Ocho títulos de ocho: es la apabullante racha que ostentan actualmente los equipos mexicanos en la Liga de Campeones de la CONCACAF. Desde que, en la temporada 2008/09, la confederación de la región reestructuró su máxima competición de clubes, sólo los equipos de la Liga MX han levantado el trofeo y pasado a representar a la CONCACAF en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Si incluimos las tres últimas ediciones de la anterior competición reina de clubes, la Copa de Campeones de la CONCACAF, la estadística se amplía a 11 títulos consecutivos para conjuntos mexicanos. Dicha serie no sólo pone de relieve la fortaleza del fútbol azteca en la región, sino también la misión titánica que afrontan los equipos no mexicanos al perseguir el título de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Esta semana arrancan las semifinales de la edición 2016/17, y dos clubes norteamericanos siguen defendiendo el pabellón de sus países y de la Major League Soccer (MLS). El FC Dallas (Estados Unidos) y el Vancouver Whitecaps (Canadá) se encuentran a cuatro partidos de hacer historia y erigirse en el representante de la región en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA EAU 2017. Pero en su camino, cómo no, se interponen sendos rivales mexicanos: el Dallas se verá las caras con el Pachuca, mientras que el Vancouver se enfrenta al subcampeón del año pasado, Tigres UANL.

Un reto apetitoso
Doblegar a oponentes mexicanos en la fase de eliminatorias de la Liga de Campeones de la CONCACAF viene siendo una ardua tarea para los clubes de la MLS. Mientras que la Liga MX ya rebasó el ecuador de su torneo Clausura, la MLS apenas alzó el telón de su nueva temporada a principios de mes. De hecho, las campañas de Dallas y Vancouver en 2017 se iniciaron en los cuartos de final de la cita continental, donde eliminaron al Árabe Unido panameño y al Red Bulls de Nueva York, respectivamente.

Dado que ambos equipos sólo han disputado un par de encuentros en la presente MLS, todo apunta a que Dallas y Vancouver podrían tener muchos problemas para estar al 100% en estos cruces de semifinales.

Aunque la temporada esté en su tramo inicial, el entrenador del FC Dallas, Óscar Pareja, cree que su equipo puede plantearle un duro examen al Pachuca a doble partido. “Supone un gran desafío para nosotros”, admite el técnico colombiano a FIFA.com. “Siempre es un privilegio y un honor representar a la liga [MLS] en esta ronda, y enfrentarse a un equipo como el Pachuca. Somos muy optimistas; tenemos mucha fe y convicción sobre lo que podemos hacer en la eliminatoria, y nos estamos preparando bien”.

Unas impresiones que comparte el entrenador del Vancouver Whitecaps, Carl Robinson, mientras se prepara para desplazarse con su joven equipo para disputar la ida contra los Tigres, este martes en el imponente Estadio Universitario. “Es una experiencia increíble para los jugadores jóvenes [de nuestra plantilla]”, resalta el ex internacional galés. “Será el partido más importante de algunas de sus vidas, y tienen que disfrutar de la ocasión. No tienen que dejarla escapar y deberán recordar cada minuto de ambos asaltos, porque cuando consigues una oportunidad como ésta, es importante no desperdiciarla”.

A dar un salto de calidad
Fijándose más detenidamente en la historia de la Liga de Campeones de la CONCACAF, Dallas y Vancouver podrían hallar motivos para sentirse capaces de romper los pronósticos y aspirar a conquistar el título a finales de abril. En el curso 2010/11, el Real Salt Lake se quedó a un gol de ser el primer conjunto de la MLS en ganar la competición –y el primero estadounidense desde que, en 2000, el Galaxy de Los Ángeles se coronó con el antiguo formato–. Pero el Monterrey no lo quiso así, y se ciñó la primera de sus tres coronas seguidas al imponerse al cuadro de Utah por un global de 3-2 en la final a doble partido.

Asimismo, en el ejercicio 2014/15, una espléndida racha del Montreal Impact hizo creer a muchos que al fin se materializaría el primer título para la MLS y Canadá, pero el Club América resultó demasiado fuerte para el conjunto de Quebec, y se adjudicó la final por un tanteo global de 5-3.

Entre los contendientes de las semifinales figura un jugador de los Whitecaps que puede presumir de una experiencia única: haber ganado el máximo trofeo de clubes de la CONCACAF con el último equipo no mexicano en conseguirlo. En 2005, Christian Bolaños ayudó al Saprissa costarricense a conquistar la Copa de Campeones de la CONCACAF y a quedar tercero en el Mundial de Clubes de ese año en Japón.

“Tenemos que creer en nuestras posibilidades y jugar como un equipo”, asevera el internacional costarricense. “Estamos en semifinales, así que tenemos una oportunidad y debemos aprovecharla. No importa si Tigres es más fuerte teniendo el balón o lo que digan los periódicos sobre las cifras. Esto es fútbol. Hay que jugar 180 minutos, y hacerlo con mucha inteligencia. Si arrancamos un 0-0 en México, obtendremos un gran resultado y adquiriremos confianza”.

Un tanteo favorable en su visita a Tigres complacería al Vancouver de cara al decisivo choque de vuelta en su feudo del BC Place, el miércoles 5 de abril. Para el Dallas, obtener una ventaja este miércoles en la ida, en su campo del Toyota Stadium, se antoja esencial antes de visitar el Estadio Hidalgo del Pachuca en la vuelta, el martes 4 de abril.

El portero del Dallas, Chris Seitz, afronta lleno de ilusión su choque contra los Tuzos. “Acudimos a cada encuentro pensando que vamos a salir a ganar”, subraya Seitz. “Verdaderamente, tendremos que estar muy sólidos en defensa, porque es una eliminatoria a doble partido, y nos hemos familiarizado mucho con ellos. Sabemos que va a ser todo un reto”.