Quizás a Lionel Messi no le interese romper una marca tras otra, aunque eso ciertamente no lo detiene: la Pulga reescribió otro capítulo de la historia del fútbol argentino al sobrepasar a Gabriel Batistuta como el máximo anotador de todos los tiempos de la selección.

Su golazo a Estados Unidos por la semifinal de la Copa América Centenario, un exquisito tiro libre al poste izquierdo del arquero al promediar el primer tiempo, le permitió alcanzar los 55 y superar así a los 54 del Batigol. La Albiceleste goleó 4-0 a la anfitriona y alcanzó la final del torneo por segunda edición consecutiva.

"Estoy feliz, pero también agradecido a mis compañeros, a todos aquellos con los que me tocó jugar en este último tiempo. Este récord es también gracias a ellos. ¿El gol? Le apunté ahí, a vece sale, a veces no... Aposté a que diera el paso al medio, lo hizo y le pelota le cayó justo detrás", dijo Messi tras el encuentro en Houston, donde más de 70.000 personas fueron testigos preferenciales de su nuevo hito. Lio además dio dos asistencias.

Argentina irá por su primer título desde 1993 el próximo domingo 26 de junio en East Rutherford, New Jersey, ante el ganador de Chile y Colombia, protagonistas de la otra semifinal. Un momento ideal para que el 10 continúe agrandando su cuenta goleadora...

Datos y detalles
Messi anotó su primer gol el 1 de marzo de 2006, en un amistoso ante Croacia que se disputó en Basilea, Suiza, durante su sexto partido con la selección. En total necesitó 112 encuentros para superar el récord de Batistuta, lo que la de un promedio de 0,49 por juego. Al Bati, cambio, le llevó apenas 77 establecer la marca, por lo que su media de 0,70 es superior.

Eso sí, Messi se adueñó del récord a tres días  de cumplir 29 años, casi cuatro menos de los que tenía Batistuta cuando anotó su último tanto con la selección.

¿Cómo los hizo? Hasta aquí, la Pulga marcó 50 dianas de zurda -11 de ellas de penal y 5 de tiro libre-, 3 de derecha y 2 de cabeza. Tras el gol que le significó este nuevo hito, Estados Unidos es uno de los países donde ha sido más prolífero con 12, los mismos que acumula en Argentina.

Sin embargo, nunca antes le había marcado a la selección estadounidense, por lo que ya son 27 los rivales que lo han padecido. Además ha anotado 6 dobletes y 4 tripletes, el último ante Panamá en esta misma Copa América Centenario.

Messi totaliza ahora 8 dianas por la competencia continental. Además sumó 26 en amistosos internacionales, 16 en eliminatorias mundialistas y 5 en Copas Mundiales de la FIFA. Y es allí donde aspira a superar al mítico Batistuta, quien sigue liderando esa tabla entre sus compatriotas con 10 goles mundialistas.

Ahora quiere el título
¿Qué dijo el mismo Batigol el pasado mes de abril ante el hecho inevitable? "Llegué a ser el goleador histórico de la selección casi sin darme cuenta. Sin proponérmelo, porque nunca fue un objetivo ni una obsesión. Las estadísticas nunca me importaron", le contó entonces al programa Líbero de la señal televisiva argentina TyC Sports.

"Ahora, cuando Leo me saque el récord... Y un poquito me va a doler (risas)... Pero no me lo quita cualquiera, no me lo saca un normal, me lo saca un marciano. Eso me deja un poco más tranquilo", agregó Batistuta, quien jugó su último partido con la selección el día de la eliminación con Suecia en la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002.

Pero Bati tiene algo que Messi ansía: títulos con la Albiceleste absoluta. Él logró las Copas Américas 1991 y 1993, además de la Copa FIFA Confederaciones 1992. La Pulga, en cambio, acumula tres finales perdidas, las de las Copas Américas 2007 y 2015, y la del Mundial de Brasil 2014, donde logró un agridulce Balón de Oro adidas.

¿Será el momento de saldar esa deuda? "El objetivo cuando llegamos era jugar otra final, y lo conseguimos. Desde el primer día hicimos la cosas muy bien y merecidamente estamos acá. Ojalá no se nos escape. La ilusión y las ganas de todos es que por fin se nos dé. Lo merecemos por todo el trabajo que hemos realizando estos años", concluyó Messi.