Copa Mundial de la FIFA™

1.000 días para Rusia 2018: Una gran fiesta en la Plaza Roja

Para algunos, puede que la cuenta atrás de 1.000 días para el comienzo de la Copa Mundial de la FIFA™ sea un hito más. Pero no para todos aquellos que este 18 de septiembre se han congregado en el centro de Moscú, a las puertas del Kremlin. En el corazón mismo de la capital de Rusia, los aficionados probaron un anticipo del ambiente que siempre se respira en el gran festival del fútbol, donde Rusia se meterá de lleno dentro de tres años.

¿Te imaginas jugando al fútbol en medio de la Plaza Roja? Ni siquiera aquellos que compiten en la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ tendrán la oportunidad de jugar en este increíble lugar, famoso en el mundo entero, que tanta importancia histórica ha tenido desde hace más de 800 años. Hoy, sin embargo, los representantes sub-16 de Italia, España y Alemania, las tres últimas naciones campeonas del mundo, y de la anfitriona, Rusia, disfrutaron de esta rara oportunidad, que sin duda recordarán mientras vivan.

"Ya nos hemos hecho una foto de equipo, pero yo sacaré mis propias fotos más tarde", declaró Giorgio Losa, capitán de Italia, incapaz de ocultar sus emociones. "Jugar en la plaza más importante de este país es un gran honor. La verdad es que, cuando me dijeron que iba a jugar aquí, me impresionó muchísimo".

Los aficionados no podían contener su emoción ante la presencia de varias de las figuras más distinguidas del fútbol mundial. La larga cola de admiradores de todas las edades no desconcertó a los astros invitados al acto, entre los que destacaban Alexey Smertin, antiguo capitán de Rusia, y representantes de las tres últimas naciones que han ganado el Mundial: el legendario Lothar Matthaus, de Alemania, el exdefensa de Italia Gianluca Zambrotta y un español emblemático, Fernando Hierro. Además de aclamar a estas tres leyendas del fútbol mundial, la afición local estaba deseando saludar a los jugadores de las selecciones rusas del pasado y del presente. Entre ellos se encontraban Igor Akinfeev, embajador de la Copa Mundial de la FIFA 2018™, Alexander Kokorin, Vladimir Gabulov y Alexander Kerzhakov.

"Nos reunimos en el mismo centro de la capital de Rusia para dar inicio simbólico a la cuenta regresiva para el comienzo de la Copa Mundial. Tan sólo 1.000 días nos separan de este gran evento. Estoy seguro de que ese tiempo va a volar rápido, muy rápido. Siembre nos sentimos felices de tener invitados y prometemos organizar grandes celebraciones en Rusia que harán historia en el mundo del fútbol y del deporte en general", declaró el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, quien se dirigió a los presentes en una videoconferencia en directo con el Presidente del Comité Organizador Local Rusia 2018, Vitaly Mutko.

  • *Ambiente de fútbol en el corazón mismo de Rusia
    Después de ver a los astros de ayer y de hoy, los aficionados se desplazaron a la vecina Plaza Manezhnaya, donde les esperaba un espectáculo único y muy especial. Tras la actuación del DJ y de los discursos oficiales, se soltaron al aire cientos de globos rojos y dorados. El público pudo admirar por primera vez el reloj de la cuenta regresiva, que seguirá descontado los días hasta el principio de Rusia 2018.

Los aficionados volvieron a zambullirse en el ambiente del Mundial en el Parque del Fútbol, un inmenso pabellón levantado junto a los muros del Kremlin. Allí hicieron cola para hacerse una foto con el Trofeo de la Copa Mundial de la FIFA™, exactamente el mismo que levantará al cielo el capitán de la selección campeona en 2018.

"Si alguien en mi infancia, o simplemente hace 10 años, me hubiera dicho que Rusia albergaría una Copa Mundial, no me lo habría creído", señaló emocionado Vladimir Leschenko, de 55 años, uno de los muchos aficionados que pudieron contemplar de cerca el preciado trofeo y que además pudo fotografiarse con Matthaus. "Estoy orgulloso de mi país. Me gustaría mostrar al resto del mundo que somos capaces de hacerlo. El Mundial es como un cometa. Llega y se va rápidamente, así que no lo veré en Rusia durante toda mi vida".

Todavía más emociones esperaban a los visitantes, que pudieron conocer la historia de las mascotas y de los balones del Mundial. Gracias a la tecnología moderna se veían transportados a cualquiera de las sedes de Rusia 2018. Algunos elaboraron acreditaciones de recuerdo con sus nombres, mientras que otros se hacían fotos tocados con el tradicional gorro invernal ruso de inmensas orejeras.

Pero el fútbol siguió siendo el centro de atención. Tras recorrer el pabellón, los visitantes se dirigieron al terreno de juego, donde disfrutaron viendo jugar a Matthaus, Hierro y Smertin con los jóvenes, en este cálido día moscovita, y aplaudieron a los ganadores del torneo internacional.

El cuadrangular marcó la victoria de España, que tras vencer 2-0 a Alemania en semifinales, se impuso a la anfitriona Rusia por 4-2 en la final. En el partido por el tercer puesto, Alemania vapuleó a Italia por 8-4. Los italianos habían caído 2-5 en su semi ante los rusos.

“¿Qué mejor celebrar los 1.000 días para el principio del Mundial que con los jóvenes talentos y en la famosa Plaza Roja?", declaró el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, como resumen de esta jornada tan especial. "Rusia, las sedes y la FIFA han colaborado para preparar la celebración de una competición exitosa en 2018, cuando los aficionados de todo el planeta se reunirán en el país más grande del mundo para celebrar la XXI edición de la máxima competición de fútbol del mundo. Dado el estado actual de los preparativos, estamos completamente seguros de que Rusia se convertirá en una anfitriona excelente para los equipos y para los aficionados".

 

Explora este tema

Notas recomendadas