Fútbol como herramienta social

La leyenda del Rangers que ayuda a combatir los problemas de salud mental

Kris Boyd celebrates scoring for Rangers.
© imago images
  • Kris Boyd se retiró del fútbol el año pasado tras una ilustre carrera
  • Actualmente presenta un podcast que aborda problemas de salud mental
  • El suicido de su hermano lo llevó a fundar una organización benéfica

Kris Boyd y Henrik Larsson fueron goleadores ilustres. El primero pasó la mayor parte de su carrera en el Kilmarnock y el Rangers, en los que luchó por igualar y, en última instancia llegó a batir, el récord de goles en la Premier League escocesa que estableció el astro sueco del Celtic.

Sin embargo, además de goles, gloria y adulación a ambos lados de la frontera que separa a verdes y azules en Glasgow, la prolífica pareja tiene algo más en común: el dolor de haber perdido a un hermano pequeño.

Boyd descubrió que compartía con Larsson esta dolorosa vivencia mientras lo entrevistaba en Las tácticas del confinamiento, un podcast que presenta con Robert Snodgrass, jugador del West Ham United y antiguo compañero en la selección escocesa. La revelación hizo reflexionar al comentarista de Sky Sports, quien fundó una organización benéfica por la salud mental tras el suicidio de su hermano, sobre un “vínculo muchísimo más importante y significativo que la suma de todos nuestros goles”.

Como Boyd ha explicado a FIFA.com: “El podcast se puso en marcha para ayudar al público, y lo está haciendo, pero sin duda está ayudándome a mí también. He abierto mi corazón, he expresado mis sentimientos y me siento mejor por ello”.

“Oír a otras personas compartiendo sus problemas, como en el caso de Henrik cuando hablaba de cómo afrontó la pérdida de su hermano, me llevó a fijarme en mí, en lo que estoy haciendo y en cómo estoy gestionando la situación”.

La franqueza con la que Larsson y Boyd hablaron de los momentos más dolorosos de sus vidas y del precio que sus tragedias se cobraron en su propia salud mental, ha sido uno de los temas principales que se han tratado en Las tácticas del confinamiento. Personalidades como John Terry, Andy Robertson, Steph Houghton y el boxeador campeón de los pesos pesados Tyson Fury también han brindado sus conmovedoras y, en ocasiones, estimulantes impresiones sobre cómo abordar los conflictos personales”.

Estrellas del deporte comparten sus problemas y su forma de afrontarlos

“Creo que ha sido esta franqueza lo que ha atraído a tantísimas personas”, reflexiona Boyd. “La gente mira a las estrellas del fútbol o del boxeo y piensa: ‘¿Qué preocupaciones pueden tener estos?’. Sin embargo, la salud mental afecta a cualquiera y, cuando lo hace, todo el dinero, todos los coches y toda la fama del mundo no sirven para nada”.

“Conozco a Snoddy (Snodgrass) desde hace tiempo y sabía lo mucho que le apasiona luchar contra los problemas de salud mental y contribuir a erradicarlos, de manera que el podcast surgió de las conversaciones que mantuvimos sobre esta cuestión. Ahora que tantas personas sienten que han tocado fondo, especialmente durante esta pandemia, nos pareció que había llegado el momento más adecuado. Nos pareció que traer a deportistas famosos, héroes de la gente, para que hablaran de sus problemas y de cómo se han enfrentado a ellos podía incidir muy positivamente. De hecho, nos hemos enterado de que el podcast ya está ayudando a muchísimas personas”.

Kris Boyd
© imago images

Aunque todos los invitados sean deportistas de élite, hombres y mujeres, sus vivencias varían. Algunos, como Fury y Paul Merson, admitieron que consideraron el suicidio, o como Danny Rose, lateral izquierdo de la selección de Inglaterra, quien explicó que no se cortó el pelo ni se afeitó durante el año entero que luchó contra una depresión. Otros, como Robertson, explicaron que tuvieron que pedir ayuda para que no se descontrolaran sus problemas.

No obstante, todos sin excepción, e independientemente de sus diferentes historias, transmitieron el mismo mensaje: si estás sufriendo, no sufras en silencio.

“Todos coincidieron en que hay que buscar a alguien con quien hablar”, asegura Boyd. “Es importantísimo, pero escuchar también resulta fundamental. Las enfermedades mentales muy a menudo no se ven; son enfermedades ocultas. Por eso es importante enseñar a la gente las señales a las que prestar atención y qué hacer cuando uno de sus amigos o familiares muestra esos síntomas”.

Kris Boyd in action for Scotland against Croatia.
© imago images

Una organización benéfica que ya da sus frutos

Este podcast constituye solo el más nuevo de los instrumentos que el exdelantero de Escocia está utilizando para combatir el estigma de la salud mental. La organización benéfica Kris Boyd Charity ha recaudado hasta la fecha más de 200.000 libras esterlinas y, en julio, ganó un prestigioso premio internacional por su campaña #PassingPositivity, para la que se asoció con un instituto de enseñanza escocés.

Aunque no pasa ni un día sin que Boyd piense en su hermano, la motivación de influir positivamente en las nuevas generaciones se ha convertido en un impulso tan apremiante como ese recuerdo.

“Lo que me mueve es que no quiero que ninguna otra familia pase por lo mismo que la mía”, afirma. “Pero incluso antes de lo que le sucedió a mi hermano pequeño, siempre pensé que al fútbol le quedaba mucho por hacer para cuidar a la gente, especialmente a los jóvenes que prometen llegar muy lejos, albergan grandes esperanzas y se les suelta a los 16, 17 o 18 años, cuando todavía son muy frágiles y no saben a dónde acudir. La tragedia de mi hermano solamente orientó mi trabajo hacia otros derroteros”.

“Me enorgullece el trabajo que hace la asociación benéfica y sé que está surtiendo efecto. Faltan algunos años para que veamos el alcance de las repercusiones que está logrando nuestro trabajo con la infancia y la juventud. Pero ya estamos recibiendo magníficas historias y comentarios sobre lo que supone desde el punto de vista personal. Siempre hemos dicho que, si lo que hacemos puede ayudar a salvar una sola vida, habrá valido la pena”.

Explora este tema

Notas recomendadas