La triple campeona, Brasil, estaba decidida a recuperar el título en el Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA Chinese Taipei 2004, después de perder la final de Guatemala 2000 frente a la selección española. Sin embargo, luego de una convincente trayectoria, Falcão y compañía volvieron a tropezar en la misma piedra y cayeron ante el conjunto ibérico en semifinales. Sus sueños de conquistar el título mundialista por cuarta vez quedaban truncados. Los españoles no vacilaron ni un segudno en la final, y se aseguraron, al imponerse 2-1 a la campeona de Europa, Italia, su segundo título mundial consecutivo.
En Chinese Taipei no se han producido demasiadas sorpresas, pero el espectador disfrutó de encuentros muy interesantes; la diferencia de nivel entre los equipos participantes se ha reducido considerablemente respecto al torneo que se celebró hace cuatro años. Repasa con FIFA.com lo acontecido en este muy interesante torneo de Chinese Taipei.

España destaca por la unidad de su equipo

Antes de comenzar el torneo, veíamos a unos jugadores españoles bastante escépticos a la hora de evaluar sus propias posibilidades de repetir el triunfo de Guatemala 2000. No parecían estar suficientemente convencidos de su potencial, y se veían rodeados de adversarios difíciles. Cuando ya se estaba disputando el campeonato, el técnico Javier Lozano seguía opinando que, aparte de España, había otros cuatro aspirantes al título.

Ciertamente, durante la liguilla no todo lo que brilló fue oro para España, por muy favorables que fueran los resultados. Tras la importante victoria inaugural por 2-0 sobre Ucrania, el conjunto hispano permaneció ileso, cuando se impuso a Chinese Taipei (10-0) y a Egipto (7-0). En la segunda fase cambió bastante el panorama, y los españoles tuvieron que emplearse a fondo para alcanzar la semifinal. Tras una sacrificada victoria por 2-0 sobre la selección checa, la defensora del título caía derrotada ante Italia 2-3, y quedaba en una situación bastante comprometida, ya que antes de concluir la ronda le esperaba Portugal, un rival muy difícil. Pero, España supo mantener la calma y superó a su vecino 3-1, y obtuvo una plaza en semifinales.

Ese partido fue una repetición de la final de 2000 contra Brasil. Lozano prometió desde el principio un partido muy bonito, y no se equivocó. El encuentro estuvo bastante igualado: por momentos se adelantaba Brasil, más tarde parecía dominar España. Al final, el conjunto ibérico pudo imponerse a los temidos sudamericanos, con mucho empeño y un poco de suerte, en los penales, y esta victoria se debió en mayor medida a la unidad del equipo que a la categoría individual de sus jugadores.

En la final, los españoles se enfrentaban a la campeona de Europa, Italia, el equipo que los había derrotado pocos días antes. No estuvieron de acuerdo los entrenadores sobre si este hecho representaba una ventaja o una desventaja para sus respectivos equipos, pero al final prevaleció la experiencia del conjunto español, que disputaba su tercera final mundialista consecutiva. La selección de Italia dio una ligera impresión de cansancio y sucumbió 1-2, en lo que fue el mayor logro de su historia en el futsal. A lo largo de todo el torneo, el combinado de Italia supo convencer por su juego interesante y compacto. Bacaro fue nombrado el tercer mejor jugador del torneo, y todo el equipo justificó el orgullo del técnico Alessandro Nuccorini.

Argentina, en semifinales

Durante mucho tiempo, Argentina fue una hoja en blanco del mundo del futsal, pero en Chinese Taipei los albicelestes se hicieron notar considerablemente. Ya desde una difícil primera fase, donde les tocó jugar con Portugal, Irán y Cuba, pudieron salir vencedores al ganar los tres encuentros. La actuación estelar de la primera ronda fue, sin duda alguna, la victoria por 1-0 sobre los portugueses, después de que, en la primera cita, frente a Cuba (3-0), tuvieran bastantes dificultades para batir al guardameta Wilfredo Carbó. Finalmente, los hombres de Fernando Larrañaga se impusieron claramente por 6-1 a una selección iraní que había acudido al campeonato con grandes expectativas.

