Cuando, en diciembre de 2004, el Corinthians convirtió a Carlos Tévez en el fichaje más caro realizado por un club sudamericano, los escépticos eran multitud. ¿Lograría un argentino asentarse en Brasil? ¿Podría sobrellevar mejor a los medios de comunicación de São Paulo un jugador que estaba ansioso por irse de Boca Juniors a causa de la desmedida atención de que era objeto en Buenos Aires? ¿Sería capaz de cargar con las enormes expectativas desatadas y liderar al Corinthians hacia los éxitos que sus seguidores exigían?

A los once meses de su llegada al Parque São Jorge, sus críticos han recibido respuestas concluyentes. El domingo, Tévez brindó una nueva actuación magistral al meterle tres tantos al vigente campeón, el Santos, en la paliza por 7-1 con la que el Corinthians mantuvo su ventaja de seis puntos al frente de la tabla del Brasileirão.

En el caso del Santos, un equipo que está atravesando por dificultades desde que traspasó a Robinho (el mejor jugador de la temporada 2004) al Real Madrid, fue su mayor derrota en la historia del campeonato brasileño. Sin embargo, tras la marcha de Robinho, una nueva estrella ha salido de la sombra para acaparar la mayoría de los titulares del fútbol brasileño. 

El triplete de Tévez del fin de semana le situó con 18 dianas en lo que va de temporada (a tres de distancia de Robson, delantero del Paysandu, quien encabeza actualmente la tabla de goleadores de la liga). El ariete argentino, ante la pregunta de si iba a luchar por el título de máximo artillero, restó trascendencia a sus deseos personales de triunfo: "Para mí no tiene importancia", resaltó. "Solamente quiero ayudar al Corinthians a ganar el campeonato".

Sin embargo, al jugador de 21 años le aguarda un galardón más importante. El Balón de Oro, que se concede al mejor jugador de todo el torneo, ha tenido destinatarios ilustres en las últimas temporadas y, ahora que la campaña 2005 afronta su último tramo, Tévez es el gran favorito para unirse a Kaká, Alex y Robinho en la cualificada lista de ganadores recientes.

Fichaje sorpresa
La decisión de Tévez de fichar por el Corinthians despertó la curiosidad general. La figura de Boca Juniors, considerado por muchos como el argentino de más talento que ha surgido desde la retirada de Diego Armando Maradona, había sido tentado por PSV Eindhoven, Atlético de Madrid y Bayern de Múnich, e incluso había sido vinculado al todopoderoso Chelsea londinense.

Su peligrosa combinación de un veloz cambio de ritmo, una fuerza descomunal y unos gestos técnicos imprevisibles le valieron ser considerado como uno de los talentos más apasionantes del fútbol sudamericano; pero lo que le ha hecho marcar la diferencia respecto a otras promesas de su generación ha sido la calidad de su remate. Durante el Torneo Olímpico de Fútbol Atenas 2004, Tévez llevó a Argentina a la gloria con 8 goles en 6 partidos que le hicieron concluir como máximo goleador, junto con una serie de excepcionales actuaciones que le valieron el premio al mejor jugador del torneo. 

Tras expresar su intención de dejar Boca y, posteriormente, coquetear con un traspaso al fútbol europeo, el joven defraudó a su amplia lista de pretendientes del Viejo Continente al aceptar un lucrativo contrato con el Corinthians e integrarse en la revolución sufrida por el equipo paulista.

No todo ha ido sobre ruedas. Tévez también ha tenido sus contratiempos desde que cambió los colores de Boca Juniors por los del Timão. En sus primeros meses en el equipo, el enérgico delantero se vio involucrado en sendas discusiones acaloradas con sus compañeros Dinelson y Carlos Alberto. Más tarde, durante un entrenamiento en abril, se enzarzó en una pelea a puñetazos con el defensa suplente Marquinhos.

Fuera de la cancha, 'Carlitos' también ha provocado titulares difamatorios. Por ejemplo, fue multado por llevar una camiseta del Manchester United en una rueda de prensa; y también fue el blanco de las críticas por afirmar que las mujeres no eran aptas para arbitrar partidos de fútbol en el país.

"El mejor delantero del mundo"
Pero según avanzaba el año, la popularidad del argentino entre sus colegas y la prensa brasileña ha ido aumentando. El modesto delantero, al tiempo que admitía que es "más feliz y mejor jugador" desde que recaló en el Corinthians, ha restado importancia en repetidas ocasiones a su importancia dentro del equipo. Sin embargo, varias destacadas figuras del balompié brasileño han sido elocuentes a la hora de elogiar al vivaz ariete.

"Tiene que ir al Mundial porque no sólo es el mejor delantero de Argentina, sino también el mejor delantero del mundo hoy en día", aseveró Antonio Lopes, entrenador del Corinthians. "Si yo fuera el seleccionador argentino, le tendría en mi equipo titular sin el menor atisbo de duda".

El seleccionador de Brasil, Carlos Alberto Parreira, también le admira: "Tévez está demostrando por qué pagaron 20 millones de dólares por él", comentó. "Tiene tanto talento que marca realmente la diferencia".

Los devotos seguidores de Tévez ya han inscrito su nombre en el santuario de los más grandes del club, junto al de Rivelino, Sócrates y Marcelinho Carioca. La temporada brasileña se acerca a su fin y, ahora, a 'Carlitos' sólo le queda completar un doblete en su primera campaña en el Corinthians, ayudando al equipo a conquistar el Campeonato Brasileño y la Copa Sudamericana.