Hay quien dice que la Navidad es la mejor época del año: felicidad y regalos. Este año, se ha adelantado para un equipo que logró el mes pasado el ascenso a la segunda división de la liga finlandesa: el FC Santa Claus.

El equipo procede de Rovaniemi, la capital de Laponia, situada a sólo 10 kilómetros del Círculo Polar Ártico. Esta ciudad de 65.000 habitantes tiene un clima subártico, con una temperatura media anual de 0,9 grados centígrados. Está cubierta de nieve 175 días al año, lo que impide la práctica del fútbol entre los meses de octubre y abril.

El Barcelona tiene a Shakira como seguidora; el Liverpool tiene al actual James Bond, Daniel Craig; el actor Gerard Butler es del Celtic; y el FC Santa Claus sabe bien quién es su hincha más importante: el propio San Nicolás. Y no podía ser de otro modo: el equipo viste de rojo y blanco en su honor.

Una publicidad inaudita está acompañado el éxito deportivo del club. La prensa de todo el planeta, desde Seattle hasta Sydney, se ha hecho eco de la noticia. Su presidente, Juha Etelainen, aprovecha la oportunidad para relatar la historia de la entidad y revelar sus deseos para el futuro.

“Dos antiguas entidades deportivas, Rovaniemen Reipas y Rovaniemen Lappi, fundaron el FC Santa Claus en 1992”, explica. “Cuando llevas un nombre como éste, tienes que jugar con una sonrisa. Eso es lo hacemos. Siempre tratamos de ganar, pero con corrección. Procuramos tratar a nuestros rivales con simpatía y educación”.

“Jugamos casi 20 años en segunda división, pero hace dos sufrimos una quiebra y estamos empezando a recuperarnos. Tenemos un nombre magnífico y ahora queremos una historia magnífica”, continúa.

Santa Claus llega a la Kakkoken
Faltan más de dos meses para la Navidad, y Santa Claus y sus ayudantes se afanan en los preparativos de su gran aventura anual, que la noche del 24 de diciembre los llevará a dar la vuelta al mundo con sus regalos.

Mientras tanto, el club que lleva su nombre repasa su gran gesta de la temporada pasada, cuando consiguió el ascenso a la Kakkoken tras haber pasado dos años en tercera división.

El equipo conquistó el título gracias a un remate instintivo de Jaakko Paavilainen, a domicilio contra el Rotuaarin Pallo, el gol número 104 en 20 partidos, en los que recibió sólo 14 tantos.

“Celebramos el título de liga a la manera tradicional finlandesa. Fuimos a la sauna, nadamos en agua helada y después comimos y festejamos”, desvela Etelainen.

“Santa Claus asiste cada año a unos cuantos partidos nuestros, sobre todo al primero de la temporada, en el que se encarga personalmente de inaugurar nuestra campaña”, asegura Etelainen. “Aunque Santa Claus es aficionado a todos los deportes, no sólo al fútbol, podemos decir sin equivocarnos que somos el único equipo que lleva en el corazón".