Para muchos, marcar el primer gol en una Copa Mundial de Fútsal de la FIFA con la camiseta de su país a los 21 años sería motivo de alegría. Incluso ameritaría algún festejo alocado, besándose el escudo o con dedicatoria a la cámara incluida.

No es el caso del ruso Iván Chishkala.

"Sencillamente, no soy un ser humano emotivo", dice el muchacho a FIFA.com, un rato después de anotar el segundo tanto en el 7-1 sobre Cuba. "No puedo decir que sentí algo especial. Lo tomé como lo que fue, otro gol. Para mí es más importante haber logrado los 9 puntos y estar en la fase de eliminación directa".

Es difícil saber cuánto influye en esa frialdad que Chishkala naciera en Norilsk, el núcleo urbano más al norte de Siberia, al norte del Círculo Polar Ártico. Un lugar donde hay 45 días de noche total, con temperaturas que rondan los 50° bajo cero y vientos de hasta 25 metros por segundo.

Lo indudable es que nacer en Norilsk sí influyó para que se decidiera a practicar el juego que lo trajo hasta la cálida Colombia. "Allá hace muchísimo frío, no hay otro deporte que no sea fútsal", dice sobre su ciudad natal.

"Me inscribí a los siete años en una escuela de fútsal. Cuando tenía catorce me mudé a Moscú y comencé a jugar en el Dínamo. Me vieron reclutadores de la selección y me citaron para los equipos juveniles. De la sub-20 pasé a la absoluta y aquí estoy", comparte con una tímida sonrisa.

Entre el fútsal y los estudios
En el camino ganó la Copa Fútsal de Estudiantes 2014, torneo al que Rusia asiste con juveniles de la selección que estudian carreras universitarias.

Y es que Chishkala, además de jugar para el Gazprom Gazprom-Ugra Yugorsk, club con que ganó recientemente la Copa de Fútsal de la UEFA, acude a la Universidad Estatal Técnica de Aviación Civil, un lugar que prepara profesionales para trabajar en el área de transporte.

En el tiempo que le queda, le apasiona "jugar al Counter-Strike en la computadora". ¿Y juegos de fútbol? "No, no me interesan. Lo mismo que el fútbol de campo, quizás veo por tele ciertos partidos de la Liga de Campeones, pero jamás voy a un estadio".

Con el fútsal es diferente. "Miro todo lo que puedo de las ligas de Italia y España, pero no sigo a ningún jugador en particular. Si hay uno que es bueno o me gusta, le presto más atención".

Visiones de presente y futuro
Que tiene visión para la especialidad no hay dudas: con 4 pases gol, comparte el segundo lugar de la tabla de asistencias de Colombia 2016. Nada mal para el segundo jugador más joven de Rusia y el duodécimo del Mundial.

Una juventud que convertirá a Chishkala en uno de los jugadores rusos que tomará la posta en el recambio generacional. "Entiendo que hay una renovación natural, y ojalá me toque a mi ese rol".

Mientras tanto, opina con franqueza sobre si el camino de Rusia hasta octavos ha sido tan fácil como lo han hecho parecer. "Respetamos a todos los equipos, pero sabemos que podemos marcar diferencia sobre ciertos rivales. Nuestro objetivo era estar listos para las eliminatorias. Ahora vienen los partidos más duros".

Su rival por un lugar en cuartos será la debutante Vietnam. "No importa quién sea, tienes que enfrentar a quien te pongan delante". Tampoco da relevancía a que Rusia tenga menos prensa que Brasil, Italia o Portugal. "No me molesta. Sabemos que estamos a la sombra de otros países, pero también a qué vinimos".

¿A ganar el título? "No creo que podamos hablar de ser candidatos todavía, aunque sé todo lo fuerte que es nuestro equipo. Ahora sólo nos queda jugar, jugar y jugar".