EL RESUMEN DE LA JORNADA - La XV edición de la Copa Asiática de la AFC 2011 ha tocado a su fin. La selección japonesa ha hecho historia en el fútbol asiático al sumar su cuarto título continental, más que ningún otro país, tras imponerse en la final del sábado frente a Australia. El encuentro clausuró 23 días de una competición ampliamente seguida en el continente.

Los Samuráis Azules se marchan invictos del certamen al cabo de un excelente recorrido. El campeón representará a su continente en la Copa FIFA Confederaciones que tendrá lugar en Brasil en 2013. Australia, por su parte, sucumbió en la primera final a la que accedía en esta prueba.

En el partido por el tercer puesto, los surcoreanos se adjudicaron la tercera plaza el viernes al batir por 3-2 a Uzbekistán. De esa manera se han clasificado para la próxima edición de la Copa Asiática de la AFC, que se celebrará dentro de cuatro años en Australia.

La final
Australia 0-1 Japón (tras la prórroga), sábado 29 de enero de 2011, estadio internacional de Khalifa, Doha
Tadanari Lee (109')
Japón disputaba su cuarta final, mientras que Australia alcanzaba estas alturas de la prueba por primera vez en dos participaciones. Pero los Socceroos saltaron al campo sin complejos y se lanzaron al ataque. Estuvieron muy cerca de abrir el marcador a los 45 segundos del encuentro por mediación de Harry Kewell, en un disparo potente directamente al portero japonés Eiji Kawashima. El guardameta nipón volvió a lucirse más tarde al despejar un toque de cabeza de Tim Cahill que Kewell se aprestaba a definir.

Después de la pausa, fue de nuevo Australia quien retomó la iniciativa. A los tres minutos de la reanudación, los hombres de Holger Osieck estuvieron en un tris de hacer diana en un centro de Luke Wilkshire que pegó en el travesaño, fue rematado a continuación por Tim Cahill y finalmente despejado sobre la misma línea de gol por Maya Yoshida. Kawashima volvió a neutralizar un ensayo de Harry Kewell en el minuto 72. Al final del tiempo reglamentario, el tanteador no se había movido y hubo que recurrir a la prórroga.

En el minuto 104, Australia se procuró una ocasión peligrosa a cargo del suplente Robbie Kruse, que en un remate de cabeza envió el balón al larguero. Poco antes, Keisuke Honda a punto estuvo de acertar en un tiro que lamió el poste izquierdo. Cuando la tanda de penales empezaba a perfilarse en el horizonte, Tanari Lee inscribió el gol de la victoria para Japón al rematar acrobáticamente un centro de Yuto Nagamoto (109').

Partido por el tecer puesto
Uzbekistán 2-3 República de Corea, viernes 28 de enero de 2011, estadio Jassim Bin Hamad, Doha.
Koo Ja-Cheol (18'), Ji Dong-Won (28' y 39') - KOR-; Alexander Geynrikh (45' y 53') -UZB-.
La República de Corea disputaba su segunda final de consolación consecutiva con el cartel de favorito, a raíz de su formidable actuación durante la semifinal contra Japón, donde cayó en la tanda de penales. En cuanto a los uzbekos, aún les dolía la paliza propinada por Australia en el último partido. Aunque la recompensa no era tan alta como la de la final, las dos selecciones salieron muy motivadas. Los surcoreanos cobraron ventaja en el minuto 18 gracias a Koo Ja-Cheol, que elevó su cuenta particular a cinco goles y encabezó la tabla de goleadores. Cuando Ji Dong-Won redobló la ventaja en el minuto 28 y luego en el 39, todo parecía indicar que los Guerreros Taeguk marchaban tras los pasos de los australianos, autores de un rotundo 6-0 sobre los uzbekos en la semifinal. Pero los hombres de Vadim Abramov no lo entendieron así y obtuvieron un penal a su favor en el minuto 45, transformado por Alexander Geynrikh. El mismo jugador anotó el segundo de los suyos en el minuto 53, en una bella jugada individual. Sin embargo, los embates uzbekos no fueron suficientes para igualar a la República de Corea, que se subió al tercer escalón del podio por cuarta vez en su historia.

La estrella
Tadanari Lee (Japón)
No disputó el primer partido de Japón contra Jordania, pero eso no ha impedido a Tadanari Lee ser decisivo en la final. Once minutos después de saltar al campo, marcó un gol crucial en la segunda parte de la prórroga.

Para el recuerdo
Una bonita compensación
Ausente de la final contra la RP China en 2004 por haber sido expulsado en la semifinal contra Bahréin, el mediocampista defensivo japonés Yasuhito Endo dejó en cambio su huella en esta final. En total, fue el proveedor del 21,7% de los balones recuperados frente a Australia, lo que le ha permitido proclamarse campeón continental con su selección por segunda vez.

Nutrida asistencia
Una hora antes del comienzo de la final, las gradas del estadio internacional de Khalifa estaban aún medio vacías. Pero después de que el árbitro uzbeko Ravshan Irmatov pitó el saque inicial, el recintó se fue llenando progresivamente hasta alcanzar los 37.174 espectadores en el descanso.

Una despedida por todo lo alto
El encuentro entre la República de Corea y Uzbekistán ha sido el último partido internacional del defensa surcoreano Lee Young-Pyo. Nada más oír el pitido final, sus compañeros lo lanzaron al aire y lo llevaron a hombros hasta donde se encontraban los seguidores surcoreanos, que asistieron complacidos a este paseíllo de honor.

Números que hablan
4 finales de la Copa Asiática de la AFC se han dirimido en la prórroga. Y la final de la edición de 2011 en Qatar ha sido la tercera en la que el marcador no se había movido al final del tiempo reglamentario, después de las de 1988 y 1996. Cuatro es también el número de finales que ha entablado Japón, vencedor en todas ellas.

Hemos oído…
"Es una gran victoria. Yo ya les había dicho a mis jugadores antes del comienzo de la competición que seríamos campeones. Lo hemos logrado. Hoy me ha convencido su actuación. Somos un equipo unido y con un gran potencial. Los jugadores quedaron exhaustos después de la semifinal contra Corea del Sur y hoy nos hemos enfrentado a un equipo bien organizado y potente físicamente". Alberto Zaccheroni, seleccionador de Japón.

"Es una derrota sorpresa para nosotros. Mis jugadores no se lo creían. La decepción era palpable en los vestuarios; verdaderamente no se esperaban este resultado. Pero yo estoy orgulloso de ellos, han progresado enormemente. Hoy eso no ha sido bastante, pese a las numerosas ocasiones que nos hemos fabricado. Y no se puede ganar un partido sin marcar". Holger Osieck, seleccionador de Australia.