En Vivo

Boateng: "Siempre estoy aprendiendo"

© Getty Images

Los expertos no se ponían de acuerdo cuando Jerome Boateng decidió fichar por el Bayern de Múnich a mediados de 2011, procedente del Manchester City. Era evidente que aquel joven central atesoraba unas cualidades especiales, pero sus errores y faltas de concentración puntuales generaban críticas.

Hoy, Boateng, a los 26 años, ya ha acallado a todos los que ponían su juego en entredicho. Ya sea con la camiseta del Bayern o con la de la selección alemana, este defensor de 1,92 metros de estatura ha demostrado su solvencia tanto para contener a sus rivales como para ganarse a sus entrenadores.

De hecho, los medios de comunicación alemanes ya le han bautizado como "Don Infranqueable". Sus cifras le avalan: Boateng ha establecido un nuevo récord al llegar a acumular 56 partidos sin perder en la Bundesliga. Además, este deportista ejemplar criado en Berlín, fue uno de los baluartes del triunfo de la Mannschaft en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™, así como uno de los jugadores más destacados en la final de Río de Janeiro.

En su entrevista exclusiva con FIFA.com, Boateng, que es padre de gemelos, nos habla entre otras cosas de su eclosión como futbolista, sus sensaciones al terminar la final de Brasil, sus objetivos para la presente temporada y qué siente al enfrentarse a su hermano con selecciones distintas.

Jerome, en Inglaterra experimentó lo que supone jugar una temporada entera sin pausa invernal. ¿Cómo de importante considera que es descansar en este periodo?Después del Mundial, ha sido muy importante. En general, en el fútbol es bueno tener un respiro de vez en cuando para tomar aire y reponer fuerzas. Como le digo, ha sido fundamental.

¿Y no le habría gustado seguir jugando? Porque antes de Navidad estaba usted en un estado de forma espléndido...Gracias. Lógicamente, a uno no le gusta parar cuando ve que las cosas le están saliendo bien. Pero en vistas de los partidos que tendremos en abril o mayo, los meses en los que se deciden los títulos, la pausa invernal viene de maravilla para recargar energías.

La competencia en el eje de la defensa del Bayern es tremenda. Además de con usted, Pep Guardiola cuenta con Dante, Medhi Benatia y Holger Badstuber, que ya se ha recuperado de su lesión. ¿Confía en que seguirá siendo titular?Intentaré demostrar en cada entrenamiento que me merezco jugar de inicio. Quiero ponérselo muy difícil al entrenador.

Lleva aproximadamente dos años rindiendo a un nivel extraordinario, sin cometer prácticamente ningún error. Sin embargo, no siempre ha sido así. En 2012, en un partido de la Liga de Campeones contra el Bate Borisov, fue expulsado con roja directa tras cometer una falta en la línea medular. Cuando cumplió la sanción, se apreció un gran cambio en usted y su rendimiento mejoró de manera notable. ¿Qué fue lo que pasó?Yo también creo que todo empezó a ir mejor a partir de entonces. Le di muchas vueltas a lo ocurrido y trabajé mucho en mi juego. Entrené a nivel individual con Peter Hermann [segundo entrenador] y hablé mucho con Jupp Heynckes. Aquello me ayudó a progresar.

¿Y en qué aspectos cree que puede mejorar todavía?En todos. Siempre estoy aprendiendo: posicionamiento, juego aéreo, eficacia goleadora, en el uno contra uno... Son puntos en los que siempre se puede mejorar. Por supuesto, no soy perfecto.

En la Gala del Balón de Oro de la FIFA también se presentó el equipo ideal del año pasado. ¿Le sorprendió no formar parte de él?Habría sido bonito, sí. Pero gané el Mundial, y para mí eso significa mucho más que estar en el mejor once del planeta.

¿Se acuerda mucho de la consecución del título?La verdad es que me lo recuerda más la gente que otra cosa. Yo no me pongo a pensar en todo lo que pasó en Brasil. Supongo que lo dejaré reposar aún más tiempo y, algún día, volveré a verlo todo y lo disfrutaré. Creo que será mucho mejor así.

¿Qué ha hecho con la medalla mundialista?La tengo colgada en casa. Le busqué un rincón precioso.

