El logro tuvo sabor a revancha, algo lógico más allá de los nombres propios: tras la frustración que significó su ausencia del Torneo Olímpico de Fútbol Londres 2012, Argentina se dio el gusto de convertirse en la primera selección en clasificarse para Río de Janeiro 2016, al margen de la anfitriona Brasil. La Albiceleste lo consiguió al consagrarse campeona del Sudamericano Sub-20, quedándose así con la única plaza directa que estaba en juego para la cita olímpica en la región.

Lo que ayudó a cicatrizar aquella herida, además, fue la autoridad que exhibió camino a la conquista. No sólo ganó su grupo y hasta derrotó a Brasil en la fase final, sino que, a pesar de que le alcanzaba un empate ante la anfitriona Uruguay en la última fecha para quedarse con el título, se repuso de una temprana desventaja y venció a la Celeste 2-1 ante 50.000 personas.

Es cierto que, al ser el Torneo Olímpico un evento para selecciones sub-23 con la posibilidad de llevar a tres mayores, probablemente algunos de los futbolistas que salieron campeones no integren el plantel que viaje a Río de Janeiro. De todos modos, es Argentina quien regresa a una competencia que la ha tenido como protagonista en sus tres últimas participaciones, colgándose la medalla plateada en Atlanta 1996 y sendas preseas doradas en Atenas 2004 y Pekín 2008. Vale agregar que fue finalista en Ámsterdam 1928 y que Río de Janeiro será su octava presencia.

"Es un placer haber logrado todos los objetivos que fuimos a buscar al Sudamericano, entre ellos la clasificación a los Juegos", aseguró tras la consagración Humberto Grondona, técnico albiceleste. "Igual, y como dije antes, al equipo lo debe dirigir el entrenador de la selección mayor. Espero que lleguen varios de estos chicos sub-20", agregó Grondona.

Potencial ilimitado
El seleccionador absoluto Gerardo Martino, luego de destacar el logro concretado el pasado 7 de febrero por el combinado juvenil, ya se pronunció al respecto. "Si bien 40 días antes se juega la Copa América de Estados Unidos y una semana después hay fecha de la mayor, me gustaría mucho dirigir el sub-23 en los Juegos, con toda esta camada de pibes de la Sub-20 y otro grupo de futbolistas que tienen posibilidades de jugar", afirmó el Tata.

En la eliminatoria destacaron varias individualidades con amplio potencial. Entre ellos figuran el atacante Ángel Correa del Atlético Madrid, quien aportó cuatro goles y cuatro asistencias para la gesta y resultó elegido el Mejor Jugador del torneo; el goleador Giovanni Simeone de River Plate, máximo artillero del certamen con 9 dianas; y valores como el arquero Augusto Batalla, el defensor Emanuel Mammana y el delantero Sebastián Driussi, todos ellos cuartofinalistas en la Copa Mundial de la FIFA Sub-17 2013.

De allí para arriba, la lista de posibles convocados por Martino es inagotable, e incluye por supuesto a estrellas consagradas como Lionel Messi y Sergio Agüero, campeones en Pekín 2008, o Javier Mascherano, el único futbolista argentino con dos medallas doradas olímpicas en su haber. Como sea, Argentina, con todo su potencial a cuestas, está de vuelta en la arena olímpica. Y todo hace pensar que vuelve por sus fueros.