Torneos Olímpicos de Fútbol Río 2016 - Masculino

Torneos Olímpicos de Fútbol Río 2016 - Masculino

4 agosto - 20 agosto

Torneo Olímpico de Fútbol 2016 - Masculino

Una victoria imposible para empezar a soñar en grande

Oscar Hiljemark (2ndR) and head coach of Sweden Hakan Ericson (2ndL) pose as they celebrate Swedisch victory in UEFA U21 European Championship final.
© Getty Images

El trofeo que les otorgaron como primeros campeones de Europa en la historia de Suecia, y la plaza Kungstradgarden en Estocolmo abarrotada de aficionados listos para aclamarlos en su vuelta a casa.

Antes de que se diera ninguna patada al balón en el Campeonato de Europa Sub-21 de 2015, Hakan Ericson mostró a sus jugadores esas dos imágenes: el trofeo y la plaza. Poco podía imaginar el seleccionador sueco que las fotografías resultarían tan proféticas...

“En ese momento simplemente consideré que era importante que tuvieran imágenes mentales en las que concentrarse; mostrarles que cualquier cosa era posible”, declara a FIFA.com una vez que la 'fantasía' se ha hecho realidad. “Y puse énfasis en decirles: ‘No voy a fijar límites a lo que puede conseguir este equipo’”.

“Sin embargo”, añade tras una pausa, “mentiría si dijera que esperaba que ganásemos”.

No hay por qué avergonzarse de admitir semejantes dudas. Al fin y al cabo, nadie esperaba que Suecia consiguiese lo que logró. De hecho, pocos habían vaticinado otra cosa que no fuese una eliminación prematura; una opinión casi unánime cuando el sorteo la encuadró en el mismo grupo que Italia, Inglaterra y Portugal.

Una sorpresa para todos
“En Suecia, la gente pensaba que era imposible que pasásemos”, recuerda Ericson. “Pero pude ver en nuestros jugadores que había fe y determinación para conseguir algo, y eso me dio esperanzas reales”.

“No pensaba que sería suficiente para ganar el trofeo, y sabía que, a priori, éramos claramente la selección más débil de nuestro grupo. Pero en el año previo al torneo, se había ido forjando un sentimiento dentro del equipo de que cualquier cosa era posible. No empezamos bien la fase de clasificación, con sólo 4 puntos en nuestros 4 primeros encuentros, pero desde entonces, cada vez que los chicos necesitaban ganar un encuentro, lo ganaron”, explica.

“Incluso, antes de la fase final, ganamos a Francia para clasificarnos, metiendo cuatro goles en casa tras haber perdido 2-0 en la ida. Creo que el pasar de esa forma creó algo especial en nuestro equipo. A mis jugadores les encanta de veras estar juntos. Su espíritu de equipo es fantástico; y también su fe en sí mismos. Están convencidos de que pueden ganar a cualquiera”, resalta el técnico nórdico.

No es de extrañar que los suecos salieran de la cita continental sintiéndose invencibles. Ningún desafío resultaba insuperable; y tanto la remontada en el clasificatorio contra Francia como la eliminación de Italia e Inglaterra en la fase de grupos sólo fueron el comienzo de una campaña extraordinaria.

En semifinales exhibieron toda su clase, vapuleando por 4-1 a sus vecinos escandinavos de Dinamarca; y la fortaleza y la esencia del equipo volvieron a salir a escena en el choque decisivo. Allí frustraron en todo momento a Portugal, que venía de golear por 5-0 a Alemania en semifinales, y que fue la primera en ceder en la subsiguiente tanda de penales. Los héroes de Suecia, firmes de principio a fin, habían hecho historia. Y enseguida vino una recompensa inolvidable: una vuelta a casa que el portero Patrik Carlgren ha descrito como “una locura absoluta”.

“Fue increíble”, coincide Ericson. “Cuando nuestro avión cruzó la frontera sueca, dos aviones militares –cazas– volaron a nuestro lado para proporcionarnos escolta oficial. Mucha gente estaba esperándonos en el aeropuerto, lo cual también fue fantástico. Pero la mejor parte llegó cuando nos llevaron a la plaza de Kungstradgarden un par de horas después”.

“Había casi 25.000 personas allí por nosotros, que es el mayor gentío de ese tipo que jamás se ha visto en Suecia. Ni siquiera la selección que quedó tercera en el Mundial de 1994 consiguió algo así. Para una selección sub-21, era sencillamente extraordinario. Pero todo el país había estado siguiendo el campeonato, y el equipo atrapó el interés de todos”, observa.

