En la Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2012, la Roja demostró toda su calidad para doblegar a una Rusia valiente que, en el final, casi da la campanada.