Cuando el Borussia Dortmund a finales de la temporada 2007/08 terminó en la 13ª plaza de la división de honor alemana, registrando en consecuencia su peor desempeño en 20 campañas, Mats Hummels tenía 19 años y ya llevaba seis meses jugando en régimen de préstamo para el vencedor de la Liga de Campeones de la UEFA en 1997.

A principios de 2008, el talentoso defensa fue cedido por el Bayern de Múnich al club de la Cuenca del Ruhr para que acumulara allí la experiencia de juego que no podía adquirir en el campeón histórico de Alemania, en cuyos equipos había competido desde los siete años. Fue el paso acertado para Hummels.

El central de 1,92 metros de alto enseguida demostró que era un refuerzo de garantías para los Gualdinegros y empezó a actuar regularmente en la Bundesliga. Y desde que en la entretemporada de 2008 Juergen Klopp se hizo cargo del equipo seis veces campeón de Alemania, Hummels es imprescindible. Junto con el internacional serbio Neven Subotic, el ahora zaguero de 22 años conforma la bisagra defensiva del BVB, que a mediados de 2009 lo contrató hasta el año 2013 por un monto cercano a los cuatro millones de euros.

Hummels quiere seguir mejorando
Después de algunos problemas de lesiones que le costaron toda la segunda vuelta del ejercicio 2008/09, Hummels regresó pletórico de forma la siguiente campaña, hasta el punto de frecuentar el primer plano de la Bundesliga. En los 30 partidos que disputó, marcó cinco goles y habilitó otros dos, balance insólito para un defensa.

"Estoy muy satisfecho con cómo salieron las cosas la temporada pasada, tanto para mi equipo como para mí personalmente. Me gustaría continuar por el mismo camino y seguir mejorando", señaló Hummels en su conversación con FIFA.com en referencia al curso 2009/10, en el que el Borussia Dortmund acabó dueño de la quinta posición.

Gracias a este rendimiento y a sus convincentes actuaciones en los partidos de clasificación para la Liga Europa de la UEFA contra el Qarabag Agdam (al que ganó por 4-0 en casa y por 0-1 fuera), el conjunto de Dortmund se ha clasificado para la fase de grupos de la competición europea. Allí le aguardan en su sección equipos como el Karpaty Lwiw (Ucrania), el París St. Germain (Francia) y el Sevilla (España). No será una tarea sencilla para Hummels y compañía. Sin embargo, el central tiene muy clara la hoja de ruta.

Símbolo del nuevo BVB
"Con el acceso a la fase de grupos de la Liga Europa, ya hemos logrado alcanzar un primer objetivo parcial. Ahora nos gustaría mantenernos vivos en esta competición y en la Copa de Alemania hasta el año 2011. En la Bundesliga procuraremos hacer un papel igual de bueno que el de la temporada pasada", comenta el versátil cortafuegos en referencia a sus objetivos.

Porque además de la función de central en la línea defensiva de su equipo, Hummels también puede desempeñar ocasionalmente el oficio del 6, como mediocentro defensivo por delante de la retaguardia. En su entrevista con FIFA.com, sin embargo, no ocultó sus preferencias respecto a la demarcación en la que desea desenvolverse: "Donde mejor me siento es en el centro de la defensa. Ahí es donde mejor puedo desplegar mis facultades y donde estoy acostumbrado a jugar. En realidad, la Bundesliga no deja mucho tiempo para experimentos".

Hummels conforma la nueva imagen del BVB junto con futbolistas como el turco Nuri Sahin, el serbio Neven Subotic, el talento alemán Kevin Grosskreutz o el internacional paraguayo Lucas Barrios. Son estos jóvenes jugadores quienes, guiados por el entrenador Klopp, quieren devolver al Borussia Dortmund a la senda del éxito por la que caminó en sus mejores tiempos. Ahora bien, ¿cómo se las apañará este equipo tan joven con la triple carga de la Bundesliga, la Copa de Alemania y la Liga Europa?

"Yo lo veo como algo más bien positivo. Con tantos partidos, tendremos aún más oportunidades de seguir aprendiendo. Llevamos mucho tiempo con ganas de poder volver a competir internacionalmente. No lo veo como una carga", aclaró Hummels.

"La Eurocopa de 2012 es uno de mis objetivos"
Entretanto, Hummels atribuye la buena cosecha de la temporada pasada al gran ambiente que se respira en el seno del club. "Lo más importante es nuestro sensacional espíritu de equipo. En el BVB todos lo damos todo, en cada entrenamiento y en cada partido. Es lo que fundamentalmente ha contribuido a nuestro éxito, además de las cualidades individuales disponibles", analizó el internacional alemán, que debutó con la camiseta de su país el pasado 6 de mayo.

Hummels se perdió por muy poco el vuelo a Sudáfrica. Sin embargo, el campeón sub-21 de Europa en 2009 se ha propuesto como meta el ingreso en el combinado nacional absoluto. "Ahora estoy aún más motivado para saltar al tren de la selección y estar ahí la próxima vez. La Eurocopa de 2012 es por supuesto uno de mis objetivos, pero mi principal prioridad es jugar bien en mi club y conseguir tantos triunfos como sea posible con el BVB", resaltó Hummels para concluir su entrevista con FIFA.com.

El jueves por la tarde, en la Liga Europa, Hummels tendrá la siguiente oportunidad de exhibirse en público en la primera jornada del Grupo J contra el Lwiw. Una victoria a domicilio en la ex república soviética le vendría muy bien al actual sexto ocupante de la tabla alemana y acercaría un paso más al diligente zaguero a la élite de la selección alemana.