Hace poco más de un año, Iosefo Verevou escribía una de las páginas más gloriosas en la historia del fútbol fiyiano. Los hombres de Frank Farina disputaban su primer partido en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2015 Nueva Zelanda 2015 cuando, en el minuto 48, Setareki Hughes colocaba un balón medido en la cabeza de su amigo para que éste firmase un gol inolvidable: el primero de Fiyi en la fase final de un campeonato de la FIFA.

“Sencillamente, ese gol cambió mi vida”, cuenta el delantero internacional fiyiano a FIFA.com. “Futbolísticamente, mi país no era muy conocido en el ámbito internacional. Esa diana permitió que los focos se dirigiesen un poco hacia nosotros. Es un gran honor haber sido el causante de eso. Y personalmente, ese gol me dio mucha confianza. ¿Cuántos pueden presumir de haber marcado algún día en una gran competición internacional de fútbol?”.

Es cierto… El jugador del Rewa FC logró una gesta ese día; máxime teniendo en cuenta la entidad del rival: Alemania. Una Nationalmannschaft a la que, por designios del sorteo, volverá a enfrentarse la selección de Fiyi este miércoles en Belo Horizonte, en la última jornada de la fase de grupos del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Río 2016.

“Más que miedo, la idea de volver a enfrentarme a ellos me inspira alegría. En primer lugar, porque esa selección, evidentemente, me trae fantásticos recuerdos. Y luego, porque sencillamente se trata de un gran equipo, y no estoy seguro de que vuelva a tener la ocasión de medirme a él otro día”, subraya Verevou, antes de referirse a sus opciones de imponerse a la gran potencia europea. “Son escasas, pero el fútbol tiene eso de increíble, que puede pasar cualquier cosa en un partido”.

La experiencia que marca la diferencia
Y vaya si es cierto… Pocos habrían imaginado que esta selección de Fiyi pudiese ir ganando al descanso a México, la vigente campeona olímpica, en su anterior encuentro en Río 2016. Asimismo, pocos habrían pensado que los fiyianos pudiesen plantar cara durante una hora a la República de Corea, bronce en Londres 2012, en la jornada inaugural, como ocurrió también en Salvador.

Sin embargo, los modestos fiyianos acabaron sucumbiendo en los segundos periodos de ambos encuentros. “Es la experiencia lo que marca la diferencia”, sostiene Verevou. “Nos hemos preparado muy bien para esta competición y, aunque creo que el abismo entre las grandes naciones futbolísticas y nosotros se reduce, todavía existe una barrera entre ellos y nosotros. Es la misma frontera que existe entre el fútbol aficionado y el fútbol profesional”.

Esa diferencia de nivel, no obstante, no hace mella en la moral de las tropas fiyianas. Y ni siquiera las dos abultadas derrotas (0-8 y 1-5) podrían transformar el sueño olímpico en pesadilla: “¡Estar aquí en Brasil, en unos Juegos Olímpicos, es inimaginable! Estoy viviendo un sueño despierto. Valoro de veras la suerte que tengo de estar aquí, y la oportunidad única de enfrentarme a las selecciones más grandes del mundo”.

¿Pero es “única” realmente? “No hay dos sin tres”, reza el dicho… Y dados los progresos recientes del fútbol fiyiano, es muy probable que podamos volver a ver próximamente un tercer duelo internacional Alemania-Fiyi. ¿Y también un nuevo gol de Verevou contra los germanos este miércoles? “No puedo prometer que meteré otro gol a Alemania; es imposible asegurarlo. En cambio, sí puedo jurar que daré el máximo para firmar la mejor actuación posible y dar muchos motivos de orgullo a mi país”, concluye el delantero.