Colombia 2016

Un entrenador en la cancha

(FIFA.com)
MEDELLIN, COLOMBIA - SEPTEMBER 15: Mohammad Keshavarz (R) of Iran shoots on goal during the FIFA Futsal World Cup Group F match between Iran and Morocco at Coliseo Ivan de Bedout stadium on September 15, 2016 in Medellin, Colombia. (Photo by Alex Caparro
© Getty Images

El deseo de cualquier técnico es tener futbolistas que sean su prolongación en el terreno de juego. Por eso, Seyed Nazemalsharieh, seleccionador de Irán, está encantado de contar en sus filas con Mohammad Keshavarz en esta Copa Mundial de Fútsal de la FIFA Colombia 2016. No en vano, el capitán de los campeones asiáticos fue entrenador de su equipo, el Giti Pasand, durante un año.

"Estábamos pasando por algunos problemas en el club y no teníamos entrenador. Además, la entidad no tenía dinero suficiente para fichar a uno nuevo, así que decidí dar un paso al frente para ayudar a mi equipo", explica el jugador, de 34 años, en su charla con FIFA.com sobre su llegada al banquillo. Durante la temporada 2014-15 fue jugador y entrenador simultáneamente, una experiencia que cambió la perspectiva que tenía del fútsal.

A partir de ese momento se encargó de las tácticas, de preparar los entrenamientos y de numerosos aspectos organizativos. "Cuando uno asume la responsabilidad, su ángulo de visión cambia. Tuve que empezar a ocuparme de un montón de cosas de la noche a la mañana", recuerda el cierre sobre aquella etapa. "Ahora entiendo mejor a algunos de mis entrenadores anteriores cuando intentaban enseñarme algo en mis años mozos", reconoce entre carcajadas.

Planes de futuro
Y pese a que ejercer de entrenador-jugador fue un reto muy exigente para Keshavarz, no se le dio nada mal. El mejor jugador de fútsal de Asia del año 2011 guió a su equipo hasta el subcampeonato en la liga iraní, quedándose a sólo un punto del título. Sin duda, un buen papel que le allanará el camino en su próxima etapa.

"Claro que me gustaría trabajar como entrenador algún día", admite Keshavarz, padre de una niña, sobre su futuro. Lo que aún no quiere revelar, sin embargo, es cuándo colgará las botas y pasará definitivamente a los banquillos. "Lo dejaré en cuanto note que ya no sirvo de ayuda al equipo".

Ese momento podría estar lejos todavía, y más cuando uno ve jugar en la Copa Mundial de Colombia al seis veces campeón de liga iraní. En su cuarta prueba reina, Keshavarz está demostrando ser aún uno de los puntales de su selección y, gracias a su experiencia, contribuyó a que Irán ganara finalmente el igualadísimo duelo contra Marruecos.

En la cancha, resulta evidente que el dorsal número 4 de Irán no renuncia a su vocación de entrenador. Se comunica permanentemente con sus compañeros y les da indicaciones. Después de que su equipo alcanzara demasiado pronto el límite de faltas cometidas, Keshavarz intentaba poner calma entre los suyos cada vez que corría peligro de recibir un doble penal. Por si fuera poco, se mostró muy inteligente en los uno contra uno y provocó que sus rivales erraran algún que otro pase.

El entrenador es quien mandaTras el encuentro, saldado con victoria del Equipo Melli por 5-3 sobre los campeones de África, Keshavarz se quedó un buen rato en la cancha dialogando con su seleccionador. "Hablamos muy a menudo, sobre todo de aspectos tácticos. Después, procuro aclarárselos de nuevo a mis compañeros en los entrenamientos", señala el jugador. "Pero es el técnico quien establece el sistema de juego, yo sólo lo transmito", puntualiza.

Hasta la fecha, esta interacción está dando buenos frutos en Colombia. Irán aguantó bien contra España, vigente campeona de Europa, aunque al final acabó perdiendo. No obstante, merced a su triunfo sobre Marruecos, el cuadro iraní conserva sus opciones para acceder a octavos. Después de caer en esa ronda en la edición de 2012, Keshavarz quieren llegar más lejos en esta ocasión.

"Hemos venido a Colombia con grandes aspiraciones y queremos quedarnos más tiempo en este país tan maravilloso", afirma con confianza. Para llegar a los cruces, Irán necesita los tres puntos en el último partido de la fase de grupos, que le enfrentará a Azerbaiyán el domingo 18 de septiembre a las 18:00, hora local, en Medellín.

Lo que ya es seguro es que Keshavarz se llevará algunas experiencias importantes de Sudamérica que, más tarde, le serán de utilidad en su carrera como entrenador. Luego, sólo necesitará que sus jugadores actúen con tanta cabeza en la cancha como lo hace él. De ser así, continuaremos oyendo su nombre en el futuro.

Notas recomendadas

Copa Mundial de Futsal de la FIFA

Jugadas destacadas: Irán 5-3 Marruecos

16 sep. 2016

Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2016

Colombia 2016: Irán 5-3 Marruecos

16 sep. 2016

Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2016

Irán se mete en la pelea (5-3)

16 sep. 2016