FIFA Congress

Britto: "El deporte es la humanidad"

The artist Romero Britto (right) with TV presenter Jennifer Santiago (left)
© Foto-net

Romero Britto, pintor de fama mundial, participa en la campaña de Carteles Oficiales de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, edición limitada. Una parte de los beneficios que se obtengan por su venta será destinada a 20 centros para 2010.

El artista de 46 años se desplazó a Nassau para asistir al Congreso de la FIFA, donde se presentaron dos de sus obras, y ha concedido una entrevista exclusiva a FIFA.com, en la que nos habla con gran entusiasmo de su arte, del fútbol, de la Copa Mundial de la FIFA y de lo que le conmueve.

Romero Britto, cuéntenos quién es usted...
Nací en Recife, en el noreste de Brasil, hace ya algunos años, en el seno de una familia numerosa. Me crié con siete hermanos, que jugaban continuamente al fútbol, en todas partes, en la playa, en casa... Era un lugar siempre lleno de amigos de mis hermanos, y también de animales de todo tipo, ¡era muy animado!

¿Y cuál fue su trayectoria posteriormente?
Estudié Derecho, porque cuando era niño, ¡soñaba con ser embajador de Brasil! Pero ya pintaba y dibujaba también. A partir de los ocho años me puse a dibujar por todas partes, incluidas las paredes de mi casa, algo que no le hacía mucha gracia a mi madre... Pero nunca pensé que esta pasión fuese a ser mi futuro, que iba a viajar algún día por todo el mundo para exhibir mis obras. Me fui de Brasil cuando abandoné la idea de ser diplomático, estuve un año en Europa, y luego me marché a Estados Unidos, donde llevo ya 23 años viviendo.

¿Y cómo describiría su arte?
Lo que intento transmitir con mi arte es lo que me gustaría vivir a mí todos los días: lo positivo, la alegría, la energía. No quiero comunicar lo que se ve todos los días en los medios, los horrores, la muerte, todo eso. Quiero dar esperanza e inspiración a todos, ¡yo incluido! Todas las mañanas me levanto con esta intención en la cabeza. Quiero sentirme bien, y espero que eso sea lo que desprenda también mi arte. Si puedo compartir este sentimiento, ¿por qué no hacerlo? Me halaga que tantas personas aprecien mis obras.

Háblenos de la pintura que ha realizado para la edición limitada de los Carteles Oficiales.
Cuando me pidieron que hiciese esta pintura, me emocioné mucho. África, el continente entero, es fascinante. Todo comenzó en África y todo va a volver allí. El deporte es un vector, es la humanidad, une a la gente. Dentro del campo todos son iguales, todos se expresan libremente. Es una oportunidad para África, y para el mundo supone una oportunidad de conocer África, empezando por Sudáfrica.

Usted ha dicho que "el arte puede reflejar la celebración de las cosas simples y buenas de la vida". ¿Piensa que esto también es válido para el fútbol?¡Por supuesto! Lo que quise decir es que no necesitamos un gran acontecimiento para vivir grandes cosas. El deporte es simple y puede cambiar la vida. Esta forma de jugar juntos, en grupo o simplemente cara a cara, es la vida. Es necesario que las personas hablen, juntas, que compartan siempre más, el deporte permite eso, sin distinción de culturas, ni de razas, ahí radica su belleza.

¿Qué representa para usted el fútbol?
El fútbol es la amistad, es la gente que está junta. Puede empezar en comunidades muy pequeñas y luego desarrollarse en todo el país. Es la humanidad, son las personas que viven su pasión, a las que les gusta jugar. No se trata en realidad de ganar o de perder, sino de hacer lo que le gusta a uno, de participar. La gente va al estadio para celebrar esto, para compartir. Arrastra tantas emociones...

Usted está visiblemente muy unido a las acciones benéficas. ¿Por qué?
Desde pequeño, siempre me ha gustado compartir. No era un niño egoísta. Más tarde, en Estados Unidos encontré gente que había vivido tragedias y que, a raíz de eso, había fundado asociaciones benéficas. Yo me di cuenta de que tenía mucha suerte en la vida: nací en un país maravilloso, he viajado por todas partes, pude estudiar, etc. Si puedo dar un poco de eso, lo hago. He ido a muchas escuelas, por ejemplo, desde Yale hasta Georgetown, para compartir mi pasión y si es posible dar inspiración. Es importante que ayudemos a nuestra comunidad, ¡me gusta hacerlo!

Notas recomendadas