Paola ya está casi resignada. Nunca dará la vuelta al mundo con su marido. Deberá contentarse con descubrir Europa al ritmo que pasa por diferentes clubes y conquista títulos Giovanni Trapattoni, viajero infatigable al servicio del deporte rey.

"A menudo me pregunto cuándo dejaré el fútbol, pero todavía no tengo la respuesta", bromea el técnico, conocido cariñosamente como "Trap" en Italia. Siempre de punta en blanco, con su cabello plateado cuidadosamente peinado, impone respeto de forma natural, sin necesidad de exhibir su currículo.

Cuando se le pregunta cómo consigue conservar esa pasión de juvenil, contesta sin dudarlo: "Intentando siempre fijarme un nuevo objetivo, superar un reto. Lo que me anima no es sólo el hecho de ganar, sino más bien conseguir que mi equipo juegue al primer toque, permitir a los jugadores desplegar plenamente su fútbol en puestos que no eran los suyos en un principio".

Con Lothar Matthäus como ayudante, esta temporada ha logrado el título de liga al frente del SV Red Bull de Salzburgo. Ante la sugerencia de que la tarea no era tan complicada, al tratarse del equipo más rico del país, se apresura a replicar: "Nunca es fácil. La plantilla se había remodelado por completo, yo descubría una nueva cultura, había que formar un grupo, intentar poner de acuerdo a jugadores de trece nacionalidades distintas".

"Trapattoni es el entrenador ideal para cimentar un colectivo", señala el legendario Dino Zoff, quien trabajó durante mucho tiempo a sus órdenes.

"No sé cuántas veces he cambiado de sistema de juego"
En Austria, Trapattoni no tardó mucho tiempo en suscitar unanimidad. Más aguzado que nunca, marcó la tónica durante las sesiones de trabajo de resistencia y estiramientos, ganándose el respeto de sus hombres. Luego encontró el sistema táctico adecuado, prueba de que no estaba encasillado en un esquema aplicable a todos los equipos, y de que no tenía una receta milagrosa. "No sé cuántas veces he cambiado de sistema de juego a lo largo de los años, pasando fundamentalmente del 4-4-2 al 4-3-3, por no hablar del 4-2-3-1 con la selección".

"Hay que demostrar experiencia, conocer bien el fútbol internacional, para poder vivir en simbiosis en mundos diferentes. Hay que adaptarse al idioma, a la comida, a las costumbres del país, y sobre todo no improvisar nunca, para lograr que lo acepten a uno. En caso contrario, somos como elefantes en una cacharrería", explica con su franqueza habitual.

El Salzburgo conquistó así el título -que se le escapaba desde la temporada 1996/97- con diecinueve puntos de ventaja a cinco jornadas del final, añadiendo un nuevo éxito a la impresionante tarjeta de presentación de su técnico.

En 33 años de carrera, ha estado a la cabeza de ocho equipos (Juventus, Inter, Bayern de Múnich, Cagliari, Fiorentina, Benfica, Stuttgart, Salzburgo), con los que ha ganado 23 trofeos, entre los que destacan diez ligas en cuatro países diferentes: siete en Italia (seis en el Juventus y una en el Inter), una en Alemania, con el Bayern (1997), otra en Portugal (Benfica, 2005) y la última (de momento) en Austria (Salzburgo).

En el podio de los entrenadores europeos
Acompaña ahora en la tercera plaza europea al austriaco Ernst Happel, vencedor en cuatro ligas distintas (Holanda, Bélgica, Alemania, Austria). Todavía puede alcanzar al húngaro Béla Guttman, campeón de cinco naciones (Hungría, Italia, Brasil, Portugal y Uruguay), e incluso a quien posee el récord de la especialidad, el croata Tomislav Ivic, con victorias en seis países (Yugoslavia, Holanda, Bélgica, Grecia, Portugal, Francia).

Por último, con 23 títulos, Trapattoni figura en la tercera posición de los entrenadores europeos más laureados, tras los escoceses Alex Ferguson (33) y Jock Stein (26) y empatado con el ucraniano Valeri Lobanoski (23), justo por delante del alemán Ottmar Hitzfeld (22).

Su etapa de cuatro años como seleccionador de la Squadra Azzurra es la única sombra en una carrera excepcional. Entre 2000 y 2004, dirigió al combinado trasalpino en 44 encuentros (25 victorias, 12 empates y siete derrotas), aunque fracasó en los dos grandes torneos en los que participó: fue eliminado en octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002 y en la primera fase del Campeonato Europeo de la UEFA Portugal 2004.

"No volveré a entrenar a ningún equipo italiano, aunque me tienta la idea de probar una nueva experiencia en otro país. Pero aquí (en Salzburgo) cuentan conmigo para la Liga de Campeones la próxima campaña. Podría ser interesante pasar la ronda previa y disputar la fase de liguilla", avanza, pensando ya en su próximo desafío.

Giovanni Trapattoni
Nacido el 17 de marzo de 1939 en Cusano (Milán)
Posición: centrocampista defensivo
274 partidos en la Serie A, debut el 24 de enero de 1960
17 partidos con la selección italiana (1 gol)

Carrera como jugador:
Milan AC (1959-1971)
Palmarés: Copas de Europa de 1963 y 1969, Copa Intercontinental de 1969, Recopa de Europa de 1968, Copa de Italia de 1967

Carrera como entrenador:
Milan (1974-76), Juventus (1976-86), Inter de Milán (1986-91), Juventus (1991-94), Bayern de Múnich (1994-95), Cagliari Calcio (1995-96), Bayern de Múnich (1996-98), Fiorentina (1998-2000), Italia (2000-04), Benfica (2004-05), Stuttgart (2005-06), Salzburgo (2006-07)

Palmarés (principales títulos):
campeón de Italia (1977, 1978, 1981, 1982, 1984, 1986 y 1989), Copa de Europa (1985), Copa Intercontinental (1985), Copa de la UEFA (1977, 1993, 1991), campeón de Alemania (1997), campeón de Portugal (2005), campeón de Austria (2007)