Chile no sólo confirmó su condición de mejor selección de Sudamérica sino que extendió su reinado a todo el continente tras obtener la Copa América Centenario en Estados Unidos. La Roja debió esperar 99 años para lograr su primer título, pero tardó menos de uno en obtener el segundo.

Al igual que en 2015, los chilenos se quedaron con el trofeo tras vencer en el duelo decisivo otra vez a Argentina, de nuevo en los penales. El impacto de perder su tercera final de una competencia internacional en tres años consecutivos fue mucho mayor de lo esperado para la Albiceleste, tras conocerse la noticia del retiro de Lionel Messi del combinado nacional.

La histórica edición del torneo de selecciones más antiguo del mundo marcó un récord de asistencia para el evento, que contó con la participación de 16 países, 10 de CONMEBOL y 6 de CONCACAF. Todos ellos reenfocarán ahora su atención en la continuidad de las eliminatorias para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018.

FIFA.com desgrana las conclusiones más importantes del certamen que culminó el 26 de junio.

El campeón
Chile fue de menor a mayor, ratificando al final todas aquellas cualidades que exhibe desde hace años. Dueña de la mejor camada de futbolistas de su historia, la Roja convirtió en convicciones aquella dudas del estreno ante la misma Argentina, se mostró como un equipo maduro, sólido, que sabe a qué juega a pesar de que su técnico Juan Antonio Pizzi lleva apenas cuatro meses en cargo.

Lo mismo sucedió en lo individual y sus futbolistas acapararon los premios. Claudio Bravo, de flojo debut, fue clave en el tramo decisivo y ganó el Guante de Oro; Alexis Sánchez, sin incidencia en el inicio, creció y se quedó con el Balón de Oro; Eduardo Vargas tardó dos juegos en ver puerta, pero obtuvo la Bota de Oro; y Arturo Vidal, sin galardón pero clave otra vez para guiar a su equipo.

Chile deberá ahora refrendar todo lo bueno que hizo en Estados Unidos en el clasificatorio para Rusia, donde marcha cuarto. Y por supuesto, la gran apuesta de esta generación es hacer historia en un Mundial.

Lecciones aprendidas
Argentina parece haber llegado a una encrucijada: todo lo bueno que hizo antes del último partido quedó en el olvido con el paso al costado de Messi, un adiós que puede tener consecuencias impensadas para una generación de jugadores marcada por perder finales.

Ni la seguridad que consiguió atrás -recibió 2 goles en 6 partidos- ni la contundencia que exhibió antes del duelo decisivo -promedió 3 tantos por juego- parecen importar ahora, cuando otros jugadores podrían seguir el camino del 10. Qué será la era post Messi es una incógnita que recién empezará a develarse con el regreso de las eliminatorias.

Es cierto que Colombia llegó a Estados Unidos con el objetivo de jugar la final, pero su actuación tiene aristas mucho más positivas que el tercer puesto en sí. José Pekerman le dio vuelo a jugadores de la liga colombiana como el lateral Farid Díaz y los volantes Daniel Torres y Sebastián Pérez, subiéndose al podio con el segundo plantel más joven de la competición por detrás de Perú.

Los de Ricardo Gareca, justamente, pasaron la prueba pese a su juventud, más allá de no haber repetido los terceros puestos que ocupó en Argentina 2011 y Chile 2015. Distinto es el caso de Ecuador, que logró quebrar una racha de 19 años sin superar la fase de grupos pero cayó en un partidazo con Estados Unidos en cuartos de final.

Buenas sensaciones dejó el nuevo proyecto de Rafael Dudamel con Venezuela. Logró superar un grupo que incluía a México y Uruguay. Cayó en cuartos ante Argentina pero sacó lecciones alentadoras para retomar una eliminatoria mundialista que ahora mira desde el fondo de la tabla.

Hubo tres pesos pesados que no superaron la fase de grupos. En Brasil y Paraguay el resultado trajo consecuencias, ya que tanto Dunga -reemplazado por Tite- como Ramón Díaz, dejaron sus banquillos. El tercero fue Uruguay, que no contó con Luis Suárez por lesión y eso lo condicionó. Sin embargo, los tres pelearán hasta el final por estar en el próximo Mundial.

Estados Unidos resultó el mejor representante de la CONCACAF, que tuvo a dos países entre los mejores ocho. De la mano de los veteranos Clint Dempsey y Jermaine Jones, demostró oficio y ambición, más allá de la goleada con Argentina en semis. México, en cambio, se marchó con saldo negativo tras sufrir en cuartos su peor derrota oficial a manos de Chile. El tiempo dirá qué secuelas dejó el 0-7 que puso fin abruptamente a una racha de 22 partidos sin perder.

Costa Rica y Panamá, pero sobre todo Bolivia, Jamaica y Haití -0 puntos en 3 partidos-, deberán mejorar rápido para encarar lo que resta de sus eliminatorias mundialistas.

Números que hablan
46.000. Es el promedio de espectadores por partido que tuvo la Copa América Centenario, cifra que representa la mayor asistencia en los 100 años de la competencia. Además, convierte a esta edición en el segundo evento futbolístico que más gente atrajo en los Estados Unidos después de la Copa Mundial FIFA de 1994, en la que se jugaron 20 partidos más.

Hemos oído...
"Esta generación de jugadores es para ponerse de pie. Por todo lo que hace, por todo el esfuerzo, por todo lo que deja detrás para venir a representar un país. Estoy muy feliz y esto para todos los chilenos que nos han acompañados en todas, en las buenas y en las malas [...] Esta generación no tiene techo".
Arturo Vidal, apenas terminada la final de la Copa América Centenario.

Premios

Balón de Oro
Alexis Sánchez (Chile)

Guante de Oro
Claudio Bravo (Chile)

Bota de Oro
Eduardo Vargas (Chile), 6 goles
Lionel Messi (Argentina), 5
Gonzalo Higuaín (Argentina), 5

Premio Fair Play
Argentina

El 11 de la Copa América