#WeLiveFootball

Adriana, la reina del equipo de las remontadas

© Others
  • Adriana Lisboa es todo un símbolo de los Vascaínos
  • No se perdió ningún partido del Vasco da Gama en más de un año
  • ¿Por qué renunció a unas entradas para Universal Studios?

“Hacerse una autofoto con Adriana Lisboa es para los Vascaínos como hacerse un selfi con Justin Bieber para los adolescentes norteamericanos”, afirma un hincha del Vasco da Gama. Y la querida aficionada de 32 años ni siquiera se libra de esa adoración fuera de Brasil, como descubrió al aterrizar en Estados Unidos el sábado.

“No me había perdido ningún partido del Vasco –en casa o fuera– en más de un año”, explica a FIFA.com Adriana, quien, durante ese maratón de 80 partidos, viajó por todos los rincones del país más extenso del hemisferio sur, así como a Argentina y Chile. “El mes pasado tuve que tomar cuatro vuelos para ver un encuentro de la Copa de Brasil en Juazeiro un miércoles por la noche. Me marché de casa a las 10:00 y llegué al estadio justo antes del saque inicial, a las 21:30. Y al día siguiente llegué a casa a las 10:00, con la misma ropa y sin haber dormido”.

“No me quería perder para nada ningún encuentro, pero por desgracia, sabía que tendría que hacerlo para visitar Florida y los Universal Studios, algo con lo que soñaba desde que era pequeña. Mi compañero Janilton y mi hijo Gabriel son grandes aficionados del Vasco, así que lo programamos para no perdernos los derbis contra Botafogo y Flamengo”, continúa Adriana.

“Después de aterrizar a las 11:00, nos disponíamos a ir al hotel, dejar allí nuestras maletas y dirigirnos directamente a Universal. Pero los de 52 FJV –un club de aficionados del Vasco en Florida– se enteraron de que estaba en el estado y organizaron una gran fiesta para recibirme y ver al Vasco jugar contra el Boavista. Así que hicimos la locura de tirar los cientos de dólares que valían las entradas que habíamos comprado y, sin tiempo para ir al hotel, ¡inmediatamente viajamos tres horas por carretera hasta Deerfield Beach!”.

“Se habían tomado muchas molestias. Fue extraordinario. La tristeza que sentía por perderme un encuentro del Vasco fue sustituida por alegría, porque estaba rodeada por personas para quienes, como para mí, el Vasco es la vida”, subraya.

“Desde entonces pudimos estar en el parque temático, pero ese día con los Vascaínos fue sin duda nuestro día más extraordinario en Florida”.

La transformación de Adriana en la imagen femenina más popular del Vasco se produjo de la forma más repentina.

“En 2015, nadie tenía ni idea de quién era yo”, explica. “No tenía Instagram, y apenas tenía 100 seguidores en Facebook. Pero entonces puse un vídeo sobre el Vasco en las redes sociales y tuvo un efecto de bola de nieve”.

“A la gente le gusta la manera en que animo al Vasco. Hablo, canto, grito, entono cánticos… Recibo mucho cariño por parte de los Vascaínos dondequiera que voy. Siempre hay innumerables personas que quieren sacarse una foto conmigo. Ahora ha llegado a un punto en el que, aunque tenga algún plan, no puedo decir que no voy a un partido fuera de casa, porque la gente sueña con conocerme, con hacerse un selfi conmigo”.

“Me siento muy afortunada. Y también tengo la suerte de tener un hombre tan comprensivo que me deja viajar por todas partes para seguir a mi querido Vasco”, destaca.

Adriana conoció a Janilton… bueno, ¿y cómo fue?

“Solíamos ir juntos a los partidos hace unos 15 años, pero perdimos el contacto”, recuerda Adriana. “Hace unos seis años nos vimos en un partido, y llevamos juntos desde entonces”.

El hogar que comparten en Río de Janeiro es una especie de santuario del equipo subcampeón de la primera Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Recientemente, su hijo de 8 años, Gabriel, salió al terreno de juego en un partido de la mano del ex delantero del FC Barcelona Maxi López.

Adriana tiene tatuajes del Vasco. Es amiga de varios jugadores y ex jugadores del equipo. Y hace poco creó un canal de Youtube sobre el ‘Equipo de las remontadas’.

“El Vasco da Gama es una forma de vida para mí, y siempre lo ha sido”, señala. “En mi familia es una tradición ser hincha del club. Cuando mi madre tenía 15 años, se pasaba horas y horas en un autobús sólo para ir a los partidos. Desde que yo era muy pequeña, mis tíos, tías y primos me llevaban a los encuentros del Vasco”. 

“Mi principal ídolo era Edmundo. También me encantaban Felipe, Juninho Pernambucano y Pedrinho. Mi mejor recuerdo es de 1997, cuando el Vasco se proclamó campeón de Brasil. Estuve en la final. 90.000 personas dentro del Maracaná. ¡Increíble! Uno de los mejores días de mi vida…”.

“Carlos Germano repelió un ataque tras otro del Palmeiras. Cuando sonó el pitido final, ¡me desmayé de la emoción!”, rememora.

Adriana tiene entradas para regresar a ese mismo estadio el sábado. Y aunque el pasado fin de semana renunció a otras para subirse a las montañas rusas Hollywood Rip Ride Rockit y The Incredible Hulk, sacrificar las increíbles emociones de un Clássico contra el Flamengo es algo que esta gran aficionada no haría ni por todo el dinero del mundo.

Explora este tema

Notas recomendadas