Más de 100,000 miembros, más de tres millones de aficionados - el FC Barcelona es un fenómeno. El 29 de noviembre de 1999 se cumplirá el centenario de la fundación del club, lo cual da motivo a delinear un retrato del "Barça", representativamente también para todos los demás clubes que celebran su centenario este año.

Por PACO AGUILAR Reportero del diario El Mundo Deportivo de España

Decía César Luis Menotti que cuando uno llega al aeropuerto de El Prat, en Barcelona, mirando a la cara de la gente, se sabe si el Barça ha ganado o ha perdido. No le falta razón al buen técnico argentino. Y su ejemplo sirve para cualquiera de las poblaciones catalanas. El barcelonismo es un sentimiento, no sólo una fidelidad a unos colores y a un club de fútbol. El FC Barcelona celebrará el 29 de noviembre de 1999 su centenario, cien años de historia, alegrías, tristezas, triunfos y derrotas, pero sobre todo fútbol. Un partido ante la selección 'canarinha' de Brasil, contra su ex jugador Ronaldo, será el broche de oro de la celebración.

Futbol Club Barcelona
Año de Fundación: 1899
Estadio: Camp Nou
Capacidad: 112,000
Superficie del terreno: 107 x 72 meters
Fecha de Inauguración: 1957
Miembros del Club: 102,000
Secciones Deportivas: indoor football, basketball, handball, field hockey, ice hockey, athletics, rugby, baseball, volleyball, figure skating
Presidente: Josep Luís Nuñez Clemente
Lleva en el cargo desde 1978, elegido democráticamente por primera vez entre los socios.
Títulos Alcanzados: 67 temporadas en Primera División. 15 Ligas, 24 Copas de España, 5 Supercopas de España y dos Copas de la Liga.
Europa: 1 Copa de Europa (1992)
4 Recopas (1979, 82, 89, 97).
3 Copas de Ferias, llamadas ahora Copas UEFA (1958, 60 y 66).
2 Supercopas Europeas (1993 y 1998)
Jugador con más partidos disputados: Migueli (391)
Máximo goleador en una temporada: Ronaldo con 34 goles en 1996-97
Peor puesto en su historia: Duodécimo (12) en la temporada 1941-42

La leyenda del Barça empieza a forjarse en el otoño de 1899, concretamente el 22 de octubre. Ese día, Hans Gamper, un empresario suizo, afincado en Barcelona, publica un anuncio, con faltas de ortografía incluidas, en la revista Los Deportes. En él se podía leer: "Nuestro amigo y compañero Mr. Kans Kamper, de la sección de Foot-Vall de la Sociedad Los Deportes y antiguo campeón suizo, deseoso de poder organizar algunos partidos en Barcelona, ruega a cuantos sientan aficiones por el referido deporte se sirvan ponerse en relación con él". Esa nota informativa fue el origen del actual Barça, uno de los equipos más importantes del mundo no sólo en el plano deportivo sino en el económico, social y hasta político. A la petición de Gamper respondieron jóvenes que vivían en Barcelona, ingleses, escoceses, alemanes y españoles. Entre todos, siete días después, dieron origen al Foot-Ball Club Barcelona, un equipo de fútbol que con el tiempo llegaría a ser algo más que un club en todos los aspectos para la sociedad civil catalana. La fundación oficial del club fue el 29 de noviembre de 1899.

No es una sociedad anónima

El Barça mueve en la actualidad cientos de millones de dólares en presupuesto y es una entidad financiera y deportiva que ha podido evitar por el momento desde lucir publicidad en sus camisetas a convertirse en una sociedad anónima como le ha sucedido a la mayoría de clubs españoles por expreso deseo gubernamental debido a sus deudas. ¿Cuál es su secreto? Fundamentalmente los 108.000 socios que están detrás de los colores 'blau i grana', entre los que figuran el Papa Juan Pablo II, el tenor José Carreras, el presidente del CIO Juan Antonio Samaranch o João Havelange, Presidente de honor de la FIFA, entre otros personajes. Junto a ellos, más de tres millones de simpatizantes. Muchos son socios desde que nacen hasta que mueren. Y no es una ocurrencia fácil porque muchos niños catalanes son socios antes que sean inscritos en el registro civil. Otros piden al club permiso para ser enterrados con la bandera del club de su vida.


