Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Tokio 2020

Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Tokio 2020

22 julio - 7 agosto 2021

Costa Rica

Leal: "Somos una generación con mucho talento"

Randall Leal of Costa Rica watches his strike at goal
© Getty Images
  • Leal busca que Costa Rica vuelva a los Juegos Olímpicos
  • Experiencia en Europa y Estados Unidos, de su lado
  • "Sería bonito después de tanto tiempo clasificar"

Hasta los 12 años, para el costarricense Randall Leal el fútbol era un asunto de mera diversión. Jugar en su barrio de Moravia, recibir halagos de los amigos por su buen nivel y luego volver a una muy humilde casa con sus papás...

Pero entonces su vida comenzó a girar muy rápido. Su padre por fin lo dejó probarse en el Saprissa, donde se quedó, y luego le anunciaron que la familia se hacía más grande:

“Cuando mi hermano llegó al mundo, yo estaba comenzando a jugar a los 14 años. En ese entonces mi mamá tenía 43 años y por la edad era un embarazo riesgoso. Les dije a mis papás que yo me iba a hacer cargo de ellos y de mi hermanito, que me iba a esforzar el doble para sacarlos adelante. Nosotros no éramos gente de dinero, entonces él fue la motivación para salir adelante”, comenta en una charla exclusiva con FIFA.com.

Y, hasta la fecha, ha ido cumpliendo. Porque cuando las cosas no están saliendo bien en las canchas, Leal es un luchador incansable tira de su mentalidad de hierro para dejarlo todo y volver a conectar a la pelota.

Tan es así, que el esfuerzo de sus primeros años se convirtió en el premio de irse al fútbol de Europa muy joven. “Salí rumbo a Bélgica a los 18 años con el RKV Malinas. Ahí estuve tres años. El primero me fue muy bien: debuté y jugué bastantes minutos. Extendí mi contrato y cuando firmé, a la semana cambiaron al entrenador. Ahí me costó más y no me fue tan bien”.

“Yo quería mantenerme ahí como aprendizaje. Lo que iba a aprender ahí no lo iba a aprender en Costa Rica, así que me quedé un par de años más. A veces la gente piensa que porque uno se va a Europa todo es perfecto, pero no: sí era complicado. Y sufría en silencio, porque no quería preocupar a mis papás. Sobre todo a mi mamá, porque ella decía que se iba a limpiar casas para tener dinero y que yo pudiera regresar. Pero mi papá siempre manejó bien la situación y me dio fuerzas para quedarme”.

Luego de ese trío de temporadas, Leal entendió que era el momento de volver. Los tiempos habían cambiado y era ahora o nunca:

“Yo quería ya volver a Costa Rica porque en ese momento la selección había ido al Mundial de Rusia y, después de eso, comenzaron a decir que iban a cambiar jugadores, buscar una nueva generación. Yo quería entonces volver a Saprissa para estar más cerca de la selección. Y fue una buena decisión: me fue bien en Saprissa y sí llegué a la selección”.

Randall Leal, en corto

  • Nació el 14 de enero de 1997 en San José, Costa Rica
  • Disputó el Mundial Sub-20 de la FIFA de 2017, donde anotó un gol
  • Debutó con la selección mayor en 2018
  • Se desempeña como extremo, destacando por ser un jugador con mucha velocidad y buen regate
  • Desde 2020 juega en el Nashville SC
Randall Leal #2 of Costa Rica controls the ball past Andrew Jean Baptiste #16 of Haiti 
© Getty Images

Mentalidad, su gran aliada

Tiene apenas 24 años, pero la forma en la que ha gestionado su carrera habla de una madurez que ha sido su mejor compañera y que la ha ganado por experiencias aprendidas en su propia familia.

“Mi papá jugó en Costa Rica, Nicaragua y Honduras. Pero por mala cabeza no siguió jugando. Por eso él siempre me ha apoyado; para que no me pase lo mismo que a él".

Ahora juega en el Nashville de la MLS y es uno de los llamados a ser protagonista en el clasificatorio de Concacaf rumbo al Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Tokio 2020

“En Costa Rica dicen que nuestra camada es la generación a la que más le tienen fe. Es una generación con mucho talento y rodaje en la primera división e incluso con debuts en la absoluta. Es una bonita oportunidad para mostrarnos. Mi sueño es hacer las cosas bien así y volver a tener una revancha en Europa”.

Por eso, las fechas las tiene bien marcadas en el calendario para buscar romper una larga sequía de 17 años sin clasificar a los Juegos Olímpicos.

“Este mes, el mes del clasificatorio, es el más importante de este año. Yo he hablado con varios compañeros que incluso han ido a las Olimpiadas y dicen que es como ir a un Mundial. Pero, ¿por qué me tienen que contar? Yo quiero vivirlo. Sería bonito clasificar después de tanto tiempo”.

Este habilidoso extremo está listo para el siguiente reto en su vida. Incluso, tiene preparado el festejo para cuando llegue el gol porque su familia, ese motor que lo ha empujado siempre, está a punto de hacerse más grande. “Me voy a meter el balón a la panza para mi futuro hijo. Mi esposa tiene seis meses de embarazo”, finaliza.

Explora este tema

Notas recomendadas