En el libro One Night in Rio escribió que los instantes posteriores al pitido final en el choque decisivo contra Argentina habían sido muy especiales. Cuéntenos qué se le pasó entonces por la cabeza.En primer lugar, me sentí agradecido de poder estar ahí y tener la oportunidad de ganar el título mundial con esta selección. Después me puse a recordar cómo habían sido mis inicios en el fútbol, cuando jugaba en la puerta de casa con mi padre. Empecé a darle patadas al balón a los tres años. Y, entonces, visualicé a cámara rápida todas las etapas que había ido superando. Fue un gran momento para mí. Algo indescriptible.

Si pudiera, ¿cambiaría algún episodio de su carrera?No, en absoluto. No me arrepiento de ninguno de los pasos que he dado. Tampoco cuando decidí irme a Manchester, en un año en el que sufrí dos lesiones graves de rodilla. Yo creo que, a fin de cuentas, trabajé bien y por ello me siento satisfecho. También aprendo cuando vienen mal dadas. En el Hamburgo hubo otro momento complicado a las órdenes de [Martin] Jol. Llevo en el Bayern desde 2011, y con todo lo que he conseguido hasta la fecha no tengo motivos para quejarme.

En el choque contra Ghana en el Mundial de Brasil se enfrentó a su hermano Kevin-Prince. ¿Cómo es eso de jugar contra él defendiendo a países distintos?Por una parte, es extraño. Pero, por otra, también es fantástico que se dé una situación así y que haya dos futbolistas en nuestra familia que jueguen a ese nivel.

¿Han comentado entre ustedes la extrañeza que les causa?Sí, por supuesto. Pero, normalmente, antes de enfrentarnos siempre intercambiamos impresiones. Lo de que es algo extraño ya lo sabíamos de antes, estamos acostumbrados. Cuando éramos pequeños nunca jugamos juntos y después, a excepción de en el Hertha, tampoco lo hemos hecho.

¿Y qué más se ha propuesto para este año con el Bayern?¡Muchas cosas! Seguimos vivos en todas las competiciones, y las metas y las expectativas son altas. En cualquier caso, sabemos que debemos esforzarnos al máximo y llegar en buena forma a los momentos decisivos. Pero gozamos de un buen potencial y, si mostramos nuestra mejor versión, tendremos opciones de alcanzar nuestros objetivos.

Alemania está inmersa ahora en la fase de clasificación para la próxima Eurocopa. Sin embargo, tras la Copa Mundial, su comienzo ha sido irregular. ¿Cree que también habrá un cambio en la selección?Sí, es inevitable. Después del Mundial no fue fácil, pero tendríamos que haber sumado más puntos. Ahora están volviendo muchos futbolistas. La preparación ha vuelto a ser buena y soy optimista: completaremos un buen clasificatorio y estaremos en la Eurocopa.

¿A qué han podido deberse esos problemas?Es obvio que ahora todos nuestros rivales quieren ganar al campeón del mundo, pero creo que, sencillamente, no hemos jugado bien la mayoría de las veces. A mi juicio, solamente contra Polonia no fuimos inferiores; de hecho, creo fuimos superiores. Pero contra Irlanda y Escocia tendríamos que haber jugado mejor y haber creado más ocasiones de gol. Sobre todo contra Irlanda, en Gelsenkirchen, el nivel que mostramos fue demasiado bajo.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Desde Brasil para el mundo

11 nov. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Un poema a la tierra del fútbol

04 nov. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Entrega de la insignia del campeón a la selección ...

10 nov. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Loew: "Era el momento"

08 oct. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

DIE MANNSCHAFT, el trailer

13 nov. 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

DIE MANNSCHAFT, el trailer 2

14 nov. 2014

FIFA Ballon d'Or

Loew: "Rozamos la perfección"

15 ene. 2015

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Neuer: "Nadie te regala nada por ser campeón del mundo"

24 oct. 2014

Copa Mundial de la FIFA™

Jerome Boateng

29 ene. 2015

Copa Mundial de la FIFA™

Los Boateng: Dos hermanos, dos selecciones

02 jun. 2014

Copa Mundial de la FIFA™

El vestuario exultante de los campeones

14 jul. 2014