Representantes de la FIFA y del Comité Organizador Local (COL) estuvieron reunidos durante cuatro días en Colombia para evaluar el desarrollo de la organización de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2016, evento que se disputará en ese país entre el 10 de septiembre y 1 de octubre.

La visita de inspección tuvo su puntapié inicial el martes 26 de enero en Ibagué. Allí, Jaime Yarza, Jefe de Eventos FIFA, Rodrigo Cobo, director del COL y director general de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), y Perla Álvarez, del Departamento Administrativo del Deporte, también conocido como Coldeportes, se reunieron con autoridades locales para constatar los progresos de la construcción del coliseo.

Como resultado, se tomó la decisión de cancelar la sede a Ibagué. De esta forma,  el torneo se disputará en tres ciudades: Bucaramanga, Medellín y Cali. El anuncio se hizo efectivo durante la conferencia de prensa que cerró la visita de inspección el viernes 29 de enero en la sede de la Federación Colombiana, en Bogotá.

“De acuerdo con la Federación Colombiana, la alcaldía y Coldeportes, nos pareció imposible seguir el proyecto de Ibagué como sede de la Copa Mundial. La administración anterior no cumplió con lo prometido y decidimos no correr riesgos. Lo sentimos mucho, pero fue la decisión más prudente”, afirmó Yarza ante los medios.

Confianza en el resto de las sedes
La visita propiamente dicha continuó aquel mismo martes 26  en Bucaramanga, ciudad que ahora, al igual que las dos sedes restantes, acogerá a dos grupos.

"Tenemos un compromiso positivo de las autoridades", expresó Kasra Haghighi, Jefe de Futsal y Beach Soccer FIFA. "El alcalde Rodolfo Hernández confía plenamente en entregar una sede en perfectas condiciones para recibir el evento. Se vienen meses cruciales para progresar en la adaptación del coliseo en distintas áreas. Todavía queda bastante por hacer. Estamos trabajando con el Comité Local para asegurarnos que todo se terminará en tiempo y forma", agregó Haghighi.

El miércoles 27, la delegación se trasladó hasta Medellín, escenario de una de las semifinales. En la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, las autoridades locales presentaron el cronograma de adaptaciones y obras del Coliseo Iván de Bedout. Al mismo tiempo, se constató el avance en otras zonas destinadas a diferentes áreas de la operación, aunque también la imperiosa necesidad de profundizar el trabajo en los campos de entrenamiento, un problema común a todas las sedes

“Medellín ha mostrado avances", sentenció Yarza. "Junto a la ciudad, la Federación Colombiana y Coldeportes, trabajamos para ajustar varios detalles, adaptaciones que hacen falta para llegar a las condiciones ideales para que el torneo sea un éxito. Hasta febrero, estamos pendientes de los trámites legales del proceso licitatorio para poder comprar materiales, y ahí sí empezar las obras y las adecuaciones. Nos marchamos con buenas sensaciones, pero somos conscientes que es el momento de acelerar las tareas pendientes", amplió el Jefe de Eventos FIFA.

El jueves 28 de enero, la comitiva llegó a Cali, ciudad que será sede de la otra final y de la jornada decisivia. Allí fue recibida por el alcalde Maurice Armitage y por un grupo de trabajo de la alcaldía destinado a los asuntos relacionados con la organización del evento. “Nos vamos satisfechos de Cali por los adelantos que han tenido las obras en los últimos meses, pero también por el firme compromiso de las autoridades locales para hacer frente a este gran reto que será la Copa Mundial de  la FIFA de Futsal", concluyó Rodrigo Cobo.

La visita concluyó el viernes 29 con la mencionada conferencia de prensa.