Antes de la final del Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA Chinese Taipei 2004, una cosa es segura, y es que los dos entrenadores finalistas están de acuerdo sobre un punto: su equipo no es el principal pretendiente a la victoria. Al igual que Alessandro Nuccorini, Javier Lozano prefiere pensar que su conjunto actuará el domingo en el papel de segundón. Pero, ¿cuál de los dos tiene razón?

FIFA.com: Javier, ¿cómo aborda esta final?
Javier Lozano: Con una inmensa alegría. Pero también con un fuerte sentimiento de responsabilidad, así como con una gran confianza.

¿Opina que puede ser una ventaja haber jugado ya contra Italia en la segunda ronda de este Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA 2004?
¡Por supuesto que sí! Al haber disputado ya un encuentro frente a Italia, conocemos mejor sus puntos fuertes y sus debilidades. Sabemos más sobre este equipo que al principio del torneo, eso sin duda.

¿Imaginaba que este torneo iba a concluir con un España-Italia?
Para mí, era una posibilidad. Italia, como campeona de Europa, era uno de los favoritos, y nosotros también, como defensores del título. Nada era seguro al cien por cien, pero había una probabilidad alta.

Esta final enfrentará a dos equipos europeos. ¿Cree que el futsal sudamericano tiene hoy en día menos nivel que el de Europa?
En Europa hay muchas más competiciones que en todos los demás rincones del planeta. No hay ningún secreto: cuando se pone interés en una disciplina organizando encuentros, los equipos progresan. Para mí, es la mayor ventaja que tiene Europa sobre Sudamérica.

¿Qué diferencias ve entre el futsal europeo y el sudamericano?
Yo diría que el futsal sudamericano es más técnico y creativo, mientras que en Europa sin duda se priman más el físico y la táctica. No creo que pueda afirmarse que uno u otro modelo sea mejor. Lo ideal es conseguir en un equipo una mezcla de ambos.

¿Qué va a decirles a sus jugadores en las próximas horas?
Lo primero que voy a decirles es que disputar una final de un Mundial es una gran suerte. Un acontecimiento que quizás sólo vivan una vez en sus carreras. Luego les pediré que den lo mejor de sí. En el campo ya veremos cómo se desarrolla todo.

Alessandro Nuccorini considera que España es la favorita indiscutible para esta final. ¿Qué piensa usted?
Es astuto, quiere trasladarnos la presión. Es de buena lid. Pero, sinceramente, creo que su equipo es el favorito lógico para el triunfo. Son campeones de Europa y nos han derrotado dos veces en nuestros dos últimos enfrentamientos. ¿Qué más quieren?

¿Qué aspecto o aspectos son los que podrían acabar decantando la balanza?
El resultado de este encuentro lo decidirán detalles muy pequeños. Una gran jugada individual, una falta, un saque de esquina… Habrá que estar muy atentos, porque el más mínimo despiste podría resultar fatal.