Brasil ha conquistado el tercer puesto en el Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA Chinese Taipei 2004, gracias a una victoria holgada por 7-4 sobre Argentina, en el partido por el bronce. A diferencia del primer duelo entre estos dos equipos, hace seis días, unos cansados albicelestes no consiguieron ofrecer un juego concentrado hasta la segunda parte, cuando los brasileños cedieron un poco aprovechando su amplia ventaja en el marcador.

El seleccionador de Brasil, Ferretti, comentó tras el encuentro: "Los dos equipos han jugado sin presión, por eso ha resultado más fácil ofrecer un espectáculo con muchos goles. Estamos contentos de habernos llevado la medalla de bronce". Según ha sabido FIFA.com, Ferretti se retira de su puesto como técnico de la selección brasileña en beneficio de su sucesor, de quien se espera que aporte nuevas ideas al equipo.

Ante el partido por el tercer puesto, la gran incógnita era ver cuál de los dos entrenadores, Ferretti al frente de Brasil o Larrañaga a cargo de los argentinos, conseguiría motivar a su equipo tras la derrota en semifinales. Ambos equipos afrontaron este reto sin cambios en la alineación respecto a su anterior encuentro.

Muy pronto quedó claro quién iba a dominar la contienda. A los 22 segundos de juego, Brasil se adelantó. Falcão empujó el esférico al fondo de las mallas desde poca distancia, aprovechando una asistencia de Simi: su undécimo gol en el torneo (1-0, 1'). Y el combinado brasileño seguía presionando, mediante Falcão, que anotó el segundo del partido (2-0, 6'). Así las cosas, Argentina volvía a conocer el amargo sabor de la derrota demasiado pronto, al igual que en el primer duelo con Brasil, en la segunda fase, y en la semifinal con Italia.
  
De todas formas, el conjunto Albiceleste esta vez tardó todavía menos en recuperarse del susto. El capitán Carlos Sánchez se encargó de devolver las esperanzas a su equipo (2-1, 9'). Sin embargo, Argentina no contaba con Falcão, que restableció la distancia en el marcador de dos goles con un seco disparo (3-1, 12'). Schumacher remató tras una bella combinación con Tobias y anotó el siguiente para Brasil (4-1, 17'). El juego continuaba sin perder ritmo, y Euler también vio puerta (5-1, 18'). Tobias le hizo un pase a Índio, y los argentinos volvían a encajar una diana (6-1, 19'). Planas y Giménez desaprovechaban una ocasión para disimular la paliza en el marcador (20').

En la segunda mitad, Argentina buscó contener los daños. Una vez más, Sánchez acortaba distancias tras una bonita combinación con Garcías (6-2, 23'). Guisande pudo lucirse ante Falcão (25'), mientras que el guardameta brasileño se quedaba sin opciones ante un tiro de Giustozzi (6-3, 29'). Un Brasil cada vez más pasivo permitió que Argentina se acercara aún más, nuevamente mediante Giustozzi (6-4, 30'). La meta de Franklin se veía acribillada, y en cuestión de pocos minutos el guardameta tuvo que lucirse con tres magistrales paradas frente a Sánchez y Wilhelm (35'). No obstante, Schumacher deshizo todos los sueños albicelestes enviando un lanzamiento de falta por toda la escuadra (7-4, 36').

El entrenador de Argentina, Fernando Larrañaga, ha señalado: "Estoy algo decepcionado, porque durante la primera parte vimos a un equipo argentino muy pasivo y poco concentrado. No es algo típico de nuestra defensa recibir 14 goles en dos partidos. En la segunda mitad, demostramos que lo sabemos hacer mejor".