo los entiendo perfectamente. Si se analizan los dos encuentros que hemos disputado recientemente contra ellos, comprendo que prefieran volver a enfrentarse con nosotros. Quieren tomarse la revancha. Y para serle franco, yo hubiera preferido enfrentarme a Brasil, con el cual no tenemos ningún pasado reciente, y sobre todo porque nunca les hemos ganado. Pero vamos a abordar esta final como los siete partidos que ya hemos entablado en este campeonato del mundo.

¿En qué terreno o terrenos cree usted que se va a marcar la diferencia?
Sinceramente, creo que será la forma física lo que más contará. En mi opinión, España no ha tenido que esforzarse más que a partir de la segunda ronda. En nuestro caso, son siete finales las que llevamos a la espalda. Por tanto, estoy seguro de que el equipo de Javier Lozano estará en mejor forma que nosotros. Pero como ya le he dicho anteriormente, daremos hasta la última gota de nuestras fuerzas. El desenlace bien lo merece.