Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Tokio 2020

Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Tokio 2020

22 julio - 7 agosto 2021

Torneos Olímpico

Alfonso Pérez, entre lo especial de unos Juegos Olímpicos y su recuerdo de Barcelona 92

Spain national team during a match in Barcelona 1992 Olympic Games
© Others
  • Alfonso fue miembro de la España que consiguió el oro en Barcelona
  • Nos habla de lo especial y emotivo que es disputar unos Juegos Olímpicos
  • Destaca a Argentina como rival a tener en cuenta en la cita de Tokio 2020

Los Juegos Olímpicos han sido siempre origen de grandes recuerdos para todos los aficionados en España. En un país con tanta tradición histórica de sentarse ante la televisión para ver cualquier disciplina en la que hay un participante español, no es de extrañar que haya momentos que están en la mente de gran cantidad de aficionados.

Pero hay algunos que destacan sobre el resto. Y es que si se preguntara, sin duda uno de de esos sería el oro que la selección española de fútbol logró en la edición de Barcelona 92. Después de muchas decepciones, España por fin ganaba algo grande.

Grandes recuerdos

Hablaríamos de un Camp Nou a reventar para apoyar a España en aquella final del 8 de agosto de 1992 o como todo el equipo se echaba encima de Kiko Narváez tras hacer el 3-2 ante Polonia. Son señas que acompañarán siempre a cualquier aficionado español cuando se acerque una cita olímpica. “Recuerdo todo en general con muchísima alegría y emoción. Un campo lleno y la final, todo el mundo allí… Salió todo redondo”, rememora con FIFA.com Alfonso Pérez, uno de los protagonistas de aquel equipo.

A apenas dos meses y medio de la gran cita de Tokio 2020, hablamos con él de una medalla que marcó a aquella generación y a una gran parte de los aficionados al fútbol del país. Por fin veían a La Roja brillar en una gran competición en un verano complicado en el que España se había quedado fuera del Campeonato de Europa de la UEFA de Suecia.

1992 Olympic Games, Barcelona, Spain, Football Final, Spain 3 v Poland 2, Spain's Kiko is tackled by Poland's Piotr Swierczensk
© Getty Images

Conocida como la Quinta del Cobi, en alusión al nombre de la mascota de aquellos Juegos, algunos llegaron más lejos y posteriormente consiguieron grandes títulos como Pep Guardiola, Kiko, Santi Cañizares, el ahora seleccionador español Luis Enrique o el mismo Alfonso. Pero un oro con tu país siempre tiene un lugar especial reservado.

“Es como levantar la Champions League o una Copa Mundial. He ganado Ligas y la Copa del Rey, pero colgarte una medalla de oro es algo muy bonito, meritorio e ilusionante. Es importante por su dificultad, es un torneo que se juega cada cuatro años”, nos cuenta Alfonso, ex delantero de Real Madrid CF, FC Barcelona y Real Betis Balompié, entre otros.

Un jugador de fútbol puede vivir grandes momentos durante su carrera futbolística, pero una participación olímpica es especial, más aún si es en casa, como nos contó Alfonso: “Guardo muy buenos recuerdos, fueron unos Juegos Olímpicos muy especiales. Era un equipo muy joven, de gente que ya estaba jugando en Primera y que tuvo la suerte de ganar el oro”.

Lo especial de unos Juegos Olímpicos

España siempre había tenido grandes momentos en la historia de los Juegos Olímpicos, pero ese oro fue algo diferente, el comienzo de lo que vendría después. En una cita donde todo el país estuvo volcado y siendo el deporte rey, fue un triunfo que quedará para siempre en el imaginario colectivo y que ayudó a cambiar la mentalidad futbolera del país: “Teníamos la obligación de ganar. Siempre habíamos tenido buen equipo, pero de ahí a conseguir éxitos no era nada fácil. La presión que teníamos era la de jugar en España. Había buen equipo y todos tenían muchas expectativas puestas en nosotros”, nos comentó Alfonso.

Unos Juegos Olímpicos que por las limitaciones de edad que hay en el Torneo de Fútbol, son prácticamente únicos en la vida para cualquier jugador. Es por eso que el oro cobró aún más valor: “Era un torneo muy especial y una oportunidad única de disputarlo. Suponía ir a jugártela, ir a por el oro. A diferencia en una Eurocopa o una Copa Mundial, que la puedes jugar varias veces, disputar unos Juegos Olímpicos es solo una vez en la vida”.

La ceremonia de inauguración o cruzarte con estrellas de otros deportes son motivos que ayudan a que el ambiente de unos Juegos sean algo especial para quien los disputa. Así lo recordaba Alfonso: “Íbamos todos uniformados, dando la vuelta a la pista olímpica, con las gradas llenas… Veías atletas de todo el mundo, grandes estrellas, como jugadores de la NBA u otras medallas de oro. Impresionaba mucho ver a tu lado a gente que veías por televisión”.

Spain national team after receiving the gold medal in Barcelona 1992
© Others

Argentina, rival a batir en Tokio 2020

Y es que aunque a nivel futbolístico el Torneo Olímpico de selecciones pueda estar a la sombra de Mundiales o competiciones continentales, su esencia nunca la va a perder: “Le diría a todos los jóvenes jugadores que puedan ir que vivan la experiencia, es una competición muy bonita. Va a ir a otro país, a conocer otra cultura, otra comida, otras instalaciones. Es una experiencia que será inolvidable”, contaba Alfonso a FIFA.com sobre la oportunidad de disputarlo.

Este año habrá una buena generación de jugadores españoles que buscarán repetir aquel título de Barcelona en 1992. En Sidney 2000 se quedaron a las puertas, y buscarán redimirse este verano de la ausencia en Río en 2016. Aun así, Alfonso avisa de que las cosas no serán sencillas: “El grupo es complicado, destacando especialmente Argentina. Tienen una mentalidad especial, son muy competitivos y les gusta ganar. Es un referente mundial, una selección a tener en cuenta, y quizás el más peligroso. Son siempre candidatos”.

Y ya no solo hablando de fútbol, sino de cualquier modalidad deportiva, Alfonso quiere mandar un mensaje a todos los participantes: “El ambiente olímpico es muy distinto. Hay atletas de diferentes modalidades y deportes a diferencia de lo especial que es una Eurocopa o una Copa Mundial, donde apenas sales de la concentración. Se gane una medalla o no, es una experiencia que hay que disfrutarla al máximo. Es importante para cualquier atleta joven el poder participar, solo por el mero hecho de hacerlo".

Explora este tema

Notas recomendadas