Singapur 2010

Los gemelos espolean a Vanuatu

(FIFA.com)
Vanuatu defender Raoul Coulon(Right) and forward Michel Coulon(Left)
© FIFA.com

Vanuatu ofreció una buena imagen en su último compromiso del Torneo Olímpico Juvenil de Fútbol Masculino, al vencer por 2-0 a Zimbabue. Y dos hermanos gemelos realizaron una aportación decisiva a la única victoria de la selección vanuatuense en Singapur 2010.

Raoul y Michel Coulon nacieron el 3 de diciembre de 1995, en Port Vila. Raoul, que ocupa el puesto de central, lideró la retaguardia durante todo el encuentro, mientras que Michel, compañero de Andre Kalselik en punta, fue la auténtica estrella de la noche.

Zimbabue ejerció una presión intensa desde el pitido inicial, y cercó la meta oceánica a través de Mgcini Sibanda y Lucky Ndlela. Pero la defensa, comandada por Raoul, resistió, y después de que su equipo capease la tormenta de los primeros minutos Michel no desaprovechó la ocasión de brillar. El número 14 representó una amenaza constante, y puso en aprietos a los africanos cuando irrumpió en el área a la velocidad del rayo, aunque su tiro fue desviado a saque de esquina. Ambos conjuntos se esforzaban por anotar el primer tanto, y quien lo logró fue Vanuatu, gracias a una espléndida acción de Michel, que asistió a Kalselik para que adelantase a los suyos.

Michel recibió en la frontal del área un centro de Jelene Waiwai desde la izquierda, pero en lugar de disparar a puerta cedió con gran sangre fría el esférico a Kalselik, que marcó mediante un lanzamiento raso. “Tenía delante al portero justo antes de pasarle el balón [a Kalselik]”, explicó Michel a *FIFA.com *una vez terminadas las celebraciones. “Casi todos los defensas estaban pendientes de mí, y no me encontraba en situación de rematar, así que decidí centrar inmediatamente a mi compañero, para que resolviese él. Llevamos mucho tiempo jugando juntos, y nos entendemos de manera telepática”.

La segunda diana también fue consecuencia del buen trabajo de Michel, cuyo potente disparo interceptó Fungai Benard con un guante. El despeje cayó a los pies de Kalselik, éste no lo dudó y conectó un tiro que, tras dar en un adversario, acabó en el fondo de las mallas. “Hoy hemos jugado un partido fantástico. No he marcado, pero aporté mi grano de arena para conseguir la victoria, para mí eso es lo más importante”, declaró el ariete, generoso en su juego.

Elogios mutuos
“Ha estado genial”, se apresuró a decir Raoul, después de ver desde el otro extremo del campo cómo su hermano ponía contra la espada y la pared a los rivales y participaba en ambos goles. “Cumplió en ataque, en mi opinión sólo le faltó un gol”.

Michel también reconoció el papel de la zaga, dirigida por su hermano Raoul, en el 2-0 cosechado por Vanuatu. “Él y los demás defensores mantuvieron la calma durante todo el partido, repelieron los ataques de los africanos e hicieron posible nuestro triunfo. Mi hermano ha hecho un gran partido”, concluyó.

Notas recomendadas

Torneos Olímpicos Juveniles de Fútbol

Singapur 2010: 5º-6º (H)

23 ago. 2010