Ricardinho lo intentó de todas las formas posibles, incluido un remate acrobático a lo "delfín", pero un defensor impidió in extremis el gol.