El fundador del "Barça": el suizo Hans "Juan" Gamper.

Por algo se dice que el Barça es algo más que un club de fútbol. La historia del Barça no es un camino de rosas. Tiene episodios extradeportivos que van desde la muerte trágica de su fundador Hans Gamper (se suicidó) tras el 'crak' económico del 29, a la clausura de su estadio en plena dictadura del general Primo de Rivera por silbar al himno español en un partido de homenaje al Orfeó Català en 1925, sin olvidarse del fusilamiento del presidente Josep Sunyol, que era diputado en Madrid por Esquerra Republicana de Catalunya, a manos de las tropas franquistas en 1936. Durante la guerra civil española, el equipo del Barça tuvo que escapar a Suramérica y allí se disgregó. Ventolrà e Iborra se quedaron en México, Balmanya y Escolà en Francia. Más tarde, un partido contra el Real Madrid en 1943 en que ganaron los blancos por 11-1 después de que la policía amenazara a los jugadores barcelonistas en los vestuarios. Esos ejemplos son básicos para entender lo que significa el FC Barcelona para sus seguidores, lo que representa la rivalidad con otros equipos que excede del plano meramente deportivo.

El dilema del "Barça"


Escenas del partido de copa entre Español y Barcelona del 20 de enero de 1929 con Samitier (izqda.), jugador del "Barça".

Ahora el Barça empieza el año del Centenario. Se encuentra en un dilema nada fácil para la directiva que encabeza Josep Lluís Núñez a un paso del año 2000. Los socios, auténtica fuerza motora del club junto a las 'penyes' (agrupaciones de socios y simpatizantes de las que hay mil repartidas por todo el mundo) no quieren que el equipo deje de ser una entidad deportiva sin ánimo de lucro. Clubs potentes, sobre todo ingleses e italianos, cotizan en bolsa, tienen grupos multimedia detrás de ellos. El FC Barcelona debe basarlo todo en los ingresos de televisión, los 'atípicos' y taquillaje. Por eso Núñez ideó la Fundació del Barça, una entidad paralela que le permitirá, sin abandonar los esquemas actuales, llegar a cotizar en bolsa si es necesario. Aunque todo esto a los socios y simpatizantes les interesa menos.

El Barça a lo largo de la historia ha sabido conjugar en sus equipos un 'núcleo histórico' de jugadores de casa, de la cantera, con los mejores llegados del resto del estado español o de todo el mundo. Hablar del FC Barcelona es hablar por épocas de auténticos 'cracks' extranjeros como Paulino Alcántara, Franz Platko, Héctor Scarone, Eulogio Martínez, Zoltan Czibor, Sandor Kocsis, Ladislao Kubala, Evaristo de Macedo, Johan Cruyff, Hugo Sotil, Johan Neeskens, Hansi Krankl, Diego Armando Maradona, Bernd Schuster, Gary Lineker, Ronald Koeman, Hristo Stoichkov, Romário da Souza, Michael Laudrup, Ronaldo o Figo por citar algunos. Pero también es hacerlo de Ricardo Zamora, Pepe Samitier, los hermanos Gonzalvo, Sagi-Barba, César Rodríguez, Joan Segarra, Luis Suárez, Justo Tejada, Fernando Olivella, Estanislao Basora, Antonio Ramallets, Gustavo Biosca, 'Migueli', 'Quini', Carles Rexach o Pep Guardiola. Una lista interminable de grandes jugadores que lucieron la camisola barcelonista y de la selección de España.

Inolvidable Helenio Herrera


Kubala, una de las figuras estelares del Barcelona, en un partido de liga contra el Español en la temporada 1958-59.

