Pocos pondrán en duda el futuro del futsal asiático mientras Damien Knabben esté al cargo del combinado de Chinese Taipei. Después de todo, se trata del hombre que dirigió a la selección nacional de Bélgica de esta especialidad durante once años, entre 1992 y 2003; que pasó otros once años jugando al futsal en el Maasmechelen, el tricampeón de la liga belga; y que entrenó al Hasseld y consiguió para este gran club Belga siete campeonatos de liga, además de cinco títulos de copa.

En el año 2000 empezó a dedicar todos sus conocimientos y experiencia en el futsal a equipos asiáticos y condujo a la selección de Irán a Guatemala 2000. Posteriormente, inició su trabajo con la Asociación de Fútbol de Chinese Taipei, a la que ayudó a fomentar y perfeccionar el futsal en todas sus categorías. FIFA.com ha charlado con esta gran figura internacional y el entrenador nos ha hecho partícipes de sus reflexiones sobre el futsal de Chinese Taipei y de Asia en general.

La idea de promover el futsal en Chinese Taipei surgió en una reunión que el Secretario General Chang Chan Wei y usted mantuvieron hace cuatro años. ¿Por qué creyeron que esa idea podría dar frutos en Chinese Taipei?
En aquella época estaba claro que el fútbol no era precisamente popular en la isla y que le interesaba a muy poca gente. Por eso, era prioritario involucrar en él a niños y jóvenes. Y el futsal, que requiere una infraestructura y condiciones más simples que el fútbol de once jugadores, resultaba más fácil de llevar a la práctica.

¿Cuáles fueron sus primeros objetivos con Chinese Taipei?
Era difícil conseguir un equipo de categoría mundial en pocos años, así que el mejor trabajo que podíamos hacer era abonar el terreno con la formación de niños y jóvenes y, a la vez, organizar competiciones por toda la isla. De esta forma, creamos una cantera mucho mayor, en la que pudimos realizar una más amplia selección para el equipo nacional de Chinese Taipei.

Desde el principio ayudé al señor Chang Chan Wei a entrenar a alumnos de las escuelas. Más tarde, él se hizo cargo de la Asociación de Fútbol de Chinese Taipei y entonces fue cuando empezó el desarrollo general del futsal en esta isla.

Tras cuatro años de trabajo ininterrumpido, ¿ha cumplido con sus objetivos principales?
No es posible avanzar a pasos agigantados de la noche a la mañana. Sabemos que no podemos estar a la altura de las potencias mundiales: sufrimos tres derrotas consecutivas en la fase de grupos. Sin embargo, nuestros jugadores han progresado muchísimo, y ha sido fantástico comprobar que los chicos de nuestra selección más joven, que empezaron a jugar al futsal hace tan sólo un par de años, pueden marcar dos goles en el Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA. Ahora ya sabemos que hay esperanza para el futsal del país.

¿Qué aspectos principales deben mejorar los jugadores de Chinese Taipei?
Forman un equipo muy joven y deben mejorar en muchos aspectos: en potencia física, en estado de forma, en mentalidad, en técnica, etc.

Usted llevó a Irán a Guatemala 2000, pero los campeones asiáticos han decepcionado en esta ocasión y han sido incapaces de colocarse entre los últimos ocho clasificados.
El problema es que el Equipo Melli ha jugado un futsal pasado de moda.

¿Qué quiere decir con "un futsal pasado de moda"?
Está claro que los jugadores iraníes son técnica e individualmente muy potentes, pero han dependido demasiado de su habilidad y su técnica. No han jugado lo suficientemente rápido. Hoy en día, los partidos de futsal requieren más velocidad y más competitividad, y hay que aprender a hacer frente a los problemas de un partido a un ritmo muy rápido.

¿Qué opina de Japón y Tailandia?
Tailandia causó una gran impresión en su partido contra Brasil. Aunque perdió, hizo gala de una gran técnica y de una defensa muy sólida. Japón también ofreció actuaciones notables en sus tres partidos, con un buen trabajo de equipo y combinaciones perfectas.

¿Cómo pueden competir los jugadores asiáticos, físicamente más menudos, con sus rivales europeos o americanos, mucho más altos y corpulentos?
La mejor manera es enfrentándose a ellos. En primer lugar, deben tener sus propias ligas, que les permitan mantenerse para seguir adelante; y, después, tienen que jugar lo máximo posible contra equipos europeos o sudamericanos. La única forma de mejorar es midiéndose con los mejores equipos del mundo. Si hoy aprendes de ellos, podrás vencerles mañana.

¿Le ha impresionado especialmente algún jugador asiático? ¿Hay jugadores asiáticos con posibilidades de convertirse en figuras mundiales el día de mañana?
En los equipos asiáticos actuales, un buen trabajo de equipo es mucho más importante que la perfección individual. Una o dos estrellas mundiales pueden fortalecer al grupo, pero con un buen trabajo de equipo y una buena planificación puedes ganar un partido.

¿Seguirá cooperando con Chinese Taipei tras este torneo de la FIFA?
Aquí he hecho amigos a los que realmente aprecio. Es una buena cosa compartir mis conocimientos del futsal con ellos.

¿Aceptaría una invitación de otros equipos asiáticos?
¿Por qué no? El futsal no tiene fronteras. En este Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA hemos presenciado el gran progreso que han realizado los equipos asiáticos. El potencial del futsal en el mayor continente del mundo es ilimitado. Me gustaría ofrecerles toda la ayuda que necesiten y emplear mis conocimientos y experiencia en la formación de sus jugadores.