La siguiente ronda empezó con un triunfo para los argentinos, quienes vencieron 2-1 a Estados Unidos. Tras una apretada derrota por 1-2 ante Brasil, el encuentro con Ucrania fue decisivo de cara al pase a la semifinal. A los a lbicelestes les valía el empate, y de hecho pasaron a semifinales con un 0-0. De todas maneras, aquí no fueron capaces de hacerle frente a Italia. Muy pronto, encajaron goles que no lograron igualar en todo el partido, si bien lograron demostrar todo su potencial en la segunda mitad.

Falcão, un artista

El brasileño Falcão ha sido la estrella indiscutible de la quinta edición del Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA. Gracias a sus 13 dianas, se convirtió en el máximo goleador del torneo y el jugador más admirado por el público. Además, fue nombrado mejor jugador del campeonato. A sus 27 años, ha sabido cautivar al público con susrepetidas muestras de alto nivel técnico , sin por ello dejar de complementar sus talentos con un entendimiento del juego de equipo que benefició a todo el conjunto. Anotó desde la primera cita, contra Australia. El momento más espectacular fue el gol que le hizo a Tailandia, una llamada "carretilha", que no sólo le sirvió para batir al guardameta tailandés, sino para conquistar el corazón de los aficionados.

Nivel superior respecto a Guatemala 2000

El nivel de los equipos, en general, ha mejorado notablemente respecto al campeonato de Guatemala 2000, según destacó, entre otros, el entrenador brasileño, Ferretti. Mientras que los anfitriones de hace cuatro años tuvieron que encajar una humillante derrota de 2-29, la mayor paliza, que en esta ocasión sufrió el joven y heterogéneo equipo de Chinese Taipei, no fue, ni mucho menos, tan sonada (0-12 en el partido inaugural contra Egipto). Algunos países, como Japón, Tailandia, Egipto o Cuba, han mejorado claramente, lo que favorece enormemente al desarrollo de este deporte en general. Australia no disgustó a pesar de sus tres derrotas, al igual que Estados Unidos, que ofreció un rendimiento muy respetable, teniendo en cuenta que a sus jugadores no les sobraba experiencia. España, Italia y Brasil han consolidado su papel de líderes mundiales. Argentina ha sido una de las sorpresas positivas del campeonato, al haberse hecho con el cuarto puesto. Por tanto, ya nos podemos ir ilusionando con el torneo que se celebrará en 2008.

Participantes:
Egipto, España, Ucrania, Chinese Taipei, Australia, Brasil, Tailandia, República Checa, Italia, Paraguay, Estados Unidos, Japón, Argentina, Portugal, Irán, Cuba.

Clasificación final:

  1. España

  2. Italia

  3. Brasil

  4. Argentina

Nombres a retener en la memoria:
Luis Amado, Javi Rodríguez, Marcelo (ESP), Vinicius Bacaro, Edgar Bertoni, Grana (ITA), Falcão, Simi, Franklin (BRA), Carlos Sánchez, Javier Guisande, Leandro Planas (ARG), Ivan, Joel Queirós (POR), Wael Abdel Mawla (EGY), Sergei Koridze (UKR), Johnny Torres (USA), Wilfredo Carbo (CUB), Kenichiro Kogure (JPN), Vahid Shamsai (IRN), Anucha Munjarern (THA)

Estadios:
NTU de Taipei, Gimnasio Linkou de Tao Yuan

Goles (total):
237, una media de 5.93 por partido

Máximos goleadores:
13 goles: Falcão (BRA), 10 goles: Índio (BRA), 9 goles: Marcelo (ESP)

Espectadores:
50,923

Promedio de espectadores por partido:
1,273

Detalles curiosos

En ningún partido anterior del Campeonato Mundial de Futsal de la FIFA se había producido el resultado de 0-0. En Chinese Taipei 2004, se llegaron a dar incluso dos históricos empates sin goles. Primero fueron Italia y Portugal quienes quedaron 0-0. A los pocos días, el encuentro entre Argentina y Ucrania terminó con el mismo resultado. Este dato revela una creciente mejora en defensa por parte de los equipos.