Tampoco debemos olvidarnos de técnicos que han marcado épocas, que cómo sucede con los futbolistas, llegaron primero al campo de Les Corts y luego al Camp Nou procedentes de todo el mundo. Como Fernando Daucik y su equipo de las 'Cinco Copas', o el inolvidable Helenio Herrera, aquel que hizo buena aquella frase suya de "ganar sin bajar del autobús" que con Luisito Suárez arrolló a finales de los años 50. Mención aparte merecen Johan Cruyff y su 'Dream Team' que obtuvo la ansiada Copa de Europa, un torneo que se le había negado a la entidad a lo largo de la historia y que se logró en 1992 en Wembley. Fue una fiesta que congregó a un millón y medio de aficionados 'culés' en las calles de Barcelona para festejar ese título que era como una maldición desde que en 1961 perdió el Barça la final ante el Benfica en Berna en la final de los postes, ya que los barcelonistas remataron hasta cuatro veces a la madera. Igual o peor que en 1986 cuando el Barça volvió a perder la final en Sevilla ante el Steaua rumano.

Junto a estos recordados futbolistas debe destacarse a entrenadores inolvidables, algunos de ellos ya fallecidos, como Hennes Weisweiler, Vic Buckingham, Rinus Michels, Udo Lattek, César Luis Menotti, Terry Venables, Ladislao Kubala o Fernando Daucik, sin olvidar a los Forn, Balmanya, Seguer, Orizaola, Artigas,...


El legendario Johan Cruyff en plena acción en la temporada 1973-74 contra el Atlético Bilbao.

Crisis de identidad

El Barça ha sido y es, junto al Real Madrid, el club más importante de España. Su museo del Camp Nou (el segundo más visitado de Barcelona tras el Picasso) no da abasto para albergar los trofeos logrados por la entidad barcelonista con 15 Ligas, 24 Copas de España, tres Copas de Ferias, tres Recopas y una Copa de Europa. Suya es la primera Liga que se jugó en España en la temporada 1928-29. La entidad se reúne ahora en el complejo deportivo que rodea al Camp Nou, el estadio construido en 1957 tras la época dorada de Laszi Kubala que se debió ampliar tras el paso de Johan Cruyff, sin duda dos de los jugadores que más han marcado la historia azulgrana y que tras ser ídolos en el campo también lo fueron en los banquillos.

Ahora, tras la sentencia del 'caso Bosman' el club azulgrana pasa por una crisis de identidad para muchos por la invasión de jugadores llegados de fuera. Para otros simplemente es una consecuencia directa del cambio de legislación en la nueva Europa sin fronteras. En todo caso, el Barça tiene más jugadores internacionales 'oranje' en sus filas que el resto de clubs de Holanda. Louis van Gaal dirige a un equipo en el que juegan habitualmente Hesp, Reiziger, Bogarde, Zeden, Cocu y Kluivert mientras negocian el fichaje de los hermanos De Boer. Junto a los holandeses están los internacionales portugueses (Figo y Baía), brasileños (Giovanni y Rivaldo) y unos pocos españoles como Sergi, Luis Enrique, Abelardo, Guardiola, Celades o Nadal que luchan por hacerse un hueco en un FC Barcelona que parece la ONU.

"Barça, Barça, Barça"


El máximo triunfo internacional: Ronald Koeman elevando el trofeo de la Copa de Campeones, ganado en 1992 en Londres (1:0 tras alargue contra el Sampdoria Génova).
FOTOS: El Mundo Deportivo

Algunos comentaristas han llegado a decir que el barcelonismo es cómo una religión. No es así. Simplemente sucede que el Barça ha sido siempre una entidad en la que han convivido variadas tendencias políticas, un nacionalismo moderado, todas las clases sociales y, encima, ha sido un elemento integrador de los miles de emigrantes que han llegado de fuera. De ahí que la definición de que el Barça es algo más que un club obedece a la realidad. Ya lo dice el himno del club barcelonista: "somos la afición blaugrana, tanto da de dónde venimos, si del sur o del norte, ahora estamos de acuerdo, una bandera nos une, blaugrana al viento, un grito valiente, tenemos un nombre, lo sabe todo el mundo, Barça, Barça, Barça".