La generación dorada del 48, espejo en el que mirarse
En realidad, el tamaño de la multitud simplemente reflejaba la magnitud del logro. Ericson había pasado por alto que se trataba del mayor éxito del fútbol sueco desde 1948, cuando la célebre pegada de Gunnar Gren, Gunnar Nordahl y Nils Liedholm inspiró la conquista del oro olímpico.

Gracias a su insospechado triunfo en la cita sub-21, los suecos acudirán ahora a la misma competición que ayudó a forjar la leyenda del tridente Gre-No-Li. Esta vez, la sede olímpica será Río de Janeiro y, después de que la selección absoluta se perdiese la Copa Mundial de la FIFA™ del año pasado, Ericson desea que sus compatriotas prueben el atractivo único de Brasil.

“Tuve la suerte de estar en Río de Janeiro el año pasado para hacer algunos análisis para la televisión, y será un placer enorme volver otra vez”, aseguró. “Sí que espero que los seguidores suecos –al no haber tenido la oportunidad en el Mundial– puedan acompañarnos en gran número. Son unos aficionados magníficos, y aportarán mucho al torneo. Y aunque el equipo no será exactamente el mismo que en el campeonato sub-21, lo cual es una lástima, haremos todo lo que podamos para que la gente vuelva a estar orgullosa de nosotros”.

Pero aunque la plantilla pueda ser ligeramente diferente en la cita sub-23 del año que viene, a los hinchas suecos debería animarles el hecho de que el cuerpo técnico parece dispuesto a mantenerse intacto. Sus esperanzas, por tanto, descansarán seguras en un hombre que, con su magistral dirección de los sub-21, ha proseguido una gloriosa tradición familiar.  

Al fin y al cabo, Hakan es el segundo Ericson que guía a Suecia hacia una gran competición global, pues su padre Georg ya entrenó a la selección absoluta en las Copas Mundiales de la FIFA 1974 y 1978. Eso plantea una pregunta: ¿Ericson siempre pareció predestinado a seguir los pasos de su padre en los banquillos?

“Ahora parece que es así”, señala, “pero cuando era un chaval sólo quería ser un futbolista estelar. Lamentablemente, sufrí una grave lesión cuando tenía 21 años y eso nunca ocurrió. Pero el lado positivo fue que empecé a entrenar al año siguiente y, a partir de entonces, labrarme una carrera como entrenador se convirtió en mi ambición”.

En el nombre del padre
Por desgracia, Georg Ericson –que falleció en 2002– no está ahí para ver los abundantes elogios que recibe actualmente su hijo. En todo caso, no cabe duda de que dio un ejemplo muy inspirador al hombre que dirigirá a Suecia en Río de Janeiro 2016.

“Solía verle trabajar con sus equipos; cómo trataba a los jugadores estelares, y cómo planteaba el juego y conjuntaba a una plantilla”, afirma Hakan sobre su padre. “Entonces no lo valoraba, pero aprendí mucho durante esos días sobre la comunicación y cómo manejar bien diferentes personalidades”.

“Una cosa en la que nos parecemos mucho es que me fijo en el ser humano que hay detrás del jugador. Otra es la forma en la que procuro compenetrar a un bloque unido; especialmente al encarar un campeonato. Mi padre era muy bueno en esas parcelas, y ahora son tan importantes para mí como lo eran para él”, resalta.

Haga lo que haga, los resultados de Ericson –y ese histórico trofeo europeo– hablan por sí solos. Y ahora que los Juegos Olímpicos se perfilan en el horizonte, seguro que lo primero que mete en la maleta para Río de Janeiro son imágenes de medallas de oro y de suecos celebrándolo…

Explora este tema

Notas recomendadas

Brasil campeón mundial 1958

Copa Mundial de la FIFA 1958™

Brasil campeón mundial 1958

29 jun. 2014

Alexander Milosevic of Sweden lifts up trophy with team-mates after Swedish victory in UEFA U21 European Championship final

Torneo Olímpico de Fútbol 2016 - Masculino

Suecia lidera el cuarteto europeo

01 jul. 2015

Portugal's Goncalo Paciencia celebrates after scoring

Torneo Olímpico de Fútbol 2016 - Masculino

Portugal y Suecia completan el cuarteto europeo

24 jun. 2015